La compraventa de viviendas baja un 3,3% en 2019 tras cinco años de subidas

El descenso se produjo por la caída de las operaciones sobre casas usadas, aunque en total se superaron por segundo año consecutivo el medio millón de ventas

La compraventa de viviendas baja un 3,3% en 2019 tras cinco años de subidas pulsa en la foto

Las compraventas de vivienda no revalidaron en 2019 las cifras excepcionales logradas un año antes. Las operaciones cayeron un 3,3% respecto a 2018, marcando así el primer descenso tras cinco años de subidas ininterrumpidas. El recorte se produjo por la caída de las compraventas sobre viviendas de segunda mano, mientras que las de obra nueva aguantaron el tipo. Con todo, 2019 logró rebasar, por segundo año seguido, el medio millón de operaciones, una cifra que se remonta a niveles de 2008 –un año después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria–, según indican los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El pasado año se cerraron un total de 501.085 operaciones de compraventa de vivienda, lo que supone un descenso del 3,3% respecto a 2018, y el primero que se produce desde 2013, cuando el mercado residencial todavía no se había recuperado del boom. La caída pone así fin a un lustro de subidas, en el que se registraron repuntes de doble dígito especialmente vigorosos entre 2015 y 2018, entre el 11% y el 15%.

El descenso de las operaciones en 2019 era de esperar. A pesar de que diciembre logró cerrar con una subida del 1,8%, las compraventas acumulaban ya siete meses de descensos interanuales, con recortes especialmente importantes en agosto (-21,1%) y septiembre (-12%), cuando se comenzaron a sentir los efectos de la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria, que postergó el cierre de muchas operaciones.

De hecho, las cifras de verano hacían presagiar un descenso anual mayor del que finalmente se ha producido, indica el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar, quien espera que el mercado se adentre en una fase más estable en la que los crecimientos de doble dígito pasen a ser “cosa del pasado”. Por su parte, y pese al descenso, el responsable de Estudios de Fotocasa, Ismael Kardoudi, considera que el sector residencial pasa por un “buen momento” y que avanza hacia un periodo de normalización, tras “un año complicado” marcado no solo por el cambio regulatorio de las hipotecas, sino también por una “gran inestabilidad política”.

No obstante, señala que el tirón de las operaciones en estos últimos años se ha debido, en gran parte, a la demanda de reposición –cambiar de casa por otra mejor– y a los inversores, pero que “mucho ciudadano medio de a pie” todavía tiene muchas dificultades para acceder a una vivienda en propiedad. Por todo, llama al Ejecutivo a apostar por el ladrillo y a dotar de estabilidad al sector con “nuevas políticas de vivienda que den seguridad jurídica al ciudadano”.

El recorte registrado en 2019 se produjo por el descenso de las compraventas de segunda mano, que suponen más de ocho de cada 10 operaciones (81,5%). En concreto, las ventas de casas usadas cayeron un 4,2% hasta las 498.241 operaciones, tras seis años de subidas.

Por su parte, las compraventas sobre vivienda de obra nueva, que representan el 18,5% del mercado, aguantaron y lograron crecer un 1,2%, hasta las 92.844, la tercera subida consecutiva tras casi una década en número rojos. Con todo, el incremento se sitúa a mucha distancia de los registrados en 2018 y 2017, que rebasaron el 10%. Esa evolución dispar se hizo especialmente visible en el último mes del año, cuando las operaciones sobre viviendas de segunda mano apenas crecieron un 0,7% interanual, mientras que las de obra nueva repuntaron un 6,8%.

Según el responsable de Fotocasa, estas cifras muestran que la obra nueva “vuelve a despertar interés en un segmento muy determinado de la población”. No obstante, considera que todavía existe un “déficit de oferta” lo que, sumando a la “gran demanda latente” interesada en comprar en este tipo de vivienda, hace que pueda tener bastante recorrido en los próximos años.

Por regiones, la Comunidad Valenciana siguió liderando en 2019 el dinamismo del mercado residencial. Esta comunidad autónoma aglutinó el mayor número de compraventas por cada 100.000 habitantes, 1.890, seguida, a cierta distancia por Andalucía (1.511), La Rioja (1.503) e Islas Baleares (1.453). Más lejos se situaron Madrid (1.348) y Cataluña (1.340). En el otro extremo, las regiones más rezagadas y con menos demanda residencial fueron Galicia, con 775 ventas por cada 100.000 habitantes, Extremadura (913), Castilla y León (1.071) y Asturias (1.000).

En números absolutos, las comunidades con mayores ventas continuaron siendo Andalucía (100.339), Cataluña (79.751), Comunidad Valenciana (74.910) y Madrid (70.835). Las regiones que registraron los mayores repuntes anuales fueron Castilla-La Mancha (7,5%), Extremadura (5,7%) y La Rioja (3,1%), mientras que Canarias (-14,0%), Islas Baleares (-10,9%) y Navarra (-9,7%) concentraron los descensos más importantes.

El descenso de las compraventas se enmarcó en un año en el que los precios subieron un 7,2%, según los datos publicados también este miércoles por el Colegio de Registradores de la Propiedad. Las casas compradas por extranjeros descendieron ligeramente hasta el 12,5% del total –más de 63.000–, lideradas por británicos (14,2%), franceses (8%) y alemanes (7,8%).

Normas
Entra en El País para participar