Calviño limita las subidas de impuestos a "ajustes para adaptarlos a la realidad"

La exención en Sociedades por repatriación de dividendos del exterior solo se la podrán aplicar empresas de menos de 50 millones de facturación durante tres años

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.
La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

A la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, le tocó interpretar esta mañana el papel de poli bueno frente a los grandes empresarios, aún revueltos en sus asientos con el anuncio realizado horas antes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente Pablo Iglesias, de una subida fiscal en la que se verán afectadas varias de sus principales fuentes de ingresos: las exenciones por dividendos y plusvalías de empresas españolas en filiales extranjeros del impuesto de sociedades, un alza de dos puntos en el IRPF para las rentas que superen los 130.000 euros y de cuatro puntos para los que vayan más allá de los 300.000 euros, un incremento de un punto en el impuesto de patrimonio para contribuyentes con mas de 10 millones de euros y una tributación mínima del 15% para las socimis.

Calviño no obvió el asunto, aunque limitó el impacto de esos cambios y aseguró que respondía a un alineamiento con el resto de grandes países de la zona euro. "Los hemos puesto en marcha para orientar el sistema con la realidad del siglo XXI y son simples ajustes en el funcionamiento de los impuestos y no un cambio trascendental. Son muchos los informes de tener un sistema mas progresivo y que recomiendan darle una vuelta a las bonificaciones fiscales. Nuestra intención es avanzar en ese sentido, pero sin poner en riesgo el creicmiento y el empleo", recalcó durante su intervención en la clausura del XXIII Congreso de la Empresa Familiar. La vicepresidenta tercera también se refirió a la supresión de la deducción por aportaciones a planes de pensiones. "Era claramente regresiva y había que reorientar el sistema para fomentar los planes de pensiones en empresas, como hace el País Vasco". Calviño también mencionó la nueva figura que grava las bebidas azucaradas. "Tiene que ver con la protección de la salud".

Coincidiendo con la presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, Calviño reclamó apoyo a los grupos de la oposición para aprobarlos con celeridad. "Haber adoptado unos Presupuestos es muy importante para España, no puede seguir teniendo unos presupuestos prorrogados que no están alineados con la realidad. El anuncio es importante para dar una hoja de ruta para donde queremos ir: la pandemia exige un aumento del déficit y de la deuda para recuperar crecimiento. Es una inversión para mejorar la calidad de las futuras generaciones", recalcó. Además insistió en que los Presupuestos son una condición previa para poder acceder a los fondos europeos e incorporar 27.000 millones de euros en inversión pública. "Las cuentas públicas deberían estar aprobadas a finales de enero para recibir la primera partida de fondos". La vicepresidenta tercera quiso aclarar que el Ejecutivo no ha renunciado a la partida de 70.000 millones de euros en créditos, que supondrán la mitad de partida que le corresponde a España del Fondo para la Reconstrucción. "Es lógico que maximicemos las transferencias en la primera fase y si hace falta mas recursos, recurriremos a la financiación de los créditos", recalcó.

Normas
Entra en El País para participar