La inversión de las ‘big tech’ marca las tendencias del futuro

Metaverso, coches eléctricos, sanidad, carrera espacial, robótica

y ‘fintech’ son algunos de los sectores por los que optan estas compañías

En 2020, España dedicó a investigación y desarrollo (I+D) un total de 15.768 millones de euros (el 1,41% del PIB). El mismo año, EE UU dedicó 713.000 millones de dólares a I+D (pública y privada, como en España) y el 30% lo invirtieron las big five: Alphabet (Google), Amazon, Apple, Meta y Microsoft. En América prefiere hablarse de innovación para referirse a la I+D y, aunque el concepto incluye muchos proyectos, la mayor parte de esos dineros fue a parar al desarrollo de productos, tangibles y vendibles, como smartphones o coches autónomos.

El dinero que invierten las big tech en innovación y a qué lo dedican es más fiable que los muchos estudios de tendencias tecnológicas que han florecido al albur de la inflación: es decir, hay inflación de informes. Por ejemplo, dirían: “En 2026 el 80% de las empresas invertirá en cloud-computing”, pero que se cumpla o no supone una analogía con las promesas electorales de los políticos… La analítica predictiva es ciencia seria y, sea hecha a pedales, con modelos estadísticos tradicionales o con big data, la conclusión es la misma: cuando las cosas se hacen bien el resultado es acertado.

Fijarse en el quehacer de las big five es un ejercicio de realismo: donde ellas inviertan, por allí andarán las tendencias digitales tecnológicas. Es cuestión de tamaño: sus ingresos conjuntos se triplicaron entre 2015 y 2020 y su valor de mercado combinado excede los 9 billones de dólares. El cash flow que obtuvieron en 2021 de operaciones en innovación (I+D) fue del 53%, que supera la media del 32% conseguido por todas las empresas del índice S&P 500.

Con la economía más dinámica del mundo y que más invierte en innovación, con las empresas más valoradas –todas ellas TIC-digitales– y unas cifras de­sorbitadas de facturación, beneficios y valor en Bolsa, el destino de la inversión en I+D de las big five es el mejor anticipador de las tendencias tecnológico-digitales. No hay más que ver qué supone en porcentaje sobre ventas la inversión en innovación que realizaron en 2021: Amazon (12,1%), Alphabet (12,7%), Meta (20,8%), Apple (6,1%) y Microsoft (11,9%). Globalmente, es un incremento de la inversión en I+D de estas empresas del 34% respecto a 2019. Es decir, en plena pandemia y con recesión económica, han invertido un 34% más de dinero en innovación que en el año prepandemia.

Las tendencias en innovación tecnológico-digitales pueden conocerse mediante las compras de empresas y las inversiones que están haciendo Alphabet (Google), Amazon, Apple, Meta y Microsoft. Dejemos de lado la compra de Activision Blizzard por Microsoft, por dos motivos: la cantidad invertida, 69.000 millones de dólares (la más grande del sector tecnológico, superando el récord previo logrado por Dell, cuando adquirió EMC por 67.000 millones, en 2016) y el sector, los videojuegos, donde recientemente ha habido muchas adquisiciones: Sony compró Bungie (3.200 millones de dólares) y Take Two Interactive compró Zynga (13.000 millones de dólares). En 2016, Tencent compró Supercell por 8.600 millones. Este juego no va de consolas (Xbox, PlayStation, Nintendo Switch) ni de los muy famosos videojuegos que tienen enganchadas a miles de millones de personas a una versión primitiva de lo que será el metaverso.

¿Dije metaverso? El concepto, para hacerse realidad, requiere de las más grandes empresas tecnológicas del mundo, que tengan dentro todas las tecnologías de la computación y la digitalización: y, si no se tienen, se compran. De nuevo, las big five, cuyas compras y adquisiciones en 2021 tuvieron por objeto el metaverso, coches autónomos, sanidad, la carrera espacial, robótica, fintech, cripto y quantum computing, con la inteligencia artificial (IA) como sustrato de esas tecnologías, por ubicuidad, múltiples usos y desarrollo. Excluyendo la compra de Microsoft-Activision porque, como dijimos, distorsionaría la realidad, las más importantes adquisiciones realizadas por estas empresas en 2021 fueron 40 compañías dedicadas a estas áreas de actividad. Muchas de las empresas compradas eran pequeñas startups y, sin embargo, el dinero desembolsado fue de 50.000 millones de dólares. El 33% de las firmas adquiridas estaban especializadas en IA o big data. Y son una gota en el océano en el total de compras hechas por las big five en 2021.

Alphabet (Google), Amazon, Apple, Meta y Microsoft están buscando el santo grial tecnológico del futuro. La fiesta no va de impresoras, a no ser que sean 3D y para construir/imprimir casas, de moda en América. El legislador y el regulador norteamericano piensa que esas compras son manifestación del abuso de posición dominante en el mercado de estas compañías y que matan la innovación y la competencia, impidiendo que las startups crezcan.

Las big tech hicieron cientos de adquisiciones en 2021, pero aquí solo destacamos las referidas a tecnologías digitales que inventarán el futuro: firmas de cloud, de AR/VR, robótica, coches autónomos, sanidad y fintech. India fue el país preferido de esas adquisiciones: por el idioma (inglés), porque cuenta con un gran número de ingenieros y por su capacidad de emprendimiento en el sector de la tecnología digital. De las 40 adquisiciones mencionadas, 24 fueron hechas en India.

Estos días hemos conocido los resultados de las big five y todas han obtenido crecimientos récord en facturación, beneficios y valor en Bolsa. Meta/Facebook ha sido la excepción, por haber dedicado el 20% de sus ventas a I+D, disminuyendo así su rentabilidad.

En el futuro esas tecnologías convergerán: fintech y cripto en Defi (decentralized finance, con blockchain); quantum computing con IA y big data. Sanidad con investigación médica de laboratorios por virus y pandemias. Robótica con industria 4.0, logística y cadena de suministro. Y son las big five las que proveerán la hoja de ruta.

Jorge Díaz Cardiel es Socio de Advice Strategic Consultants y autor de ‘El New Deal de Biden-Harris’