Por qué 4 de cada 10 directivos quiere cambiar de trabajo

El motivo principal es la falta de encaje con la cultura y valores de la organización

El 23% se sienten discriminados durante el proceso de selección por su género o edad

Por qué 4 de cada 10 directivos quiere cambiar de trabajo
Getty Images

El 40% de los directivos en España está pensando en abandonar su puesto actual en busca de un nuevo proyecto. Así lo demuestra el II Estudio de Experiencia del Candidato Directivo elaborado por Smart Culture a partir de las encuestas realizadas a casi 300 directivos nacionales. La transformación digital del último año o la irrupción de los modelos de trabajo híbridos ha cambiado la forma de pensar de estos profesionales y la manera de retenerlos.

El motivo principal para impulsar esa huida hacia otro trabajo es la falta de encaje con la cultura y valores de la organización, en un 37% de los casos. Sin embargo, no siempre ha sido así, según indica la cofundadora y socia directiva de Smart Culture, Susana Gómez. “Es un factor que el año pasado prácticamente no aparecía como un motivador de cambio y que ahora está en el primer plano porque durante estos 18 meses se ha visto de verdad quién es cada organización desde el punto de vista de cultura y hemos podido evaluar cómo de alineados están los valores reales de nuestra organización con nosotros mismos”, explicó este martes durante la presentación de los resultados.

Aun así, también es un 37% lo que ha bajado la motivación de los directivos por irse de sus puestos, ya que en el primer estudio presentado en 2020, todavía inmersos de lleno en la pandemia, alcanzaba al 77% de los encuestados. Para Gómez, esa diferencia surge porque muchos de ellos ya han cambiado de posición a lo largo del año. “El año pasado muchas personas tuvieron que reflexionar sobre su proyecto de vida y en los siguientes meses se han tomado decisiones importantes”, sugirió. Además, el estudio apunta a la reducción de la incertidumbre como otra de las causas para que encontrar un lugar más seguro donde desarrollarse no sea una de las prioridades actuales de los directivos.

El segundo factor que incita a ese cambio es el reconocimiento. La búsqueda de gratitud por parte de la empresa es fundamental para el 20,7% de los preguntados, por encima de la mejora del paquete retributivo, que solo influye al 13,2% o la gestión mediocre del modelo de trabajo, al 8,2%. “Esto desmitifica el hecho de que la gente cambia de trabajo para ganar más dinero. Nos cambiamos para sentirnos bien en lo que hacemos, ser reconocidos por ello y tener cierta estabilidad laboral”, reconoció la socia directiva.

Discriminación por género y edad

Sin embargo, uno de los aspectos que se repite respecto al año pasado es la discriminación que sienten estos candidatos en sus procesos de selección (en el 23% de los casos), con importantes diferencias entre lo que perciben ellos y ellas. Mientras que en el caso de las mujeres el 68% se sienten discriminadas por su género y el 31% por su edad, cuando se trata de los hombres se invierte la tendencia: un 77% cree que son discriminados por su edad, al buscar un perfil más joven, frente a un 22% que considera que lo hacen por su género.

Por eso, el director de proyectos de Smart Culture, Ángel Secades, advirtió que, independientemente de lo realistas que sean estas impresiones, “es importante que las compañías consideren alternativas para evitar no solo cualquier práctica discriminatoria, sino la percepción de la misma”. De hecho, el estudio confirma que, lejos de lo que se pueda pensar por su mayor cercanía a la edad de jubilación, el talento sénior también apuesta por no acomodarse en el mismo trabajo demasiado tiempo.

Sus datos trasladan que el 67% de los directivos cree que el tiempo deseable que debe permanecer en su puesto uno de los suyos es de dos a cinco años. En cambio, solo el 31,8% piensa que la permanencia debería ser mayor. Además, casi el 40% de estima que cambiará voluntariamente de trabajo entre dos y cinco veces a lo largo de su vida profesional, seguido por el 29% que piensa que la cifra será aún mayor. “Es independiente de la edad. Hay gente muy sénior que sigue pensando que se cambiará voluntariamente muchas veces de puesto en comparación con la visión tradicional. Esto enlaza con que lo importante es la empleabilidad y valorar la cultura”, sostuvo Secades.

Si no, siempre pueden ser ellos mismos quienes se emplean. El estudio indica que el 52,3% de los directivos valora el cambio de su trayectoria profesional hacia el autoempleo. Así no tendrían que lidiar con el principal motivo que, según la encuesta (39,3%), les empujan a abrirse a ese planteamiento: el cansancio con el mundo corporativo, la arbitrariedad y las decisiones discutibles.

Normas
Entra en El País para participar