Calviño enfría la posibilidad de elevar el coste del despido que fijó el PP

Ve “relativo” que la indemnización de 20 días sea barata y, aunque abierta a corregir la norma, advierte que no se puede “arriesgar” el crecimiento del empleo

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño.
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño.

El preacuerdo para formar un Gobierno de coalición que sellaron hace una semana PSOE y Unidas Podemos ha despertado cierto nerviosismo en algunos sectores empresariales, particularmente preocupados por la posibilidad de que el nuevo Ejecutivo revierta reformas que han aplaudido, como la del mercado laboral que efectuó el PP en 2012. La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, ha querido lanzar hoy un mensaje de tranquilidad al empresariado acotando bastante el posible calado de una revisión de la norma.

Aunque Unidas Podemos apuesta por la derogación de la reforma, el PSOE viene suavizando su mensaje hacia una revisión de “los aspectos más lesivos”. A tenor de las palabras de la ministra de Economía, sin embargo, la mayor facilidad para despedir con 20 días de indemnización que introdujo la reforma, ampliando las justificaciones para el despido objetivo, no estaría necesariamente entre esos puntos.

Preguntada, en una entrevista concedida a Radio 4, por los planes del Gobierno de coalición para incrementar la indemnización por despido en el marco de la revisión de la reforma laboral del PP, Calviño ha sostenido considerar barato el pago de 20 días por año trabajado “es relativo” si se compara con el resto de Europa.

“El dato no sale particularmente bajo", dijo, defendiendo que "no podemos analizar un solo elemento sin tener en cuenta todo el conjunto". Aunque reiteró que su objetivo es acabar con los aspectos más nocivos de la reforma laboral del PP, Calviño advirtió que España ha conseguido que su ritmo de creación de empleo sea superior al de la economía. “Eso no lo podemos arriesgar”, apuntó.

“Hemos tenido un mercado que ha generado mucho empleo en los últimos años”, expuso la que, según avanzó el líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones sería la nueva vicepresidenta económica del futuro Ejecutivo.

En esta línea, Calviño ha aseverado, recoge Servimedia, que hay otras prioridades en el mercado de trabajo como son la mejora de la calidad del empleo, algo en lo que el Gobierno actual ya ha venido trabajando elevando el salario mínimo interprofesional un 22%, hasta los 900 euros, o apostando por reducir la dualidad entre contratos fijos y temporales, asunto al que ha dedicado especialmente la inspección de Trabajo a fin de evitar casos fraudulentos.

Esta postura podría chocar con las ambición de Unidas Podemos de derogar completamente la reforma laboral, aunque su líder, Pablo Iglesias, ya advirtió a la militancia de que el pacto de coalición supondría renunciar a un buen número de propuestas de su programa.

En cuanto a las posibles fricciones que se puedan generar en el nuevo Ejecutivo con la entrada de Iglesias como vicepresidente social, Calviño ha declarado que "no me asusta trabajar con personas que ven la vida diferente.

“Nadie ve una crisis a corto plazo y menos en España”

“Todos estamos un poco traumatizados por lo sucedido en 2007. Nadie vio la profundidad de la crisis, ni la segunda parte de la crisis”, sostuvo este martes la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, para matizar que, pese a la preocupación generalizada que se vive en la actualidad por el riesgo de sufrir otra crisis, la situación es muy diferente. “El PIB sigue creciendo trimestre tras trimestre, a unos niveles muy superiores a los de los países de su entorno y con un perfil de crecimiento mucho más equilibrado”, ha subrayado, defendiendo que “Nadie ve en el corto plazo una crisis y menos en España”, que crece al doble de velocidad de la UE y para la que propone una política “prudente y responsable”.

Normas