Las gestoras de fondos, involucradas en la sostenibilidad

Las gestoras de activos son correa de transmisión de los nuevos fondos

Clara Arpa, presidenta de Pacto Mundial de Naciones Unidas España y José Luis Suárez, director del campus del IESE en Madrid
Clara Arpa, presidenta de Pacto Mundial de Naciones Unidas España y José Luis Suárez, director del campus del IESE en Madrid

Otra de las mega tendencias que marcarán el devenir de la sociedad en las próximas décadas es la lucha colectiva para combatir el calentamiento global. Las grandes entidades financieras y los fondos de inversión están llamados a jugar un importante papel para contribuir a la descabonización de la economía. En Europa, casi dos tercios del nuevo dinero que entra en fondos de inversión se está canalizando hacia productos con un perfil de inversión sostenible.

José Luis Suárez, profesor de dirección financiera y director del campus del IESE en Madrid, explicó ayer en la VII Jornada de Pensiones organizada por CincoDías e Ibercaja Banco el papel fundamental que va a jugar en sector privado en esta tarea. “La regulación de los Gobiernos es importante, pero lo es más la participación de las empresas, que son las que más inversiones van a destinar para combatir el cambio climático. Vamos a vivir la mayor reasignación de capital desde la época de la Revolución Industrial, con la movilización anual de entre 2,5 y cuatro billones de euros. El gran reto es descarbonizar la economía sin dañar el crecimiento”.

Los fondos de pensiones, las aseguradoras, las gestoras de fondos cada vez están más comprometidas en el papel que debe jugar el sector financiero en ejercer de correa de transmisión para que se pueda acometer esta titánica empresa colectiva.

Clara Arpa es presidenta del Pacto Mundial las Naciones Unidas en España y consejera delegada de la empresa Arpa Equipos Móviles de Campaña (EMC). A su juicio, “el sector privado es el que más está tirando del carro en la transición energética” y, de hecho, hay muchos ámbitos en los que la participación pública es muy escasa “y el sector público se ha quedado rezagado”. Arpa puso como ejemplo que “han detectado que en España hay 20 planes diferentes de turismo sostenible, entre nacionales, autonómicos y locales, pero ninguno está en marcha. Y, en los procesos de compra pública no se tiene en cuenta ningún criterio de sostenibilidad”.

Dentro de este gran impulso privado, la industria de gestión de activos está jugando un papel fundamental. “Hoy por hoy, los grandes inversores institucionales no tienen capacidad para levantar dinero si no tienen la certificación de inversión socialmente responsable”, recordó Suárez, “lo que va a condicionar por completo dónde se va dirigir el dinero”. La gran disyuntiva es qué hacer con las empresas que siguen vinculadas con combustibles fósiles: ¿evitarlas o invertir en ellas para tratar de transformarlas?

Arpa subrayó que habrá algunas empresas que se quedarán por el camino. “Aquellos que no sepan adaptarse al nuevo entorno, que no consigan a atraer estos nuevos fondos, desaparecerán. Pero no pasa nada, porque al final, como sociedad, saldremos adelante y lograremos crecer más”.

Normas
Entra en El País para participar