Así es el pacto de control del alquiler y agilización del ingreso mínimo que desbloqueó el plan presupuestario

El Consejo de Ministros deberá impulsar en tres meses la limitación de precios del arrendamiento mientras que el Ejecutivo facilitará el cobro de la renta mínima

Presupuestos 2021
Vivienda en alquiler.

El Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos remató la noche del lunes el acuerdo del plan presupuestario que el Consejo de Ministros aprueba hoy con dos compromisos reclamados por la formación morada que se impulsarán en paralelo a las cuentas públicas.

De un lado la flexibilización del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y, de otro, un pacto para impulsar una regulación que permita a comunidades autónomas y ayuntamientos limitar las alzas de los precios del alquiler de vivienda en zonas tensionadas.

El acuerdo, al que ha tenido acceso este diario, contempla que la norma se negocie con autonomías, municipios y agentes sociales para su aprobación en Consejo de Ministros en un plazo de tres meses y su presentación ante el Congreso de los Diputados en un máximo de cuatro.

La norma, según el pacto, deberá incluir los siguientes puntos: “Habilitar a las comunidades autónomas y/o ayuntamientos para que a partir del Sistema de Índices de Referencia de Precios del Alquiler de Vivienda desarrollado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana puedan establecer su índice de precios de acuerdo con una metodología objetiva y sujeto a revisión periódica”

Además, permitirá “convalidar los avances de aquellas comunidades autónomas que tengan definido un sistema de Referencia de Precios del Alquiler, agilizando los mecanismos que hagan posible su puesta en marcha”.

A su vez, servirá para “articular mecanismos básicos a aplicar en esas áreas que podrán ser complementados por las administraciones locales en coordinación con las administraciones autonómicas, las cuales podrán declarar de forma objetiva y fundamentada en criterios técnicos, con carácter temporal y excepcionalmente, una zona urbana de mercado tensionado cuando se haya producido un incremento abusivo y sostenido de las rentas del alquiler”.

El texto detalla que “los citados mecanismos comprenderán” de un lado que “en estas zonas de mercado tensionado, determinadas en función de los sistemas de índices de referencia, se establecerán mecanismos de contención o eventualmente bajada de los precios, tanto de los nuevos contratos como de los contratos existentes”.

“En todo caso y en relación con la información obtenida por los sistemas de índices de precios de alquiler, se contendrán las subidas injustificadas en los nuevos arrendamientos, tomando como referencia el precio del contrato del arrendamiento anterior y acotando los incrementos permitidos a las situaciones que se contengan en la ley de vivienda”, agrega el pacto.

“Con esta ley se mejorará la transparencia y la información en las ofertas de vivienda y en los propios contratos de arrendamiento. Con esta ley reafirmamos nuestro compromiso en impulsar medidas que faciliten el disfrute de una vivienda digna, adecuada y accesible como garantía del cumplimiento del derecho a la vivienda”, remacha.

Cambios en el Ingreso Mínimo Vital

En paralelo, el Gobierno de coalición ha pactado la introducción de cambios en el diseño del Ingreso Mínimo Vital, para agilizar su abono y mejorar la protección de los ciudadanos más vulnerables, especialmente en el contexto de la crisis.

A tal efecto, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, impulsarán tres enmiendas para el modelo actualmente vigente, si bien la dotación presupuestaria para 2021 se mantiene dentro del objetivo inicialmente anunciado de 3.000 millones de euros anuales.

El primer cambio acordado es “tener en cuenta los ingresos de los meses transcurrido durante el año en curso para poder conceder” el ingreso mínimo. “En estos momentos, esta medida solo se aplicaría hasta 2021. Con el acuerdo al que se ha llegado esta posibilidad se hace permanente, con el objetivo de poder dar respuesta a las situaciones de pobreza sobrevenida a la que se enfrentan muchas familias, especialmente en el actual contexto. Esas familias no tendrán que esperar a que acabe el año en el que han perdido sus ingresos para poder solicitar el IMV, podrán solicitarlo en cualquier momento del año”, detalla el acuerdo.

Por otra parte, se rebajan de tres a dos años de vida independiente los que las personas menores de 30 años tienen que demostrar para poder tener derecho al cobro. “Esto va a facilitar que un mayor número de jóvenes puedan acceder al IMV si su situación económica empeora, por ejemplo, por quedarse en paro, y no han logrado cotizar lo suficiente para poder acceder a una prestación de desempleo”, dice el texto.

Finalmente, se ofrece la posibilidad de que los servicios sociales puedan acreditar algunos de los requisitos exigidos para acceder al ingreso mínimo. “Estamos trabajando en esta línea los dos Ministerios. De este modo, se va a dar respuesta a algunos de los problemas detectados en la tramitación de la prestación, buscando soluciones que faciliten la identificación de los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital”; reza el pacto.

Normas
Entra en El País para participar