La compra de viviendas sube un 10% en 2018 y alcanza su mayor nivel en una década

Con el año pasado son ya cinco los ejercicios seguidos al alza, aunque el crecimiento se ralentiza

vivienda

El pasado año se vendieron en España 515.051 viviendas, un 10,1% más que en 2017, y el mayor volumen en una década, según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con todo, el crecimiento de las compraventas en 2018 se ralentizó ligeramente respecto a ejercicios anteriores, por lo que los expertos coinciden en señalar que el mercado se adentra en un periodo de mayor estabilización.

Las cifras con las que cerró el sector residencial en 2018 son, para el jefe de Estudios de pisos.com, Ferrant Font, “un hito en el mercado de la vivienda”, ya que superaron por primera vez el medio millón de operaciones, un máximo histórico que no se registraba desde 2008, primer año tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

A la luz de los datos, los expertos valoraron la buena salud del sector y destacaron que se trata de un crecimiento estable. En efecto, según detalló la directora de Estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, las 515.051 operaciones del año pasado están “a niveles de actividad muy lejanos” de los alcanzados en 2007, en pleno boom inmobiliario, cuando se llegaron a registrar 775.000 operaciones.

Prueba también de ese aumento sostenido es el hecho de que, si bien, 2018 se anotó el quinto ejercicio consecutivo al alza, también fue un año en el que se ralentizó el crecimiento de las operaciones respecto a los tres años anteriores. Así, en 2017 las compraventas subieron un 15,4%; en 2016, un 14%; y en 2015, un 11,5%. En cambio, las alzas de 2018 sí superaron las de 2014 (aumento del 2%), año que marcó el inicio de la recuperación del sector.

El jefe de Estudios de Idealista, Fernando Encinar, destacó que esta evolución de las compraventas “puede significar que nos acercamos a la parte alta del ciclo”, algo que podría acentuarse más si el BCE decide iniciar el proceso de subidas de tipos.

Por tipo de viviendas, las casas de segunda mano representaron el 82% de las operaciones, y crecieron un 9,9%, hasta las 422.531 transacciones, mientras que las de obra nueva coparon el 18% del mercado (hasta las 92.520) y registraron un repunte del 11,1% respecto al año anterior.

Según los datos del INE, el mercado de segunda mano lleva seis años creciendo, pero ha moderado su recuperación respecto a los tres ejercicios precedentes, mientras que el de vivienda nueva se anotó su mayor repunte desde el inicio de la serie (2007).

La directora de Estudios de Fotocasa destacó que, a pesar de que la compra de viviendas despierta interés, quienes han tirado de las operaciones en 2018 fueron sobre todo los inversores y la demanda de reposición, es decir, la de aquellos particulares que cambian de casa para comprarse una mejor. “El ciudadano medio de a pie aún tiene muchas dificultades para poder acceder a una vivienda”, insistió.

Respecto a los datos mensuales, diciembre registró un aumento de las compraventas del 3,8% respecto al mismo mes de 2017, hasta las 33.831 operaciones. No obstante, si se comparan las cifras de diciembre con las del mes anterior, el INE refleja una caída del 19,7%, algo que los expertos achacaron tanto al efecto de la estacionalidad propia del último mes del año, así como a la incertidumbre que lastró el mercado antes de que se conociera la sentencia del Tribunal Supremo sobre gastos hipotecarios.

En el año, las autonomías que registraron las mayores subidas fueron Murcia (24,3%), La Rioja (18,9%) y Castilla-La Mancha (18,1%). En cambio, la región madrileña y la catalana, así como las islas, que suelen concentrar el mayor dinamismo inmobiliario, crecieron por debajo de la media nacional: un 7,7% en Madrid, y apenas un 4% en Cataluña y Canarias. Mientras, en Baleares, las compraventas cayeron un 2,9%, siendo la única región donde la evolución fue negativa. Solo en diciembre, las operaciones descendieron en seis comunidades, lideradas por Canarias (-14,8%), Navarra (-10,8%) y Asturias (-8,4%).

Una ‘app’ para encontrar el mejor barrio en el que vivir


ING lanzó este martes una plataforma abierta a cualquier interesado (no solo los clientes de la entidad bancaria) para ayudar a elegir el mejor barrio en el que vivir en cinco de las principales ciudades del país: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao.

“Hablando con clientes nos dimos cuenta de que ya había muchísima información agregada para buscar casa, pero no de las características de cada barrio”, explicó el director de Financiación de ING, Jorge Rodríguez Maroto.

La herramienta agrega una gran cantidad de datos cuantitativos y cualitativos a partir de la información del INE (sexo, edad, población empadronada, tipos de familias, renta por hogar, estado civil o edad media de los edificios), así como de los servicios que recoge Google (puntos de interés, museos, centros deportivos, bares, restaurantes, hospitales, cines, etc.).

Normas