Banca

Guindos urge a la banca a llevar a cabo fusiones ante sus rentabilidades por debajo del 2%

Advierte de la pérdida de intensidad de la recuperación.

Intervención por teleconferencia de Luis de Guindos en el curso de la UIMP.
Intervención por teleconferencia de Luis de Guindos en el curso de la UIMP.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, no lo duda. La banca europea en general y la española en particular debe emprender un proceso de fusiones ante su baja rentabilidad actual, que se sitúa por debajo del 2%, frente al 6% de solo un año antes, y que no tiene visos de recuperación en los próximos meses como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia.

Según Guindos, el mercado reclamaba a la banca antes del Covid un coste de capital del 10% al 12%, pero ya en 2019 no se cubrían esas exigencias, al registrar rentabilidades del 6% de media. Ahora están por debajo del 2% y en 2021 no sobrepasarán el 3%, razón por la que considera que la consolidación bancaria en Europa debe llevarse a cabo "de forma rápida y urgente", ha explicado el vicepresidente del BCE.

La consolidación, según explica Guindos, debería comenzar a tener lugar relativamente pronto como una forma eficiente de reducir los costos para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. La baja rentabilidad de la  banca europea se ha notado en las valoraciones en Bolsa. Las cotizaciones de las entidades europeas reflejan una caída del 30% desde principios de año.

Eso sí, asegura que la salud del sector financiero es en la actualidad mucho mejor que el de la crisis de 2008, pero la rentabilidad era ya baja, situación que ahora se agrava por la caída de los ingresos por el Covid, las mayores necesidades de provisiones por la incertidumbre de la pandemia, y la mayor competecia de otros actores como las fintech. 

Las fusiones que reclama Guindos son tanto nacionales como transfronterizas, según ha explicado en su intervención en el curso de verano sobre el sistema financiero y la crisis del Covid, organizado por BBVA y la Apie.

Recuperación incierta

Guindos ha advertido de que el rebote de la actividad económica en la zona euro tras el hundimiento registrado en los dos primeros trimestres del año ha perdido intensidad
durante el mes de agosto, después del fuerte crecimiento observado en julio, y ha subrayado que se trata de una recuperación "incierta, incompleta y desigual" por sectores y países.

"En el tercer trimestre esperamos un incremento importante de la actividad económica, aunque hemos visto que los datos de julio fueron muy fuertes mientras que los de agosto han perdido algo de intensidad, sobre todo indicadores adelantados como los PMI", ha apuntado el banquero central. 

Guindos ha destacado que sigue predominando la incertidumbre con respecto a la situación económica y las perspectivas, incluyendo una aproximación distinta de los gobiernos de cara a la segunda etapa de la pandemia, en la que se muestran reacios a un nuevo confinamiento.

En el caso de España, el exministro de Economía ha señalado que existen "multiplicidad de razones" por las que la caída del PIB ha sido más intensa que en la zona euro, con una contracción de casi el 23% en el primer semestre de 2020, como consecuencia de las medidas de confinamiento implementadas en el país, el peso del sector servicios, sobre todo el turismo,
así como por la estructura de tamaño y escala de las empresas españolas, "muy pequeñas por razones regulatorias, administrativas y ante la falta de unidad de mercado".

Así, el vicepresidente del BCE ha apuntado un cierto "comportamiento divergente" de la economía española en comparación con el resto de la zona euro en los datos macroeconómicos más recientes, algo que puede venir marcado por la evolución del turismo. "Son avisos que hay que tener en consideración", ha advertido.

Hoy se conocía que el crecimiento de la actividad manufacturera en España se interrumpió en agosto como consecuencia de los rebrotes del Covid-19 y la incertidumbre, según refleja la encuesta PMI, que retrocedió a 49,9 puntos desde los 53,5 de julio, un nivel que indica un estancamiento del sector, donde los recortes de empleo continuaron por decimosexto
mes consecutivo.

A principios de agosto, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) advirtió de que la economía española corre el peligro de quedarse rezagada respecto de las principales economías avanzadas en la recuperación de la crisis provocada por la pandemia
al volver a ofrecer síntomas de debilidad cuando, por el contrario, el resto de economías desarrolladas experimenta un fortalecimiento de sus perspectivas.

En este sentido, Guindos ha destacado la importancia para España del nuevo fondo de recuperación aprobado en la UE, ya que este nuevo instrumento "elimina en cierta forma el distinto espacio fiscal de los países" para que la intensidad de la respuesta fiscal no sea un elemento que dificulte la recuperación. "El fondo es una ayuda muy notable a los países con menos espacio fiscal", ha añadido.

Normas
Entra en El País para participar