CaixaBank abre la vía para alcanzar pactos exprés en los juzgados hipotecarios

El banco se adhiere a dos protocolos en Barcelona y Pamplona

caixabank via rapida
Sede de CaixaBank en barcelona Reuters

La avalancha de demandas que reciben las entidades financieras por casos relacionados con la contratación de hipotecas ha colapsado los juzgados uniprovinciales (creados para tratar casos de cláusulas abusivas) hasta el punto de acumular en torno a 500.000 asuntos en los dos últimos años. Por ello, según explican fuentes jurídicas, los jueces han propuesto a los bancos adherirse a un programa voluntario para resolver las demandas de sus clientes por la vía rápida. Aunque este tipo de pactos era habitual entre entidades y clientes, hasta ahora no había un mecanismo en la Justicia para agilizar el proceso.

De momento, los únicos juzgados en poner en marcha sus protocolos han sido los de Pamplona y Barcelona y el primer banco en unirse ha sido CaixaBank.

El juzgado de Barcelona calcula que tardaría 15 años en resolver los asuntos pendientes si todos van a juicio, sin contar con la entrada de nuevas demandas, así que ha propuesto medidas extraordinarias. La idea es promover pactos exprés en los asuntos más sencillos en que hay doctrina clara del Tribunal Supremo de modo que los jueces puedan centrarse en los asuntos más conflictivos. El protocolo de Barcelona establece un procedimiento exprés sobre la validez de las cláusulas de comisión de apertura, vencimiento anticipado, intereses moratorios y gastos de hipotecas y sobre las cantidades a reintegrar al cliente. El protocolo navarro se centra en gastos hipotecarios e intereses de demora.

En el caso de Barcelona, cuando se recibe una demanda de este tipo, el juzgado la traslada al banco y da a las partes 20 días hábiles para negociar un pacto. El banco se compromete a hacer una oferta y si hay acuerdo, la entidad se lo notifica al juzgado y se cierra el expediente sin costas antes incluso de su admisión formal a trámite. Se trata de un pacto exprés para evitar que el proceso arranque y el juez tenga que consumir recursos en aquellos casos en los que se podría evitar.

En uno de los protocolos firmados al que ha tenido acceso CincoDías se detalla que el propósito de este programa es “promover el acuerdo extrajudicial entre las partes que implique, primero, reconocer extraprocesalmente la validez o ineficacia de aquellas cláusulas; segundo, pactar la cantidad a reintegrar siguiendo aquellos criterios jurisprudenciales; y, tercero, desistir del procedimiento asumiendo cada parte las costas originadas a su instancia y las comunes por mitad”.

No obstante, fuentes conocedoras de la situación explican que el protocolo ya advierte de que, en caso que una de las partes (banco o cliente) proponga un acuerdo equivalente al que adoptaría el juez en la sentencia, y la otra parte no lo acepte, acabaría condenando en costas al extremo que lo haya rechazado. “Hay casos paradigmáticos como los conflictos con el suelo y los gastos en los que es muy fácil saber lo que va a pensar el juez porque hay criterios sentados por el Tribunal Supremo. Si analizas un tema de gastos o suelos que no sea transparente vas a saber el resultado. Por eso la visión que hay es muy pragmática en el sentido de delegarlo en las partes con un marco muy claro de actuación y ateniéndose a las consecuencias si no se llega al acuerdo”, enfatizan.

Las fuentes consultadas por este diario explican que CaixaBank es la primera entidad en adherirse a la iniciativa y que en Pamplona también se ha unido Caja Rural de Navarra. Asimismo, puntualizan que formar parte del programa resulta beneficioso para la entidad porque “se llega a un porcentaje mayor de acuerdos, al banco le permite mantener al cliente contento y además proporciona una buena reputación ante el juez”, por lo que no descartan que en el medio y largo plazo más entidades se adhieran a los protocolos.

De momento, en Pamplona el programa se mantiene como prueba piloto y en Barcelona ya han empezado a tramitarse los primeros casos.

El intento de mediación en Madrid

Marcha atrás. Según fuentes jurídicas, en Madrid también se ha intentado implantar un protocolo exprés para resolver las demandas, pero con la diferencia de establecer un mediador entre demandante y demandado. Esta medida “ralentizaba el proceso”, por lo que finalmente la propuesta no ha prosperado. Las mismas fuentes explican que se podría implantar estos protocolos en más capitales de provincia ya que “el principal interesado es el juez” para “reducir el número de asuntos que están pendientes de admitir a trámite”.

Normas