Tecnología

Legisladores de EE UU proponen una ambiciosa reforma legal para parar el poder de las tecnológicas

El comité de la Cámara de Representantes propone los mayores cambios en décadas en la normativa antimonopolio

Iconos de Apple, Google, Facebook y Amazon en un teléfono móvil.
Iconos de Apple, Google, Facebook y Amazon en un teléfono móvil. AFP
Washington / Madrid

Un panel de la Cámara de Representantes de EE UU ha propuesto un plan de reformas antimonopolio para frenar a Amazon, Google, Apple y Facebook. “Estas empresas tienen demasiado poder, y ese poder debe ser controlado”, escribieron los legisladores demócratas. La propuesta llega tras 16 meses de investigación y está respaldada por un informe de 449 páginas que el partido republicano, minoría en la Cámara, rechaza en su mayoría.

Las recomendaciones del subcomité antimonopolio de la Cámara suponen la propuesta más ambiciosa para revisar el derecho de la competencia en décadas, y podría llevar a la ruptura de algunas de las empresas tecnológicas más grandes de EE UU en caso de ser aprobado por el Congreso.

El informe, realizado tras investigar más de 1,3 millones de documentos y realizar más de 300 entrevistas, señala a las cuatro tecnológicas como “guardianes” de la economía digital, capaces de usar su poder de mercado para elegir ganadores y perdedores en el nuevo ecosistema. Y concluye que utilizaron tácticas de adquisiciones agresivas para acabar con la competencia, aplicando tarifas abusivas y forzando a los pequeños negocios a firmar contratos “opresivos”.

Según las conclusiones del Comité gubernamental, el efecto de este poder ha erosionado la innovación, restringido la capacidad de elección de los consumidores y deteriorado la democracia.

“Por ponerlo de una manera sencilla, las empresas que una vez fueron débiles startups y desafiaron al status quo se han convertido en un tipo de monopolio que se vio por última vez en la era de los magnates del petróleo y el ferrocarril”, apunta la mayoría demócrata del panel parlamentario.

La recomendación más importante insta al Congreso a considerar una legislación que prohibiría a estas firmas operar en distintos segmentos tecnológicos, lo que podría llevar a una segregación forzada. “Su capacidad de utilizar su dominio en un mercado como arma de negociación en otro y para subvencionar su entrada en mercados no relacionados, tienen el efecto de extender la concentración de poder, tomando mayores porciones de la economía digital”, recoge el informe.

Para hacer frente a esto, el informe recomienda que se apliquen medidas estructurales de separación, prohibiendo que una plataforma dominante opere en competencia con empresas que dependen de ella. La norma está inspirada en la ley de 1956 que prohibía a los grandes bancos adquirir aseguradoras, inmobiliarias y otras firmas no bancarias.

El texto también pide restricciones en la línea de negocio, limitando los mercados en los que puede operar una empresa dominante. Esta recomendación será similar a las prohibiciones de las redes de televisión de entrar en la producción y sindicación de contenidos. Igualmente reclama evitar que las empresas operen como actores en áreas donde son el proveedor dominante de infraestructura, como lo hace Amazon, por ejemplo, que actúa como vendedor y como marketplace para otras empresas.

Las empresas, que ya negaron tener posiciones monopolísticas el pasado julio, cuando Mark Zuckerberg (CEO de Facebook), Tim Cook (Apple), Jeff Bezos (Amazon) y Sundar Pichai (Google) comparecieron por primera vez juntos ante la Comisión de Justicia de la Cámara de Representantes, han rechazado las conclusiones.

Las tecnológicas discrepan del informe

Para Amazon, acusada como Apple de jugar un doble papel, al ser dueñas de plataformas usadas por millones de clientes y, al mismo tiempo, participantes en esos mismos mercados, y mantener “una conducta anticompetitiva en su trato con los vendedores externos”, el informe demuestra “una mala comprensión del tamaño y características de la industria de la venta al por menor”. “Amazon representa menos del 1% de los 25 billones de dólares del mercado minorista mundial y menos del 4% de la venta al por menor en los EE UU”, reiteró el gigante del ecommerce.

Facebook defendió sus adquisiciones de WhatsApp e Instagram, criticadas como movimientos para eliminar a competidores incipientes. “Instagram y WhatsApp han alcanzado nuevas cotas de éxito porque Facebook ha invertido miles de millones en esos negocios”, dijo.

Google, en la mira de los políticos por su dominio en las búsquedas, en el negocio móvil y el publicitario, señaló que ha “invertido miles de millones en I+D para crear y mejorar” productos gratuitos como su buscador, Google Maps o Gmail. “Competimos de forma justa en una industria altamente competitiva”, aseguró.

Apple también indicó estar en profundo desacuerdo con el informe y negó tener dominio en ningún mercado. Los desarrolladores de la App Store “han sido los principales beneficiarios de este ecosistema”, señaló la compañía, que defendió su comisión del 30% en las transacciones en su tienda online.

La división en Washington entre republicanos y demócratas parece hacer improbable que puedan llevarse a cabo muchas de las acciones recomendadas por el informe contra las empresas ya que necesitan de la aprobación del Congreso, según coinciden múltiples analistas. La falta de consenso impedirá avanzar en la dirección que marca el Comité gubernamental, aunque según indicó a la BBC el analista de tecnología Dan Ives de Wedbush Securities, la situación podría cambiar si los demócratas obtienen más poder en las próximas elecciones estadounidenses.

De momento, Jim Jordan, de Ohio, máximo representante del partido en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes que incluye al panel antimonopolio, ha criticado el informe por lo que llamó propuestas “radicales”. Sin embargo, algunos republicanos parecen dispuestos a encontrar puntos en común sobre las leyes antimonopolio.

Fusiones y migración de datos

Otras recomendaciones del informe incluyen la modificación de las leyes de fusión de modo que toda adquisición por parte de una empresa dominante se presuma anticompetitiva a menos que las empresas demuestren que la operación es "necesaria para servir al interés público".

Tal cambio haría significativamente más fácil para las autoridades antimonopolio frenar las compras de las grandes empresas de tecnología, que han completado cientos de adquisiciones en la pasada década con poco o ningún escrutinio. También se debería exigir que se notificaran todas las transacciones, algo que ahora no sucede.

El subcomité dijo que encontró que las plataformas dominantes tienen la capacidad de abusar de sus posiciones contra los proveedores, trabajadores y consumidores. Pero las averiguaciones no encajan en el molde de leyes antimonopolio actuales. Para ello el informe sugiere crear una línea roja, definiendo a un vendedor como dominante si tiene una cuota de mercado del 30% o más y un comprador como dominante con sólo un 25% de participación.

Tales reformas no afectarían solo a las empresas de Silicon Valley sino a todas las del país.

El informe también recomienda aumentar la capacidad para migrar de servicios. Así, asegura que empresas como Facebook son capaces de confinar a los consumidores porque pocos usuarios se cambiarían a una red con pocas conexiones sociales. El Congreso ya ha ordenado estándares de portabilidad a los operadores de telecomunicaciones, permitiendo que que los consumidores conserven sus números de teléfono al cambiar de red.

Normas
Entra en El País para participar