Enseñanzas de inversión de la pandemia

No podemos luchar contra las intervenciones de los mercados centrales.

Los momentos difíciles como los vividos a raíz de la pandemia de Covid-19 y los consiguientes confinamientos son los que nos hacen aprender una vez hemos pasado por ellos, siempre que realicemos una reflexión profunda. ¿Qué enseñanzas nos ha dejado la pandemia en lo relativo a la gestión de nuestras inversiones?

Primero, no nos debemos dejar llevar por los movimientos extremos de los mercados, vendiendo en el valle o comprando en el pico. En las correcciones de mercado es de vital importancia mantener la calma. Las oportunidades de inversión aparecen en momentos de elevada volatilidad ocasionada por la psicología de los mercados.

Es extremadamente difícil invertir en los momentos donde las noticias y narrativas de mercado son sombrías; por otro lado, serían el mejor momento para asegurarnos retornos positivos en el largo plazo. Realizar aportaciones periódicas es un buen método para gestionar nuestro ahorro, ya que nos permite entrar en momentos temporales diferentes, evitando invertir todo nuestro capital en un momento que no sea el adecuado.

Los mercados anticipan lo que va a suceder en un futuro próximo, descontándolo en sus niveles de cotización. No podemos esperar a que las buenas noticias estén escritas en los diarios para realizar nuestras inversiones. Siempre llegaremos tarde.

Importante: no podemos luchar contra las intervenciones de los mercados centrales.

Es recomendable que nuestras carteras tengan exposición al mercado chino. En 2020 fue la única economía que cerró con crecimiento de su Producto Interior Bruto y se espera que el año que viene crezca por encima de su nivel potencial. El crecimiento de una clase media ávida de consumir y la apertura que se está produciendo de sus mercados hacen que sea una región que debe estar presente en las carteras de todo ahorrador. No debemos perdernos la transformación del país, que está pasando de ser la fábrica a ser el mercado del mundo.

Es un error argumentar que los valores tecnológicos están sobrevalorados y la situación recuerda a la anterior burbuja tecnológica. No debemos valorar todas las acciones tecnológicas del mismo modo. Dentro de tecnología tenemos empresas de semiconductores, software y hardware, biotecnología, redes sociales, visionado de contenidos, internet en la nube, internet de las cosas, comercio online, seguridad en pagos electrónicos…, etc. Muchas de ellas tienen importantes crecimientos de beneficios, no tienen deuda y están ganando cuota de mercado. Y son las habilitadoras de la nueva economía digital.

Las expectativas están mejorando. Conforme tengamos a los grupos de riesgo vacunados, la presión hospitalaria disminuirá, no haciendo necesario tener a toda la población inmunizada para que se reduzcan las restricciones a la movilidad, con el positivo impacto que ello supondrá para las diferentes economías. No obstante, si la vuelta a la normalidad se retrasa como consecuencia de unos programas de vacunación dilatados en el tiempo, ello derivaría en un goteo de revisiones a la baja en las previsiones de crecimiento.

Pedro Lacambra Prieto es responsable de renta variable y arquitectura abierta de Ibercaja Gestión