El salario medio mensual supera por primera vez en la historia los 2.000 euros

La brecha salarial de género cae a mínimos en más de una década

El salario medio mensual de los españoles se ha situado en 2020 en los 2.038 euros, la cifra más alta de la que tiene constancia el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de una subida de 2,8% respecto al salario medio de 2019, que fue de 1.982 euros. El incremento ha venido acompañado de una disminución histórica en la brecha salarial por género, que por primera vez se sitúa por debajo del 20%.

Es el cuarto año consecutivo en el que se incrementa el salario medio, después de que en 2016 bajara por primera vez en diez años hasta los 1.878 euros. La subida, sin embargo, es consecuencia de los despidos masivos que se registraron el año pasado, en plena crisis sanitaria, entre los trabajadores de los deciles más bajos. Su salida del mercado laboral ha hecho que la media salarial suba, pues los españoles que conservaron su empleo fueron precisamente aquellos cuyos ingresos eran mayores.

Entre enero y marzo de 2020 se destruyeron 285.600 puestos de trabajo, en su mayoría contratos temporales del sector servicios como la hostelería, donde según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicados este martes, el 68% del personal ganó menos de 1.336 euros al mes. Se trata del salario más bajo, que solo se concentra de forma tan marcada en otro sector: el de los trabajos domésticos, con un 67%.

Durante 2020 en España hubo 4,83 millones de trabajadores, el 30% del total, cuyo salario no superó los 1.500 euros. En contraste, otro 30% de la población tuvo ingresos por encima de los 2.200 euros. El resto de las personas ocupadas tuvo ingresos que oscilaron entre estos mínimos y máximos. Como consecuencia, el salario mediano, que divide al número total de trabajadores en dos partes iguales -los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior-, se situó en 2020 en 1.706 euros brutos mensuales. De esta manera, el salario mediano encadena tres años consecutivos de ascensos.

Si se hace un análisis de la distribución salarial por tipo de jornada, se observa que en 2020, el salario medio bruto de los trabajadores a jornada completa alcanzó los 2.258 euros mensuales, casi tres veces más que los de jornada parcial, que se situaron de media en los 800 euros. Más aún, el 44% de los empleados con contrato temporal percibió menos de 1.336 euros, frente al 25% de los asalariados indefinidos. Entre los factores que explican esta desigualdad, el INE destaca que los contratos parciales concretan al personal con menor nivel educativo y las ramas de actividad "con marcado carácter estacional".

Más allá del tipo de contratación, los datos del organismo revelan un perfil muy claro, aunque heterogéneo, entre quienes presentan los salarios más bajos. Se trata de mujeres, menores de 25 años, personas con un menor nivel de formación y quienes tienen menor antigüedad en las empresas. En el caso de las trabajadoras, casi cuatro de cada diez percibió un sueldo inferior a los 1.336 euros mensuales, frente a uno de cada cinco varones. Entre los jóvenes este porcentaje se eleva al 61%, lo que da como resultado que el salario medio bruto de este colectivo sea casi la mitad que el de los mayores de 55 años. Esto es 1.207 contra 2.361 euros.

Aunque el salario medio femenino sigue situándose por debajo del de los hombres, se observa un mayor crecimiento en términos porcentuales en el de ellas. De esta forma, las mujeres ganaron de media un 4,4% más en 2020 que en 2019 y se situaron en los 1.852 euros mensuales. En contraste, los hombres solo percibieron una subida del 1,68% respecto al mismo periodo, con un salario medio de 2.210 euros al mes. Esta brecha salarial se debe, según el INE, a que las mujeres trabajan en mayor proporción que los varones en empleos a tiempo parcial, con contratos temporales, y en ramas de actividad peor remuneradas.

El INE ha precisado que en la estimación del salario mensual de 2020 se han tomado en consideración los ingresos por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en los casos en los que los asalariados se encontraban en dicha situación. Para elaborar la estadística, el organismo ordena a todos los asalariados según la cuantía de ingreso mensual percibido y los divide en 10 grupos iguales, con el 10% de los trabajadores en cada grupo.

Normas
Entra en El País para participar