Sánchez: “Me gustaría que hubiera Gobierno en diciembre”

“El Gobierno entre PSOE y Podemos es el único posible”, ha dicho el presidente, asegurando que solo ellos dos apuestan por el diálogo para resolver la crisis catalana

El presidente del Gobierno en funciones, y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, recibe en La Moncloa al al presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel.
El presidente del Gobierno en funciones, y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, recibe en La Moncloa al al presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel.

“El Gobierno entre PSOE y Podemos es el único posible, así lo han decidido los españoles” en las urnas, sostuvo este jueves el presidente del Ejecutivo en funciones, y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su primera comparecencia ante la prensa tras sellar un pacto de coalición con Unidas Podemos para tratar de gobernar durante la XIV Legislatura.

“Hemos ofrecido una salida a la crisis de gobernabilidad en 48 horas”, que era el compromiso socialista para el 10N, aseveró, avanzando que su plan es constituir el nuevo Ejecutivo “en diciembre”. Un objetivo que se complica después de que ERC, cuya abstención sería clave, mantuviese este jueves su negativa a apoyar la coalición ante lo que Sánchez advirtió a los secesionistas que “PSOE y Podemos son las únicas fuerzas que apuestan por el diálogo para resolver la crisis en Cataluña”.

Sánchez, que compareció en La Moncloa con motivo de la recepción del presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, defendió su reciente giro estratégico –tras la investidura fallida a la que se sometió después del 28A sostuvo que tener a Pablo Iglesias en el Gobierno le quitaría el sueño– alegando que el pacto con Unidas Podemos es “ilusionante” y dibuja un proyecto “cohesionado, solidario y leal”.

El líder socialista expuso que su grupo trabaja ahora en lograr los apoyos parlamentarios necesarios para “echar a andar la Legislatura” antes de fin de año, y en ultimar un programa de gobierno conjunto con la formación morada.

Este expuso, abordará el impulso al crecimiento económico, la transición ecológica, la mejora del empleo, o la crisis territorial, aunque admitió que ese es un reto complejo y “no lo vamos a resolver en dos meses”, pero pidió “responsabilidad” al resto de partidos.

El rechazo de ERC

Esta última afirmación fue una alusión bastante clara a ERC, que este jueves avanzó su voto en contra de la investidura de Sánchez. Tras una reunión de unos 50 minutos entre el portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, y la vicescretaria del PSOE, Adriana Lastra, el grupo soberanista emitió un comunicado en el que justificaba su decisión dada la falta de “indicio alguno de que el PSOE vaya a abandonar la vía represiva para afrontar el conflicto político existente entre Catalunya y el Estado”.

“La apuesta de ERC es una resolución política del conflicto a través de una mesa de negociación”, expuso la formación. La negativa de los socialistas a abrir un diálogo de este tipo que estudiase la posibilidad de celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña ya fue el detonante de que en febrero ERC votara en contra del plan presupuestario de Sánchez propiciando la convocatoria del 28A.

Ahora, pese a las diferencias de criterio que PSOE y Podemos venían mostrando sobre cómo abordar el reto secesionista, el pacto de ambas formaciones aboga por “fomentar el diálogo” en la región, pero “siempre dentro de la Constitución” lo que cierra la puerta a una consulta secesionista.

Con todo, ERC se avino este jueves a seguir negociando con el PSOE y añadió una exigencia más factible, dado el signo que tendría el Gobierno de coalición, al reclamar también “avanzar en materias sociales urgentes bloqueadas en el Congreso y en el Parlament de Catalunya”.

La abstención de ERC sería clave para desbloquear la investidura de Sánchez. Los 120 escaños obtenidos por el PSOE el 10N y los 35 de Podemos les dejan lejos de la mayoría absoluta de 176 escaños. Aun contando con el apoyo de los tres diputados de Más País, y el aval de las fuerzas regionalistas (PNV, BNG, CC, PRC y ¡Teruel Existe!), la coalición sumaría solo 169 votos favorables y necesitaría la abstención de ERC, o la de Bildu y Ciudadanos, por ejemplo, para lograr más votos a favor que en contra (entre los que se prevén los de PP, Vox, Navarra Suma, los secesionistas y, a priori, Cs) en segunda votación.

La contestación social ante el fallo condenatorio del procés, el alza de JxCAT y la CUP en las elecciones o su propio retroceso complican que ERC pase del voto negativo que avanzó este jueves al favorable, pero el PSOE tiene aún semanas por delante para tratar de transformarlo en una abstención. Mientras tanto, los socialistas mantendrán contactos con el resto de partidos, excluyendo a EH Bildu y a Vox.

PP y Ciudadanos, por su parte, siguen cargando contra el pacto de coalición anunciado por Sánchez e Iglesias y defienden la necesidad de abrir un diálogo con el PSOE para dejar fuera de la ecuación a Podemos.

Así lo expuso este jueves el presidente de la Xunta de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo, que instó a detener una coalición “letal” apoyada por el secesionismo. Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, anunció que iniciará una ronda de contactos con el resto de partidos para analizar la situación.

Aunque el propio PP ha enfriado la opción de abstenerse para que el PSOE gobierne solo, ante el auge de Vox, su portavoz en el Senado, Javier Maroto, sostuvo este jueves que es Sánchez quien “ha dejado claro” que no pactará con ellos.

Presión de los barones contra la dependencia de los secesionistas

Page. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, mostró este jueves su rechazo a que partidos independentistas puedan tener la posibilidad de condicionar toda la Legislatura a cambio de su apoyo a una investidura de Pedro Sánchez, al tiempo que defendió que hay que reclamar “responsabilidad” tanto a PP como a Ciudadanos para evitar ese extremo, dada que su abstención desbloquearía la situación. Eso no significa, sostuvo Page, “que no se deba hablar” con los secesionistas, pero aseveró que el nuevo Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que dijo apoyar, no debe verse hipotecado por estas fuerzas.

Ibarra. Por su parte, el expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, reiteró este jueves su decisión de abandonar el PSOE si el partido opta por formar Gobierno con Podemos y las fuerzas independentistas, cosa que ya prometió en 2016.

Normas