El Gobierno ofrecerá mascarillas y protocolos para la vuelta al trabajo en la industria y la construcción

El Consejo de Ministros aconseja el teletrabajo siempre que sea posible y pide a las empresas escalonar horarios y mantener la distancia entre personas

Un hombre caminando esta semana en Sevilla.
Un hombre caminando esta semana en Sevilla.

El Consejo de Ministros se han reunido este Viernes Santo de forma extraordinaria para aprobar la segunda prórroga del estado de alarma, hasta el 26 de abril, tras recibir el jueves el aval del Congreso de los Diputados, y para aprobar un segundo tramo de 20.000 millones de euros de la línea de avales públicos dirigidos a reactivar la financiación de la economía, en este caso circunscritos únicamente a pymes y autónomos.

La prórroga del estado de alarma llega en un momento en que la situación de parálisis de la actividad se revierte al escenario previo al 30 de marzo, cuando se decretó el cese de todos los trabajos no esenciales a cambio de un permiso retribuido recuperable que detuvo la industria y la construcción. Estas actividades pueden volver a operar desde este viernes, lo que han aprovechado ya algunas empresas, si bien se espera que sea a partir del lunes –e incluso el martes en aquellas comunidades donde ese día es festivo- cuando se recupere esta parte de la actividad.

“A partir del próximo lunes aquellas empresas que tenían autorizada su actividad laboral en el marco del anterior decreto de alarma están autorizadas a volver a la actividad. Los españoles podremos salir de casa para ir al trabajo dotarnos de los medicamentos y alimentos esenciales y para nada más. Es un sacrificio necesario”, ha dicho Illa, que ha instado a las compañías a fomentar el teletrabajo siempre que sea posible.

“No estamos todavía en fase de desescalada. El Gobierno está previendo” escenarios, pero de momento aún no ha puesto en marcha una suavización del actual estado de alarma. De hecho, los comercios minoristas no esenciales, hoteles, restaurantes y bares deberán seguir cerrados de momento al menos hasta finales de abril y está por ver si a partir de ahí el Ejecutivo permite la apertura gradual de algunos negocios adicionales.

Ante esta situación, el Gobierno ha elaborado una guía de buenas prácticas con los protocolos más recomendables, como el hecho de que toda persona con síntomas de enfermedad del coronavirus no acuda al trabajo, permanezca en su domicilio y contacte con la autoridad sanitaria.

En el desplazamiento al trabajo, ha continuado Illa, se deben utilizar los medios que más permitan distanciarse de otras personas, “mínimo un metro, si es posible, dos o tres metros”. En el caso de desplazarse en vehículos privados, hay que mantener la mayor distancia posible, con sola una persona por fila de asientos.

Además, las empresas deben mantener la distancia interpersonal dentro de lo posible, intentar escalonar los horarios de entrada y salida o garantizar la distancia en los controles de acceso. Mantener la distancia con otras personas, mantener el lavado de mano y mantener higiene personal, de espacios públicos y privados son las claves de la prevención, ha recordado Illa.

El ministro de Sanidad ha anunciado, además, que el Gobierno facilitará mascarillas a partir del lunes -el martes en las regiones en que sea festivo- para permitir que los trabajadores que vuelvan a sus puestos lo hagan con la protección adecuada. Más allá, Illa ha advertido que el uso de mascarilla es recomndable en los transportes públicos.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha considerado un “objetivo cumplido” el haber ayudado a contener la pandemia mediante este periodo de especial hibernación de la economía y ha defendido la necesidad de extender el estado de alarma “porque necesitamos este tiempo añadido para tener un mejor control de la pandemia sanitaria y para poder llegar en las mejores condiciones posibles a la siguiente fase”.

“El Gobierno seguirá tomando decisiones para paliar los efectos que la crisis sanitaria tiene en la actividad económica y laboral”, ha dicho Montero, recordando que se han movilizado casi 130.000 millones de euros. La ministra ha avanzado que se estudiarán las particularidades de los sectores culturales, por ejemplo, al que el ministro del ramo ha convocado en los próximos días.

La extensión del estado de alarma

La extensión del estado de alarma durante otros 15 días más supone la segunda prórroga del protocolo de excepción decretado el pasado 14 de marzo, si bien el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya avanzó el jueves ante el Pleno de la Cámara Baja que asume que habrá que extender su duración más allá del 26 de abril.

A partir de esa fecha, el Gobierno confía en poder ir recuperando la normalidad del país de forma gradual y siempre que las cifras de contagios sigan mejorando. De momento, este viernes se han registrado 605 nuevos fallecidos, la menor cifra desde el 24 de marzo, y 4.576 afectados más. En total, el país acumula 157.022 casos confirmados de contagio, 15.843 muertos y 55.668 pacientes curados.

“Estamos en la senda de cumplir el objetivo de esta semana, confirmar la ralentización”, ha dicho el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al valorar estas cifras, considerando que los protocolos que se facilitarán a las empresas impedirán nuevos repuntes en los contagios.

Los avales públicos

En el caso de los avales públicos aprobados este Viernes Santo, se trata del segundo tramo de 20.000 millones en garantías del Instituto de Crédito Oficial que el Ejecutivo libera, dentro del plan de llegar a movilizar hasta 100.000 millones de euros. El objtivo es beneficiar a 1,3 millones de pymes y autónomos, ha dicho Montero.

El primer tramo, de 20.000, se dividió al 50% en garantías para la cobertura de créditos a pymes y autónomos, y en otro tanto para el resto de compañías de mayor tamaño. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha aseverado que el primer tramo está lejos de estar agotado, pero ha admitido que algunos bancos han sido más rápidos en conceder los préstamos asociados a las garantías y que el Ejecutivo busca garantizar la liquidez especialmente para los pequeños empresarios.

Pacto en el Eurogrupo

De otra parte, la reunión del Ejecutivo llega solo unas horas después de que el Eurogrupo alcanzara finalmente un pacto, la noche del jueves, para habilitar una respuesta conjunta de los socios comunitarios a la pandemia del coronavirus.

Durante semanas, Italia y España se habían enfrentado a países del norte como Países Bajos y Alemania, reclamando la emisión de coronabonos para financiar la crisis y el uso del fondo de rescate europeo, el MEDE. Aunque no ha sido posible un pacto en torno a las emisiones comunitarias, el Eurogrupo sí ha consensuado el uso del fondo de rescate, que junto a los fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el nuevo fondo Sure dirigido a financiar los ERTES y combatir la pérdida de empleos, movilizarán en conjunto medio billón de euros.

“La UE ha dado un paso muy importante al establecer una triple red de seguridad para ciudadanos y empresas”, ha valorado Montero durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, defendiendo que los fondos ayudarán a complementar los avales del ICO ofrecidos en España.

El Consejo de Ministros ha valorado el de ayer como “un día importante para la construcción europea, pero todavía queda mucho por hacer”, considerando necesario que se impulse una suerte de Plan Marshall europeo, un fondo de reconstrucción que el Ejecutivo español espera ver acordado en las próximas semanas. El Gobierno también sigue apostando por la mutualización de costes, mediante emisiones como los llamados coronabonos. “No podemos defraudar a los millones de europeos que han depositado su confianza en este gran proyecto europeo”, ha dicho Montero.

El plante de la patronal

El Consejo de Ministros extraordinario se ha celebrado solo un día después de que las patronales CEOE y Cepyme emitiesen un duro comunicado contra el Gobierno al que acusan de “deslealtad con el diálogo social” por no haberles consultado sobre la aprobación de un ingreso mínimo vital de emergencia durante la pandemia.

El plan, que fue presentado por el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda, 2030, Pablo Iglesias, a sindicatos y otras organizaciones, no habría sido consensuado con la patronal, que avanzó que no acudiría a la reunión de los agentes sociales convocada para este viernes por el Minsiterio de Trabajo, al que recriminó no estar pagando aún las prestaciones de los empleados sujetos a expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) o a los autónomos que han pedido el cese de actividad.

“El Gobierno mantiene una relación absolutamente fluida con la CEOE”, ha defendido la ministra portavoz del Ejecutivo, explicando que pudo haber una “confusión” entre que el ingreso mínimo fuera compartido con algunos empresarios y el hecho de que se diera por hecho que había sido con la gran patronal.

En el plano político, Montero ha hecho una “invitación abierta, generosa leal al conjunto de las fuerzas políticas” buscando su adhesión a un nuevo gran pacto nacional que permita enfocar la recuperación del país tras la emergencia sanitaria.

Normas
Entra en El País para participar