CBRE prevé que la vivienda en alquiler sea el mayor mercado inmobiliario para inversores

Calcula que la inversión en terciario alcance los 11.500 millones en 2020

Los recursos llegarán al sector como alternativa más rentable a la deuda pública

Inversión inmobiliaria Pulsar para ampliar el gráfico

La inversión en el mercado inmobiliario está en plena transformación. Los recursos que se dirigen hacia el sector de la vivienda en alquiler han ido creciendo en los últimos años y potencialmente aumentarán más. Tanto como para lograr convertirse en el segmento preferido para los inversores a medio plazo, según vaticinó ayer Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de la consultora CBRE, en la presentación del estudio Market Outlook 2020.

“Probablemente la vivienda en alquiler se convierta en el número uno de la inversión como sucede en EE UU”, opinó Ramírez-Escudero. “No creo que tarde más de cinco años en suceder”, añadió. El presidente de CBRE incidió en que la demanda creciente de este tipo de casas en arrendamiento es estructural en España, por lo que los grandes fondos van a ir incrementando su apuesta por un segmento todavía verde. “Los inversores se sienten atraídos por este segmento debido a los mayores retornos y al presentar un menor riesgo al ser un bien de primera necesidad, algo especialmente atractivo en la fase madura del ciclo inmobiliario actual”, añadió.

En 2019, la inversión en residencial ya fue de 2.071 millones con un peso creciente de los fondos foráneos que se alían con promotoras para construir un parque de vivienda en alquiler. En este campo, los mensajes de las Administraciones también van en ese sentido para aumentar la oferta de casas en arrendamiento en colaboración con la iniciativa privada. “La voluntad del Gobierno va por el camino de incrementar la vía del alquiler”, recordó el presidente de CBRE.

Inversión en máximos

Esta consultora inmobiliaria refleja en sus previsiones que la inversión siga a niveles máximos como en los últimos tres años, debido a que es la mejor alternativa a la deuda pública y la renta variable. “En un entorno de tipos de interés bajos, el inversor continúa poniendo el foco en el inmobiliario”, apuntó Lola Martínez Brioso, directora de research de CBRE, debido al gap de rentabilidad favorable frente al bono alemán o español.

Por eso, esta firma calcula que la inversión en activos terciarios en España (oficinas, retail, logística, hoteles, residencial y alternativos) alcance entre 11.000 y 11.500 millones de euros, algo menos que en 2019, cuando se logró 12.000 millones, pero en niveles muy superiores a la tendencia histórica.

Para Ramírez-Escudero, “el sentimiento positivo del mercado hacia el inmobiliario español se mantendrá en 2020”, en parte debido a que aunque el crecimiento económico se desacelera sigue creciendo más que la media de la eurozona y, además, hay sectores todavía menos desarrollados como el residencial en alquiler, la logística o las residencias de estudiantes, entre otros.

Respecto a los diferentes sectores, desde CBRE se apunta a que el retail, muy castigado en el último año por los inversores ante las incertidumbres del comercio electrónico, se recuperará ante algunas grandes operaciones que se han cerrado este año, como la venta de los centros comerciales Puerto Venecia e Intu Asturias por parte de la socimi británica Intu. Por eso, Martínez Brioso señaló que se alcanzarán los 2.500 millones frente a los 1.475 millones del pasado año.

Normas