El Banco de España constata mayores caídas salariales entre empleados cualificados

La devaluación salarial golpea con más fuerza a los salarios altos y de personas mejor formadas; crece la desigualdad tras la crisis de 2008

Un hombre pasa ante una ofician de empleo en Madrid.
Un hombre pasa ante una ofician de empleo en Madrid. Efe

La alta formación y la pertenencia a un sector laboral cualificado no aseguran necesariamente una retribución estable a lo largo del tiempo. Así lo constata el Banco de España en un estudio que ha publicado este lunes, titulado 'Tendencias laborales intergeneracionales en España en las últimas décadas'. El supervisor afirma que los salarios reales medios percibidos a cada edad por los trabajadores más cualificados han caído a lo largo de las distintas generaciones, mientras que apenas han variado en el caso de los trabajadores de menor cualificación.

El estudio refleja que, con anterioridad a la crisis de 2008, los salarios medios mensuales antes de los 30 años de las generaciones nacidas más tarde eran similares a los recibidos por las generaciones anteriores, e incluso "algo mayores en el caso de los trabajadores de baja cualificación". Sin embargo, con la llegada de la crisis económica en 2008 y en años posteriores, los salarios medios dejaron de crecer con la misma intensidad ante incrementos de la experiencia, un fenómeno generalizado entre todas las generaciones y niveles educativos.

El Banco de España aporta un ejemplo del deterioro: un trabajador con estudios altos nacido en 1977 recibiese un salario medio a los 40 años (en 2017, una vez finalizado el período de crisis) sensiblemente inferior al percibido a esa misma edad por los nacidos diez años antes que él.

Mayor desigualdad tras la crisis financiera

Antes del comienzo de la crisis financiera, los salarios medios mensuales a tiempo completo eran muy estables entre generaciones, a edad similar, prosigue el estudio. "Las únicas diferencias que parecían observarse eran un ligero incremento en el caso de la remuneración de los más jóvenes de baja cualificación, y una ligera caída en el grupo de mediana edad y alta formación", precisan los autores. A partir del estallido de la crisis, la moderación salarial afectó a todos los grupos, pero con una intensidad desigual, de modo que, desde entonces, resulta más significativa la disminución de salarios medios percibidos por los trabajadores altamente cualificados.

Por el contrario, en el caso de los trabajadores con nivel de formación bajo, el descenso de los salarios es claramente menos pronunciado. El análisis de los datos ajustados por ciclo económico sugiere que estas diferencias se habrían mantenido durante la reciente fase de recuperación.

El estudio llega a dos conclusiones: la primera, que hasta la llegada de la crisis de 2008 los salarios medios mensuales a tiempo completo presentaban una "estabilidad intergeneracional bastante marcada", tan solo rota por ligeras subidas en el caso de los jóvenes menos formados, y pequeñas bajadas en los trabajadores de mediana edad más cualificados. La segunda conclusión expone que la llegada de esa crisis coincidió con moderaciones salariales generalizadas para las nuevas cohortes, "que han sido más intensas para los trabajadores más formados".

Componente cíclico y rotación

El Banco de España indaga, asimismo, en la combinación de la información de salarios con la cantidad de tiempo trabajado, y concluye que las rentas anuales medias han disminuido recientemente de forma generalizada. Este empeoramiento de las rentas laborales anuales que sufren las generaciones más jóvenes parece tener un cierto componente cíclico.

Finalmente, en términos de precariedad laboral, las generaciones más jóvenes se enfrentan a una temporalidad ligeramente menor, pero, por otro lado, quienes permanecen con contratos temporales sufren una mayor rotación, mientras que la parcialidad ha acelerado su ritmo de avance, especialmente entre los jóvenes con estudios medios y bajos.

Normas
Entra en El País para participar