Tecnología

Microsoft presiona a Apple con nuevas políticas en su tienda de aplicaciones de Windows

Promete no bloquear modelos comerciales específicos y cobrar tarifas "razonable" mientras la compañía de la manzana es acusada de prácticas contra la competencia en su App Store

Logo de Microsoft en instalaciones de la compañía.
Logo de Microsoft en instalaciones de la compañía.

Microsoft no se ha andado con paños calientes. El gigante del software ha decidido subir la presión sobre Apple para que cambie las políticas comerciales de su App Store, denunciadas por Spotify, Epic Games y Rakuten. La compañía de Redmond ha aprovechado el momento más delicado de Apple, acusada la semana pasada por la Cámara de Representantes de EE UU de prácticas contra la competencia por discriminar a desarrolladores, para publicar 10 principios que adoptará para operar su tienda de aplicaciones para dispositivos que utilicen Windows 10.

Entre estos destaca que permitirá que los desarrolladores elijan su propio sistema de pago para las compras dentro de las aplicaciones, algo que según Microsoft debería servir como modelo para otras tiendas de aplicaciones, refiriéndose veladamente a las de Apple y Google.

Además de comprometerse a no bloquear modelos comerciales específicos que una aplicación pueda usar para ganar dinero, la compañía también promete no bloquear las tiendas de aplicaciones de la competencia en su plataforma, mantener sus propias aplicaciones con los mismos estándares que las de otras empresas y permitir a cualquier desarrollador en su tienda “siempre que cumpla con los estándares y requisitos objetivos, incluidos los de seguridad, privacidad, calidad, contenido y seguridad digital”.

Otros compromisos que pone por escrito es el de no obligar a un desarrollador a vender dentro de su aplicación cualquier cosa que no quiera vender; no impedir que los desarrolladores se comuniquen directamente con sus usuarios a través de sus aplicaciones con fines comerciales legítimos; no utilizar ninguna información o datos no públicos de su tienda de aplicaciones o sobre la aplicación de un desarrollador para competir con ella, y “cobrar tarifas razonables”, lo que podría llevar a una rebaja de sus comisiones que ahora están entre el 15% y el 30%.

Todos estos son puntos clave, puesto que Bruselas también ha abierto una investigación a Apple para analizar si viola las reglas de la competencia al obligar a las compañías a usar su sistema de compras de aplicaciones para la distribución de contenido digital de pago y les cobra una comisión del 30% por cada suscripción hecha a través de este sistema. Una situación que también ha derivado en una batalla legal de Epic Games contra Apple y Google, después de la dueña de Fornite implementara su propio sistema de pago dentro de su juego tanto en iOS como en Android, incumpliendo las políticas de Apple y Google, lo que provocó que llevó a estas dos compañías a eliminarlo de sus tiendas.

Microsoft, la última empresa que se enfrentó a un proceso judicial antimonopilio hace 20 años, parece dispuesta a mojarse en el debate sobre cuánto control deben tener los dueños de las plataformas sobre la distribución de las apps que se venden en ellas, y se ha puesto del lado del grupo de críticos de Apple, donde también están Match Group y Tile, que han aplaudido el anuncio de Microsoft.

Spotify ha asegurado que el nuevo planteamiento de Microsoft "ayudará a crear igualdad de oportunidades para los desarrolladores grandes y pequeños, brindará a los consumidores una mayor capacidad de elección y, esperemos, animará a otras plataformas a hacer lo mismo".

El movimiento dado por Microsoft no es altruista y espera sacar provecho de una mayor apertura en las políticas de Apple. La firma lleva tiempo peleando por unas reglas más flexibles en la App Store para permitir que su propio servicio de suscripción de juegos xCloud se ejecute en el iPhone y en el iPad. Microsoft, Google y Amazon se han quejado en repetidas ocasiones de que Apple ha estado bloqueando sus servicios de juego en equipos iOS a través de su tienda de aplicaciones.

Aunque Apple ha abierto la mano, lo ha hecho con restricciones, pues exige que los 100 juegos del servicio de Microsoft aparezcan en la tienda individualmente. Ante esta exigencia, Microsoft planea llevar su servicio de juegos a los iPhones y iPads el próximo año a través de “una solución basada en navegador web” que evitaría la App Store, según informaron The Verger y Business Insider. Un camino que también ha tomado Amazon con su recién anunciado servicio de juegos en streaming Luna.

En todo este contexto, el gigante de Redmond también ha querido aclarar por qué, pese a defender "tarifas razonables" para las tiendas de aplicaciones, continúa cobrando a los desarrolladores comisiones del 30% en su tienda Xbox por compras dentro de los juegos. "Es razonable preguntárselo", aseguran desde Microsoft, pero "las consolas de juegos son dispositivos especializados optimizados para un uso particular (...) y el modelo de negocio de las consolas de juegos es muy diferente al ecosistema que rodea a los PC y los teléfonos".

La compañía viene a señalar que las consolas están subsidiadas a través de las ventas de juegos. Microsoft vende las Xbox con muy bajos márgenes y recupera parte de sus costes a través de las ventas ligadas a los juegos. Por contra, Apple vende sus terminales con altos márgenes y también cobra una comisión del 30%, una cifra demasiado abultada según sus críticos.

Normas
Entra en El País para participar