La industria del automóvil abre la cartera: 271.000 millones para acelerar la electrificación

Mercedes-Benz es la firma que más invertirá en coche eléctrico, con 60.000 millones

Volkswagen eleva hasta los 52.000 millones su gasto en esta tecnología

Coches eléctricos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La industria del automóvil pisa el acelerador en pos de intensificar su electrificación. La decisión que tomó la Comisión Europea el pasado mes de julio de establecer el año 2035 como el fin de la venta de los vehículos de combustión en el Viejo Continente ha hecho que los grandes fabricantes se hayan lanzado a un carrusel de anuncios de inversiones en movilidad electrificada que ascienden a un monto de más de 271.000 millones de euros. La última en anunciar una inversión multimillonaria para este fin ha sido la Alianza Renault-­Nissan-Mitsubishi, que destinará 23.000 millones a desarrollar su oferta de vehículos eléctricos en los próximos cinco años.

Pero este no ha sido, ni de lejos, el anuncio de mayor envergadura que ha hecho la industria del motor en los últimos meses. Ese honor correspondió al grupo alemán Mercedes-Benz (anteriormente denominado Daimler), que a principios de diciembre informó al mundo de que destinará 60.000 millones de euros hasta 2026 a la electrificación de la gama de vehículos de lujo de Mercedes-Benz. La firma apunta a ser totalmente eléctrica a finales de esta década, “siempre que las condiciones del mercado lo permitan”, según indicó la compañía.

El mayor grupo alemán, Volkswagen, por su parte, actualizó su estrategia de inversiones para el periodo 2022-2026, que ascenderá a un total de 159.000 millones de euros, de los que 52.000 millones se dedicarán exclusivamente a la movilidad 100% eléctrica. Esta última cifra ha experimentado un aumento considerable de 17.000 millones de euros extra, respecto a los 35.000 millones que había previsto la compañía en su estrategia para el intervalo 2021-2025. En su última actualización de inversiones, además, Volkswagen prevé destinar 8.000 millones a tecnologías de hibridación.

Stellantis, por su parte, indicó en julio que dedicará 30.000 millones al vehículo eléctrico y al desarrollo de software hasta 2025. “El cliente es siempre prioritario para Stellantis y con esta inversión nuestro compromiso es ofrecer vehículos emblemáticos con las prestaciones, la capacidad, el estilo, el confort y la autonomía eléctrica que se adapten a la perfección a su vida diaria”, afirmó Carlos Tavares, consejero delegado del fabricante.

Toyota no se queda atrás

Toyota, el grupo automovilístico líder de ventas en el mundo en los últimos dos ejercicios, anunció en diciembre que destinará cuatro billones de yenes al desarrollo del coche eléctrico durante esta década, unos 30.963 millones de euros al cambio actual. La compañía nipona tiene como objetivo vender 3,5 millones de ve­hícu­los eléctricos anuales al final de la década, gracias a una oferta que ascenderá a un total de 30 modelos eléctricos en 2030. A mitad de camino, en 2025, Toyota tendrá 15 modelos eléctricos.

Esos cuatro trillones de yenes, a su vez, se suman a otros cuatro trillones que la automovilística dedicará a desarrollar el coche de pila de combustible y las tecnologías de hibridación. “En lugar de predecir el futuro, queremos estar preparados para cualquier cambio”, aseguró Akio Toyoda, presidente de la compañía en el mes de diciembre, en declaraciones recogidas por Bloomberg. “Hasta que el camino a seguir no esté claro, queremos brindarles a nuestros clientes una variedad de opciones”, añadió el directivo. Por su parte, otra asiática, la surcoreana Hyundai, dedicará 17.500 millones hasta 2025 a electrificar su oferta de vehículos, además de otros aspectos como la conectividad y la conducción autónoma.

Las norteamericanas

Los colosos estadounidenses Ford y General Motors informaron a mitad del año pasado de multimillonarias inversiones en coche eléctrico. La primera anunció un aumento del gasto destinado a la electrificación de 8.000 millones de dólares, hasta los 30.000 millones (26.252 millones de euros), que la compañía gastará hasta el año 2025. Para el final de la década, Ford prevé que el 40% de sus ventas mundiales y el 100% de sus matriculaciones en Europa sean vehículos eléctricos.

En cuanto a General Motors (GM), la empresa informó de un plan de 35.000 millones de dólares para electrificación y conducción autónoma hasta 2025, aunque la semana pasada, su consejera delegada, Mary Barra, indicó que esa cifra se quedará corta, pero no especificó a cuánto ascendería finalmente. Lo que sí dejó claro la empresa es que las inversiones en nuevas tecnologías primarán sobre los beneficios en este ejercicio.

“Lo que estamos haciendo es redistribuir algunas de las ganancias [...] hacia la aceleración [de la oferta de coche eléctrico] y adoptar un enfoque a más largo plazo”, explicó Paul Jacobson, director de finanzas de General Motors. En el corto plazo, la compañía prevé comercializar 400.000 vehículos eléctricos entre este año y el siguiente solo en EE UU.

Alianzas para la producción de baterías

Bosch y VW. El grupo Volkswagen y la multinacional de ingeniería y tecnología Bosch anunciaron a mitad de enero la firma de un memorándum de entendimiento para la creación de una compañía que se dedicará a dar soporte, mantenimiento y suministro a plantas de baterías en el Viejo Continente. “Europa tiene la oportunidad única de convertirse en una potencia mundial en baterías en los próximos años. Existe una fuerte y creciente demanda de todos los aspectos de la producción de baterías, incluyendo el equipamiento de nuevas gigafábricas. Volkswagen y Bosch explorarán oportunidades para desarrollar y dar forma a esta nueva industria”, indicó Thomas Schmall, consejero delegado de Volkswagen Group Componentes.

Hyundai e IonQ. La firma surcoreana informó, también en el mes de enero, de la creación de una alianza con la empresa IonQ para investigar cómo mejorar la calidad de las baterías de litio. El objetivo de esta unión es conseguir nuevos tipos de materiales que ahorren tiempo, costes y esfuerzos en los próximos años, puesto que las baterías suelen ser el componente más caro de un vehículo eléctrico.

Normas
Entra en El País para participar