Banca

El coronavirus da una nueva vuelta de tuerca al desplome de los brókeres

El mercado espera la “muerte lenta por asfixia” de varias sociedades; las previsiones apuntan a beneficios mínimos o pérdidas en 2020

El coronavirus da una nueva vuelta de tuerca al desplome de los brókeres pulsa en la foto

Si el negocio de las sociedades y agencias de valores se encuentra amenazado desde hace más de dos años por la directiva Mifid 2, en vigor desde enero de 2018, la crisis sanitaria del coronavirus supone la puntilla para varias de estas empresas, coinciden todas las fuentes financieras consultadas.

La intervención el pasado 21 de marzo de la agencia de valores Esfera por parte de la CNMV ha vuelto a poner en el punto de mira a este segmento del negocio financiero.

Aunque la caída de Esfera no tuviese su origen en el desplome de los ingresos que va a provocar el coronavirus en las agencias de valores por la paralización del negocio de intermediación bursátil, sí ha vuelto a encender las alarmas en este sector.

Un destacado ejecutivo financiero explica que la caída de Esfera ha sido “una muerte súbita”, mientras que gran parte de las restantes 55 agencias de valores existentes en España sufrirá una muerte lenta por asfixia” en los próximos meses. Entre este tipo de brókeres y las sociedades de valores, sus hermanos mayores, había un total de 95 firmas registradas en la CNMV a cierre del año pasado (véase gráfico).

El supervisor que preside Sebastián Albella intervino Esfera Capital a petición de la propia entidad tras haber detectado “un desfase patrimonial por una incidencia relacionada con la gestión de las posiciones en derivados de un número limitado de clientes”.

Otras fuentes del sector señalan que en España no deberían producirse otros casos como el de Esfera, aunque reconocen que caerán otras sociedades por inanición de actividad o unos márgenes minúsculos. Estas caídas serán la oportunidad de crecer para otras firmas, que aprovecharán para comprar estos intermediarios o para captar el negocio que dejen. Las agencias de valores, sin tener en cuenta las sociedades de valores, que también sufrirán, registraron en España el año pasado un beneficio de solo 6,2 millones de euros, repartidos entre las 55 firmas. En 2017 su beneficio fue de 12 millones y en 2018, de 7,5 millones, según las estadística del vigilante de los mercados españoles. Las ganancias del pasado ejercicio parten de unos ingresos de solo 130,3 millones de euros y 121 millones de costes.

Las mismas fuentes señalan que dados esto números, con solo una caída de los ingresos de un 15%, porcentaje mínimo de descenso que se espera, el conjunto de estas agencias entrarán en pérdidas. Solo con un descenso de los ingresos del 10% el beneficio sería de cero euros.

En conjunto, las empresas de servicios de inversión (sociedades y agencias de valores) registraron un beneficio neto de 60,69 millones de euros en 2019 (75,5 millones antes de impuestos), con una caída del 38% frente al año anterior. Y el 33% de las empresas de servicios de inversión registradas en la CNMV perdió dinero el ejercicio pasado. El desplome de las ganancias se suma a las caídas anteriores. La entrada en vigor de Mifid 2 fue un golpe para estas firmas.

La nueva normativa obliga a que las entidades adopten todas las medidas “suficientes” para lograr el mejor resultado posible para los clientes en sus operaciones en Bolsa. BME continúa siendo líder por liquidez entre los valores nacionales, pero existen otras plataformas, como Turquoise, Bats CXE o Chi-X, que se han asentado. Y participar en ellas es caro y exige invertir en tecnología. Mifid 2 también obliga a las gestoras de fondos a demostrar que han realizado un exhaustivo proceso de selección de proveedores. Esto afecta a las firmas de corretaje. Las gestoras de fondos deben elaborar un informe explicando qué criterios han utilizado para elegir a un bróker determinado, lo que también está repercutiendo en un ajuste de costes.

Ya 2018 fue considerado el peor ejercicio de la historia de estas empresas de servicios. Ese año ganaron un 87% menos que en 2007, el mejor ejercicio de su historia tras sumar unos resultados de 900 millones de euros antes de impuestos. La CNMV ya anticipó el año pasado s que el sector se enfrentaba a una reconversión.

El año pasado, las sociedades de valores que más dinero perdieron antes de impuestos fueron UBS Securities (11,3 millones de números rojos), la filial de Credit Suisse (5,6 millones) y Ahorro Corporación Financiera (3 millones).

Los farolillos rojos en las agencias de valores fueron Julius Baer (3,9 millones de euros), Mutuactivos Inversiones (1,7 millones) y Axon Wealth Advisory Digital (1,3 millones).

Los aspirantes a comprar Degroof bajan sus ofertas

Rebajas. Las entidades interesadas en la compra de la firma Degroof Petercam deberán presentar sus ofertas antes del próximo día 14 de abril, fecha en la que finaliza la admisión de ofertas vinculantes. Pese a ello, los interesados (Singular Bank, Andbank y Banco de Alcalá, principalmente) no descartan que esta subasta iniciada en febrero pudiera retrasarse algunas semanas dada a parálisis financiera y de gran parte de la actividad económica europea como consecuencia de la crisis del coronavirus. De momento, lo que parece que ha variado es la valoración de la firma catalana. Los interesados valoran esta firma de gestión de activos en menos de 30 millones de euros, según explican fuentes del mercado, que argumentan esta caída del precio en los efectos negativos del Covid-19. El mandato de venta lo tiene Arcano. Degroof Petercam cuenta con 1.200 millones de euros en activos gestionados, pero lleva cinco años seguidos en pérdidas. En 2019 perdió 4,5 millones. El banco que gestiona Javier Marín, Singular Bank, es el más interesado en su compra, ya que supondría poner un pie en el mercado catalán, en el que Singular no tiene presencia. Otro banco que lleva meses en venta es Finantia, pero parece que no tiene ningún pretendiente.

Normas
Entra en El País para participar