El CEO de Nissan se ha quedado más de lo que se esperaba

Hiroto Saikawa puede haber aumentado su paga. Las cifras parecen pequeñas frente a las acusaciones contra Carlos Ghosn, pero no importa

Hiroto Saikawa, consejero delegado de Nissan.
Hiroto Saikawa, consejero delegado de Nissan.

Hiroto Saikawa se ha quedado demasiado tiempo al frente de Nissan Motor. De acuerdo con Reuters, es probable que él y otros ejecutivos se hayan aumentado el sueldo. Las cifras en cuestión parecen pequeñas en comparación con las acusaciones contra el jefe depuesto Carlos Ghosn, pero eso no importa. Saikawa no ha reconstruido la credibilidad ni el desempeño en el fabricante de automóviles. Los inversores no tienen por qué ser pacientes.

Saikawa nunca ganó un concurso de popularidad en Nissan. Sin embargo, algunos esperaban que pudiera servir como un responsable decente después de que Ghosn fuera arrestado y acusado de mala conducta financiera por los fiscales japoneses. El expresidente franco-brasileño niega las acusaciones, pero el asunto desestabilizó una relación ya de por sí inestable con su socio, Renault.
Ahora, el comité de auditoría de Nissan ha descubierto que Saikawa y otros ejecutivos recibieron una compensación por exceso de acciones. Los medios de comunicación japoneses informaron de que Saikawa lo admitió, culpó a “la Era Ghosn” y prometió devolverlo. Los resultados de la investigación deben ser presentados a la junta directiva prevista para el 9 de septiembre.

El mal comportamiento es un duro golpe para la autoridad de Saikawa, ya que supervisa una revisión del gobierno corporativo de Nissan. Los inversores podrían haber estado inclinados a pasarlo por alto si el negocio hubiese ido bien. Desafortunadamente, ha subestimado repetidamente lo mal que están las cosas en el fabricante japonés de automóviles. Aunque en mayo Saikawa le dijo a los inversores que el rendimiento había tocado fondo, en julio demostró que no lo era. La ganancia neta cayó a sólo 6.400 millones de yenes (59 millones de dólares) en el segundo trimestre del año (de abril a junio), lo que representa una disminución de alrededor del 95% con respecto al mismo período del año anterior. Por otra parte, el margen de operación de la compañía cayó del 4% al 0,1%.

Muchos de sus cambios estratégicos, mientras tanto, han sido cuestionados por bastantes personas: las reducciones de personal, por ejemplo, fueron casi todas en mercados extranjeros que están creciendo a un ritmo más rápido que el de Japón.

Se suponía que Nissan iba a regresar ayer al mercado de bonos para recaudar casi 250.000 millones de yenes (aproximadamente 2.400 millones de dólares), una señal de normalización largamente esperada. Esto, sin embargo, se ha pospuesto, según informa DealWatch.

Inmediatamente después del escándalo, hubo un intento para dejar que Saikawa lidiara con la peor parte de las consecuencias, para que impulsara dolorosos cambios estratégicos en el mercado estadounidense, para que anunciara grandes despidos y también para que despejara el camino para un sucesor. Para bien o para mal, esa fase ya está completa. Saikawa ha prometido, no obstante, dimitir una vez terminado el trabajo de transición: los accionistas le exigirán que lo haga lo antes posible.

Normas