El colapso de los juzgados hipotecarios comienza a remitir por primera vez desde su creación

El número de asuntos acumulados en las sedes especializadas en litigios bancarios desciende de forma inédita desde junio de 2017

Concentración en protesta por las cláusulas suelo.
Concentración en protesta por las cláusulas suelo.

La justicia española ha comenzado finalmente a ser capaz de digerir la avalancha de litigios hipotecarios impulsados por consumidores en contra de la banca. El número de asuntos pendientes que se acumulan en los pasillos de los juzgados especializados en cláusulas abusivas de las hipotecas retrocede por primera vez desde su creación, en junio de 2017.

Así lo ha constatado este viernes el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) al informar de que estas sedes especializadas culminaron el segundo trimestre del año con 255.0247 causas pendientes de resolver, lo que supone un descenso del 2,25% respecto a los 261.122 casos acumulados a cierre del primer trimestre.

Los juzgados especializados en materia hipotecario fueron impulsados por el Gobierno de Mariano Rajoy en junio de 2017 a fin de absorber el aluvión de demandas de consumidores contra abusos hipotecarias de la banca, en pleno auge tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre las cláusulas suelo del mes de diciembre anterior.

Su ámbito de actuación comprende las célebres cláusulas suelo, pero también las cláusulas de vencimiento anticipado (que rigen los desahucios); las de intereses moratorios; los gastos de formalización de los créditos o las hipotecas multidivisa.

Desde su creación, estos juzgados están dando la razón al cliente mayoritariamente frente a la banca. En concreto, en el segundo trimestre del año el 96,55% de las 31.630 sentencias dictadas eran favorables al consumidor.

Hasta ahora, el número de asuntos pendientes en estos tribunales había crecido indefectiblemente trimestre a trimestre, pasando de 12.540 a mediados de 2017 a 261.122 en el arranque de 2019. En el segundo trimestre del año, la cifra se ha reducido en 5.875 casos.

A su vez, la tasa de resolución –que mide los asuntos resueltos sobre los ingresados- pasa del 82% de inicios de año al 118,4% a mitad del ejercicio, lo que supone que entre marzo y junio se han resuelto más causas de las que se han admitido a trámite.

Con todo, la tasa de resolución acumulada desde junio de 2017 se sitúa en el 41,3%. Aunque la cifra mejora el 35,1% del pasado marzo, indica que el volumen de demandas admitidas a trámite sigue superando con mucho la capacidad de abordarlos en estos juzgados.

De hecho, algunas sedes comenzaron a suspender la admisión a trámite de nuevos asuntos una vez que la carga que tenían colapsaba ya sus agendas a un año vista. Después de todo, estos tribunales fueron creados de forma específica con una dotación bastante limitada, aunque se ha ido reforzando desde 2017.

Normas