La brecha de género, una responsabilidad de la dirección

Según el Foro Económico Mundial, al ritmo actual, la igualdad real necesitará 217 años

brecha de genero
El presidente de Acerinox, Rafael Miranda, el director general de Caser, Ignacio Eyries, la consejera de Bankia Laura Molero y el socio de A. T. Kearney Eugenio Prieto

La brecha de género es un tema candente en las empresas. La preocupación por las políticas de diversidad e inclusión crece cada vez en más empresas. Sin embargo, no lo hace con la suficiente velocidad, pues según el Foro Económico Mundial, si se mantiene el ritmo actual, serían necesarios otros 217 años para alcanzar la plena igualdad. Más allá de una cuestión de justicia social, rectificar la brecha de género también repercute económicamente en las compañías. “Los equipos diversos son más productivos y ofrecen soluciones más innovadoras”, introdujo la socia de A. T. Kearney María Eugenia Fanjul, durante la jornada Cerrar la brecha de género: ¿Qué hay en la agenda del CEO?, celebrada este martes en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino y organizada por la citada consultora. La ejecutiva también hizo alusión a los puntos de vista enfrentados que mantienen los máximos responsables de las compañías en materia de igualdad.

Por su parte, la ministra de Economía, Nadia Calviño, se mostró contundente al asegurar que “cerrar la brecha de género es un tema inaplazable en el que no se pueden dejar pasar 200 años”. En el lado opuesto, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, criticó que “nos estamos pasando de frenada con estos temas relacionados con la mujer”. Para la responsable de la entidad bancaria aún queda un largo camino por recorrer, pero señaló que “la iniciativa más eficaz la hicieron aquellas que promovieron la igualdad en las aulas porque sabían que una vez conseguido eso, el resto era cuestión de tiempo”. Sin embargo, en un contexto en el que, según el Ministerio de Educación, las mujeres suponen más de la mitad de los estudiantes de grado, pero solo ocupan el 12% de los puestos de la alta dirección en las empresas del Ibex, la aptitud no parece suficiente para equilibrar la brecha en el medio plazo. La idea tampoco convenció a la consejera delegada de Douglas España, Ana Rojo. “El mito de la educación y de dejar las cosas arreglarse por sí solas es una mentira. Es evadirnos de la responsabilidad de hacer nosotros cosas ahora, pero no hay que esperar grandes tiempos porque hemos visto que eso no funciona”, sentenció.

Por su parte, el socio de A. T. Kearney Eugenio Prieto recordó que “solo desde arriba se pueden impulsar cambios trascendentales en las empresas”. Por este motivo, la implicación de los órganos de dirección no es un complemento, sino una condición necesaria para romper la brecha de género en el ámbito profesional. Asimismo, la consejera de Bankia Laura Molero, hizo hincapié en la importancia de poder contar con una buena cantera. “Necesitamos más mujeres en el ámbito ejecutivo para que puedan llegar al entorno de la dirección, que es donde más hay que trabajar”, alegó.

En este sentido, la directora general de Google España y Portugal, Fuencisla Clemares, señaló que aunque se están haciendo leves mejoras en el ámbito de la diversidad, las compañías no deben relajarse. “En cuanto dejas de poner el foco en esta cuestión y paras de hacer preguntas incómodas, los números vuelven a caer”, puntualizó la ejecutiva, quien reconoció estar “muy sorprendida” de que no se hubiera hecho alusión a esa idea en ninguna de las ponencias anteriores. En la compañía que dirige, las mujeres representan el 45% de la plantilla en el ámbito del negocio, pero en la rama tecnológica, se enfrentan a grandes problemas para alcanzar el 20% debido la escasez de ellas interesadas en esa disciplina.

Una materia sobre la que también se mostró preocupada la directora general de DigitalES (la Asociación Española para la Digitalización), Alicia Richart, quien aseguró que solo el 24% de los trabajadores de la economía digital son mujeres. “Una cifra que, además, va en descenso”. En este sentido, la ejecutiva insistió en que todavía hay que luchar contra muchos estereotipos. “Aún existen porque si no, no habría brecha de género”, evidenció. Por esta razón, Richart alabó especialmente el rol de las líderes que funcionan como referentes para las más jóvenes. “Mujeres como Ana Botín, que se autoproclaman feministas, contribuyen mucho a romper las barreras para las demás”, ilustró. En esta línea, la presidenta de HP España y Portugal, Helena Herrero, reconoció que “la energía y el coraje” de las mujeres que siguen luchando. Algo que no siempre es fácil, “en los momentos en los que tienes ganas de tirar la toalla es cuando tienes que apoyarte en las demás porque ya no es un tema tan importante para nosotras como para las que vendrán”, concluyó.

Normas