Esto es todo lo que puedes deducirte como autónomo en el año 2019

Expertos en facturación actualizan al presente año su lista de gastos que el autónomo sí puede deducirse en 2019

autonomos gastos deducibles

Los gastos de gasolina, la vivienda, las dietas, el vehículo particular… existen unos determinados gastos que el trabajador autónomo puede usar para deducirse, dependiendo de cada caso, y ajustar así su balance mensual. La mayoría de ellos son gastos muy comunes, aseguran desde Quipu. Esto genera que, en ocasiones, olvidemos que podemos incluirlos como deducibles, mejorando nuestro rendimiento. Esta gestoría online ha recopilado todos los gastos que deben ser analizados en 2019.

Gasolina y gastos de vehículo

Un trabajador por cuenta propia puede deducirse el IVA de los gastos de su vehículo particular. La gasolina, el seguro del coche, el aparcamiento, los peajes y el mantenimiento del vehículo se pueden deducir, pero solo al 50%. Además de eso, si el coche solo se emplea para el trabajo se podrá desgravar el 50% de lo gastado en gasolina.

Por otro lado, si el coche se emplea para transporte de viajeros o de mercancías, el trabajador autónomo sí que se podrá deducir la totalidad del impuesto sobre el valor añadido (IVA).

Desplazamientos y viajes

Por otro lado, si se trata de desplazamientos en transporte público y estancias en hoteles, será posible descontarlos. No obstante, depende del tipo de actividad que se ejerza.

Seguridad Social

Un trabajador autónomo debe pagar mensualmente una cuota a la Seguridad Social, así que también se puede deducir este coste mensual.

Asistencia médica

Los seguros por enfermedad y la asistencia médica del trabajador también son gastos deducibles en el IRPF. Aquí se incluyen también las primas que cubran a los cónyuges y a los hijos menores de 25 años. El tope es de 500 euros, aunque la cantidad se amplía hasta los 1.500 si hay algún miembro en la familia con discapacidad.

Vivienda

Si la actividad profesional se desarrolla en casa, es posible descontarse parte de los gastos asociados a ésta. La hipoteca, el agua, la electricidad, teléfono o Internet son algunos de los gastos que se pueden incluir. No obstante, habrá que calcular los días trabajados. Asimismo, el impuesto de bienes inmuebles es deducible si el local se emplea para la actividad profesional.

Dietas

La nueva ley de autónomos contempla que estos trabajadores puedan descontarse hasta 26,67 euros de gasto directo en manutención. Esto solo será posible los días laborables. Uno de los requisitos imprescindibles para que pueda ser efectivo el descuento es que el pago sea en formato electrónico o con vales de comida.

Para la oficina

Para el trabajo diario un autónomo también puede deducirse cosas como el material de oficina que necesitará para desarrollar su negocio. O, por ejemplo, las tarjetas de visita ya que seguro que necesitará hacer contactos.

Además, todos los autónomos precisan de un ordenador para trabajar, por lo que si el coste de este es superior a 800 euros se deberá amortizar durante años. En cuanto a otros accesorios como impresora, disco duro u otros periféricos también se pueden desgravar siempre y cuando se aporte la factura.

¿Y si necesitas hacer llamadas? El teléfono que necesites comprarte para poder hablar con los clientes o proveedores y poder llamar o que te llamen cuando lo necesites podrás desgravarlo, lo mismo ocurre con la factura del móvil y con la de Internet, sostienen desde Quipu.

Publicidad del negocio

Hoy en día es muy habitual anunciar cualquier tipo de negocio con el objetivo de captar nuevos clientes. ¿Pueden desgravarse estos gastos? Sí, siempre y cuando estén justificados.

Sería impensable llevar un negocio sin una página web, por lo que si se compra el dominio de una página web para difundir tu negocio en Internet, también puedes desgravarse. Dentro de este ámbito se encuentra el diseño de una web, la publicidad en redes sociales y Google para promocionar el negocio y la adquisición de cuentas Premium en programas de marketing como Hootsuite o Tweetdeck para gestionar redes sociales. Si su uso está relacionado con la actividad, también se puede deducir.

Gastos del negocio

De la misma manera, las entradas a ferias, congresos y demás eventos que puedan ser interesantes para tu negocio también pueden incluirse como gasto justificado y, por tanto, desgravar el IVA , lo mismo que ocurre con la formación adicional para el trabajo y el vestuario profesional, como ropa de seguridad, en caso de ser necesaria.

En este tipo de gastos deducibles también entraría la inversión en una gestoría, o programas informáticos que sirvan para facilitar la gestión de la contabilidad.

Préstamos y donativos

Si se ha solicitado un préstamo, un crédito o una subvención, todos los intereses que generen son deducibles como gastos extras relacionados con el trabajo y en caso de haber hecho un donativo a una entidad pública, se puede deducir hasta un máximo del 30% del gasto.

Normas