Ejecutivo, comunidades e industria se movilizan para proveer material sanitario

El Gobierno cierra la compra de un lote de 432 millones a China, las empresas reorientan su producción y aportan donativos

Paquetes en un carguero preparados para ser enviados y en los que se incluyen las 300.000 mascarillas donadas por Inditex que llegarán a España desde China en los próximos días.
Paquetes en un carguero preparados para ser enviados y en los que se incluyen las 300.000 mascarillas donadas por Inditex que llegarán a España desde China en los próximos días. Inditex

España se enfrenta a la semana más dura de la crisis del coronavirus. Los infectados y los muertos continúan aumentando y, tal y como avisó el coordinador de la emergencia, Fernando Simón, ayer, “la carga sobre los servicios sanitarios seguirá creciendo”. Una presión, desigual por regiones, que recae en la primera línea de defensa contra la pandemia, el personal sanitario, que denuncia la falta de material básico de protección y que supone ya el 12% de todos los infectados del país. Ante esta situación, Gobierno central, comunidades y empresas se han movilizado para abastecerles de material.

El Ministerio de Sanidad anunció ayer la compra de equipos de protección a China por 432 millones de euros. En concreto, España ha comprado 500 millones de mascarillas, 5,5 millones de pruebas para detectar contagios, 950 equipos de respiración y 11 millones de guantes. Mientras llega el material del Gobierno, las comunidades autónomas han comenzado a surtirse por su cuenta. La Comunidad de Madrid –la que acumula el mayor número de contagios, con más de mil pacientes en las UCI– autorizó ayer una partida de 23,8 millones de euros para comprar respiradores eléctricos. Inversión que se suma al gasto extraordinario que el Gobierno de la región aprobó el domingo: 23,3 millones de euros para comprar a China mascarillas, respiradores y batas. Además, Galicia, Extremadura y Andalucía donarán equipos protectores a la capital.

Cataluña sigue de cerca la estela de Madrid. A principios de semana fue la región donde hubo más casos positivos nuevos. La Generalitat se ha gastado ya 35 millones de euros en 4 millones de máscaras de protección y 1,5 millones de trajes. La Comunidad Valenciana también cierra compras con proveedores chinos. Ha invertido 11 millones de euros en 3,8 millones de mascarillas, cerca de 5.000 monos de protección y 200.000 guantes. Andalucía, Galicia y Castilla y León también gestionan ya la compra de material sanitario a China.

El país asiático donó equipos como parte de un acuerdo al que llegó con España. 834 kits de diagnóstico, 50.000 mascarillas, 10.000 batas, gafas de protección, guantes y cubrezapatos. El Gobierno, por su parte, pidió 1,5 millones de mascarillas quirúrgicas y 450.000 respiradores, entre otros materiales, a la OTAN, aunque aún no hay fecha de entrega.

En paralelo a las compras, la industria del país ha reorientado su producción para abastecer de material. La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, que agrupa a siete sectores responsables del 50% del PIB, está prestando su colaboración al Gobierno.

El sector químico redobla esfuerzos para dispensar materia prima a otros como el textil. Juan Antonio Labat, director de la patronal Feique, destaca “un aumento del 50% de la producción de gases medicinales”, fundamentalmente el oxígeno para los hospitales. Asimismo, destaca que esperan que Sanidad levante la obligatoriedad del registro de bioetanol –proceso que se demora “unos dos años”– para desbloquear 500.000 toneladas de la sustancia, con la que se producirán geles hidroalcohólicos.

En el sector textil, más de 300 empresas de la confederación Moda España ya fabrican equipos de protección individual. “Por cada dos trabajadores y medio se pueden producir entre 200 y 250 mascarillas diarias”, calculan en un comunicado. Los principales grupos españoles ya movilizaron recursos, como Inditex, Purificación García o Carolina Herrera. Otros de capital extranjero también ajustan su producción a la demanda sanitaria: C&A anunció ayer que donará 41.000 mascarillas al hospital La Paz, uno de los más desbordados. La firma riojana de zapatos Callaghan anunció que pararía parte de su producción habitual para fabricar 1.200 mascarillas diarias.

Las marcas de automóviles se están enfocando en la producción médica. Desde la patronal Anfac indican que los fabricantes están aprovechando las impresoras 3D para producir viseras, gafas, máscaras de protección y mascarillas. Otras están cediendo sus flotas a los hospitales para trasladar al personal sanitario o para repartir medicinas. Fuentes de Sernauto explican que para los proveedores de la automoción, la transformación es más “complicada” que en ámbitos como el textil, pero destacan iniciativas como los respiradores industrializados que fabrica la Zona Franca de Barcelona en colaboración con HP o las pantallas faciales del centro de investigación vallisoletano de transporte Cidaut. También Antolin, que dedicará 50 empleados de la planta de Valladolid a fabricar unas 4.000 batas diarias con material de revestimiento de techos.

Los hoteles convertirán sus alojamientos, desde este miércoles cerrados al público, en hospitales improvisados. NH anunció en un hecho relevante a la CNMV que medicalizará establecimientos por todo el país. El comercio electrónico también toma posiciones: Alibaba entregará a España 50.000 test, respiradores y material protector después de acordar las entregas con el rey Felipe VI, mientras que Amazon ultima iniciativas, explican desde la empresa. Por su parte, el BBVA entregará esta semana 1.043 respiradores (43 específicos para las UCI) y 400.000 mascarillas, todo ello valorado en tres millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar