Los problemas de Archegos exponen de nuevo los puntos débiles de Wall Street

El apalancamiento de la compañía no era excesivo si se compara con el de otras firmas en la Bolsa de EEUU

Los problemas de Archegos exponen de nuevo los puntos débiles de Wall Street

Los problemas provocados por Archegos Capital Management respaldan la idea de que hay que tener más cuidado con Wall Street que con el apalancamiento. La empresa de inversiones de Sun Kook Bill Hwang, obligada a realizar una venta a precio de saldo de acciones de más de 20.000 millones de dólares que empezó a tener repercusiones en los mercados la semana pasada, no se había endeudado excesivamente, según las noticias de los medios de comunicación. Lo único que pasó es que se ignoraron muchas otras señalas de alarma.

Archegos parece realmente conservadora en comparación con, pongamos por caso, Long Term Capital Management. El tristemente célebre fondo de cobertura dirigido por operadores de Bolsa de renombre y ganadores de premios Nobel acumuló aproximadamente unas 25 veces más que sus 5.000 millones de dólares de capital en los meses anteriores a su hundimiento en 1998. Bear Stearns y Carlyle consiguieron al menos esa suma en fondos crediticios hipotecarios que quebraron durante la crisis financiera una década más tarde. Y los bancos de inversión tenían por lo habitual ese peligroso apalancamiento.

Archegos, en cambio, pidió prestado solo cinco veces su capital. Goldman Sachs, que está estrechamente regulada y que vendió el viernes al menos 10.000 millones de dólares de los valores en cartera del fondo, según The Financial Times y otros medios, está a casi siete veces según una base de riesgo ponderado.

Aun así, parece que el bufete de la familia Hwang ha mantenido posiciones concentradas en empresas como Baidu, Discovery y GSX Techedu. Solo eso debería haber hecho saltar las alarmas en los bancos que prestan servicios a los fondos de cobertura teniendo en cuenta que Archegos tenía, incluida la deuda, unos 75.000 millones a su disposición.

Además, su propensión a usar derivados, otra reveladora y frecuente señal de problemas, podría haber ocultado las posiciones y, por tanto, los riesgos de exposición a los bancos. Archegos, por ejemplo, no aparece ni de lejos entre los 20 principales propietarios de ViacomCBS o Tencent Music Entertainment. Sin embargo, los corretajes en Goldman, Morgan Stanley, Credit Suisse y Nomura sí aparecen. Las acciones de Nomura cayeron un 16% ayer después de que revelase unas posibles pérdidas de 2.000 millones de “un cliente estadounidense” que no nombraba, pero Bloomberg informó que era Archegos. Los títulos de Credit Suisse perdían un 13% al inicio de la sesión bursátil después de anunciar que sus resultados del primer trimestre podrían verse afectados “materialmente y de manera muy significativa” debido a “un fondo de capital riesgo con sede en EEUU”. The Financial Times calcula que las pérdidas pueden alcanzar los 4.000 millones de dólares.

El propio Hwang era un riesgo andante, ya que admitió haber cometido una estafa electrónica en 2012 y en 2014 le prohibieron realizar operaciones bursátiles en Hong Kong durante cuatro años. Puede que los financieros sin escrúpulos merezcan una segunda oportunidad, pero los bancos que ansían comisiones y están dispuestos a hacer caso omiso de las luces rojas en sus salpicaderos siguen siendo un problema evidente. Y por eso, precisamente, necesitan montones de capital.