Exportar al otro lado del mundo. ¿Tiene sentido pensar en Australia?

Oportunidades de negocio en Australia y principales dificultades para operar en este país.

exportar australia

Los productos agroalimentarios, especialmente, los del sector gourmet son una de las oportunidades de negocio más destacadas para las empresas españolas en Australia. Esta es una de las principales conclusiones de la Guía de Negocios publicada y elaborada por la Oficina Económica y Comercial de España en Sidney. En ella se hace un análisis exhaustivo sobre el mercado australiano y las posibilidades de las empresas españolas de entablar relaciones comerciales allí.

Exportar productos o servicios fuera de nuestras fronteras es sinónimo de desarrollo. Las pequeñas y medianas empresas que han abierto nuevos mercados, además de sobrevivir a la crisis, han crecido en estos años. Lo más común es pensar en países de la Unión Europea a la hora de iniciar un proceso de internacionalización. La cercanía y las facilidades de intercambio hacen de Europa principal mercado internacional de las pymes en España. Pero, ¿y buscar oportunidades en otros lugares? ¿Es descabellado que una pyme piense en Australia como país al que exportar? A continuación, vamos a exponer qué sectores tienen grandes oportunidades al otro lado del mundo.

Qué pymes tienen opciones de exportar a Australia

Como adelantábamos, los productos gourmet con una imagen diferenciada tienen grandes posibilidades de éxito, según el análisis del ICEX. Pero si nos fijamos en el sector del consumo, son muchos los tipos de empresas que pueden encontrar opciones para exportar. La moda, el calzado, el equipamiento deportivo, productos de belleza o la cerámica decorativa, son algunos de los que el documento destaca como idóneos.

Por su parte, las empresas industriales tienen grandes opciones de negocio en Australia. Especialmente las dedicadas a la maquinaria agrícola, equipos de construcción, material eléctrico, equipos de repuestos de vehículos y telecomunicaciones. Además, en los últimos años, las empresas españolas han ido ganando presencia en las antípodas en sectores tan destacados como las energías renovables, infraestructuras y tratamientos de agua. De hecho, se han conseguido importantes contratos en el país. Todo ello, según aseguran desde el ICEX, favorece que se puedan abrir puertas a las industrias auxiliares, maquinaria y suministros de equipamiento.

También es significativo destacar la buena acogida que tienen las franquicias de moda y complementos así como las de comida rápida.

Dificultades a considerar

La principal dificultad que se encuentra a la hora de abrir mercado en Australia es el sistema arancelario. Antes de los años 80 Australia tenía unos aranceles muy elevados para productos importados que, con los años, se ha ido reduciendo de forma progresiva. Hoy en día el tipo arancelario medio es del 3,5% y el consolidado se sitúa en el 10,5%. Sin embargo, las diferencias con los aranceles de la UE siguen siendo muy amplias. Para productos industriales el arancel europeo es inferior al 1%, cuando en Australia se aplican tarifas de hasta el 10%.

Ante esta situación, Australia desarrolló un sistema, de forma unilateral, por el que los aranceles se fueran reduciendo en algunos sectores. De esta manera, en el año 2010 se quedaron reducidos al 5% los vehículos para el transporte de personas, las piezas y recambios para la automoción o los productos manufacturados. Además, en 2016, se sumaron a esta reducción todos los todos los productos textiles (moda y hogar) y el calzado. Por tanto, las pymes que pertenezcan a estos sectores, pueden beneficiarse de unas exportaciones más beneficiosas.

Además, de los aranceles, las pymes deben tener en cuenta otra serie de aspectos a la hora de exportar a Australia. Es importante realizar un buen estudio de mercado antes de lanzarse a exportar productos o servicios. Para ello, se recomienda conocer los gustos de los australianos, sus horarios, costumbres, trámites, etc., para poder diseñar una buena estrategia de internacionalización.

Según se extrae en el informe del ICEX, algunos de datos más importantes que se deben conocer son los siguientes.

  • Hablan inglés y su moneda es el dólar australiano.
  • El 52% son cristianos (23% católicos y 23% anglicanos). El 2,6% son musulmanes y el 2,4 % budistas. El 39% son ateos.
  • Todo el que entre en Australia debe declarar los productos alimentarios y de origen animal o vegetal. También cantidades por encima de los 2,25 litros de alcohol o 50 cigarrillos. En cambio, no hay ninguna restricción en la entrada o salida de dinero.
  • Existen tres tipos de visados. El de turismo o negocios que dura tres meses y es gratuito; el temporal para actividades de corta duración, que cuesta 285 dólares y puede extenderse hasta seis meses; y el llamado temporal para personal cualificado con patrocinador, que se introdujo en 2017. Éste cuesta entre 1.175 y 2.455 dólares australianos, dependiendo de la duración. El máximo son cuatro años.
  • La diferencia horaria es de diez horas más que en España (Canarias 11) entre octubre y marzo, y ocho horas más de abril a septiembre.
  • Sus vacaciones son entre diciembre y enero.
  • Los comercios abren de 9 a 17 horas, generalmente.
  • Australia tiene una tasa de desempleo del 5,7%, es decir, se considera pleno empleo.

Normas