Concentración del sector

La CNMV anticipa fusiones y compras en los intermediarios de Bolsa

Tres entidades concentran el 73,5% de los beneficios de todo el sector. Dos firmas cerraron 2018 con déficit de recursos propios

La CNMV anticipa fusiones y compras en los intermediarios de Bolsa pulsa en la foto

Las empresas de servicios de inversión españolas pasan por uno de los peores momentos de su historia. Las sociedades y agencias de valores ganaron el año pasado un 87% menos que en 2007, cuando alcanzaron su máximo histórico con un resultado antes de impuestos de cerca de 900 millones de euros. Fue el mismo año en que el Ibex alcanzó su récord al rozar los 16.000 puntos. La CNMV anticipa en su último boletín trimestral que el sector se enfrentará a una reconversión.

El supervisor apunta que "cada vez se está produciendo una mayor concentración" de los beneficios en este tipo de firmas. El documento añade que "las entidades más grandes son cada vez más rentables, mientras que las de menor tamaño encuentran cada vez más dificultades". El organismo, que vigila la solvencia de estas entidades al igual que el Banco de España y el BCE controlan la de los bancos, agrega que "dos agencias de valores cerraron el ejercicio con déficit de recursos propios, aunque de escasa cuantía", y concluye que, pese los niveles de solvencia del sector son holgados, "en términos relativos representan cifras absolutas reducidas, que podrían devenir insuficientes en caso de impactos significativos".

Los cambios regulatorios puestos en marcha con la entrada en vigor en 2018 de la directiva europea Mifid 2 han tenido que ver con la caída de rentabilidad del sector. "La actividad (...) se siguió viendo lastrada por la creciente competencia de las entidades de crédito en la prestación de servicios financieros y el desplazamiento de parte de la negociación de las Bolsas españolas hacia otras plataformas de negociación establecidas fuera del territorio nacional", explica la CNMV.

La nueva normativa de valores obliga a que las entidades adopten todas las medidas "suficientes" para lograr el mejor resultado posible para los clientes. BME, el gestor de los mercados regulados españoles, continúa siendo líder con una cuota del 66,84% en las empresas del Ibex el pasado marzo, según los datos de Liquid Metrix, pero plataformas como Turquoise, Bats CXE o Chi-X se han asentado en España. Estar en ellas es caro y además requiere una inversión tecnológica importante.

El organismo encargado de velar por la integridad del mercado español añade que estas firmas siguen reorientando su modelo de negocio. De esta forma, su principal y tradicional fuente de ingresos (la tramitación y ejecución de órdenes) ha ido perdiendo peso mientras que otras líneas de negocio como la comercialización de fondos de inversión, la gestión de carteras y el asesoramiento en materia de inversión lo han ido ganando.

La concentración de los beneficios es cada vez más obvia, de manera que un número reducido de sociedades generó la mayor parte de los beneficios. Mapfre Inversión, Altura Markets, Morgan Stanley representaron el 73,5% de los beneficios antes de impuestos del sector el año pasado. Y las tres pertenecen a grandes grupos bancarios o aseguradores. Altura Markets está controlada al 50% por Société Générale y BBVA. "La polarización también tuvo su reflejo en el número de entidades que incurrió en pérdidas, que fue de 18 frente a las 7 del año anterior", puntualiza la CNMV, que agrega además que el volumen de esas pérdidas también fue muy superior a la cifra de 2017, ya que fue de 28,8 millones, el doble que un año antes.

La posibilidad de que finalmente el Gobierno cree el impuesto sobre transacciones financieras, por un 0,2% de las compras en cotizadas de más de 1.000 millones, sería un problema adicional.

El papel que juegan las gestoras de fondos

Negocio de volúmenes. Fuentes del sector de las empresas de servicios de inversión añaden que es necesario una masa crítica de negocio necesaria para ser rentable y que muchas firmas no van a poder competir contra las grandes casas. Así, apuntan que tendrán que buscar asociarse o vender el negocio. La nueva regulación de Mifid 2 exige a las gestoras de fondos efectuar un proceso de selección de su intermediario. Y todas aquellas firmas que no tienen acceso a las plataformas alternativas tienen más complicado demostrar que están tomando las medidas "suficientes" para garantizar la mejor ejecución de la orden de compraventa. Santander puede cotizar a 4,3 euros por acción en la Bolsa española, el mercado regulado de BME, y a 4,2 euros en Turquoise. La mejor práctica sería elegir BME si el cliente quiere vender y la otra plataforma si su objetivo es comprar.

Normas