Política monetaria

Lagarde reitera que hará "todo lo necesario" y pide una respuesta fiscal común

La presidenta del BCE interviene en el 75 aniversario de la formación de la UE

Lagarde reitera que hará "todo lo necesario" y pide una respuesta fiscal común
Adrian Petty/ECB/dpa

Christine Lagarde ha evocado este viernes a Robert Schuman para defener una respuesta fiscal y monetaria común de la UE a la crisis provocada por el coronavirus. Ha apelado al artiquecto del gérmen de la UE —es el "momento Schuman" de esta generación— unos horas después de que respondiese a la sentencia del Tribunal alemán, en la que pedía justificar las consecuencias de los programas de compras de deuda para que el Bundestag siguiese tomando parte en ellas. La presidenta del BCE ha respondido con las mismas palabras que lo hizo el día anterior: "Haremos todo lo necesario".

Lagarde entona así el "haré todo lo necesario para salvar el euro" con el que su predecesor, Mario Draghi, calmó a los mercados en 2012. Y es que el dictámen del Constitucional alemán era un ataque en la línea de flotación de esta política al pretender limitar el alcance de estas compras de deuda, si bien avalaba su legalidad. El mercado se temía que esto provocase una oleada de demandas que afectasen también a último bazuka monetario que ha sacado Lagarde para contener la debacle económica por el covid-19, dotado con 750.000 millones y flexibilidad total para hacer las compras.

"Mantenemos el objetivo de alcanzar la estabilidad de precios sin inmutarnos", ha afirmado Lagarde, repitiendo una a una las mismas palabras con las que el jueves respondió a los jueces alemanes. Unas palabras que han servido como bálsamo para el mercado de deuda, que empezaba a sufrir por una eventual eliminación de los instrumentos que han calmado a los inversores de la UE en los últimos ocho años. El rendimeinto del bono español hasta el 0,8% y la prima de riesgo, ha perdido los 140 puntos básicos.

Lagarde ha vuelto a avisar de la contundencia de la recesión que se avecina. Por ello, ha pedido que "Europa pase a la siguiente fase" en la respuesta a la crisis. "El foco debe ser proporcionar un soporte para que la economía vuelva a crecer", ha dicho. Y por ello ha reclamado que, como ya ha hecho el BCE, dé una respuesta fiscal común a la crisis.

La presidenta del BCE ha avisado de que las necesidades de endeudarse de los países se incrementarán en los próximos meses: "el gasto discrecional puede crecer, los estabilizadores automáticos se activarán y los avales públicos entrarán en funcionamiento". Así, calcula que estas necesidades de financiación superarán el 10% del PIB europeo o un rango entre 1 billón y 1,5 billones solo para este año.

"Necesitamos, como unión, estar preparados para el futuro. Como no hay culpable para esta crisis, debemos asegurarnos de que no hay cortapisas excesivas en nuestra respuesta. No todos los países tienen que reaccionar en el mismo sentido. Pero cada uno necesita ser capaz de responder según lo necesario. De otro modo, afrontamos el riesgo de ampliar las asimetrías y salir de esta crisis con una gran divergencia económica", ha afirmado Lagarde.

 

Normas
Entra en El País para participar