Renta fija: descensos generalizados en la deuda privada y también en la soberana

Nuevas empresas buscan financiación en el mercado

Renta fija: descensos generalizados en la deuda privada y también en la soberana

Los mercados de renta fija europeos han vivido un año con dos partes muy diferentes. El primer trimestre fue claramente positivo, siguiendo la estela del ejercicio 2017, y continuaron las bajadas generalizadas en los tipos de interés de los principales índices de referencia en Europa, tanto en bonos gubernamentales como de diferenciales de crédito en los bonos corporativos.

Sin embargo, a partir de principios del mes de abril asistimos a una corrección de esta tendencia y se inicia una senda alcista de tipos que se prolongó hasta finales de noviembre”. Así resume Gonzalo Gómez Retuerto, subdirector general de BME Renta Fija, un ejercicio de contrastes, en el que también se han constatado avances en el proceso de diversificación de fuentes de financiación que han emprendido numerosas empresas españolas.

El Tesoro Público emitió un 14% menos de lo previsto

Federico Silva, director de renta fija de Beka Finance destaca la tendencia de nuevas empresas financiándose en el mercado de bonos. “Este proceso que reduce la vulnerabilidad financiera de las compañías ha sido en los últimos diez años más intenso en España que en otros países europeos, por partir nuestra economía de niveles más altos de bancarización, y ha sido aprovechado mejor por las grandes compañías que por las pequeñas empresas. Siendo esto así, empieza a ser relevante la tendencia de las pymes aprovechando las oportunidades del mercado de bonos”. En concreto, unas 70 compañías que no habían emitido nunca en los mercados de bonos lo han hecho por primera vez en los últimos cinco años.

“Hasta el registro del primer programa en MARF por parte de Elecnor en 2014, el mundo de los pagarés estaba restringido fundamentalmente a bancos y cajas y a grandes compañías tradicionalmente activas en la búsqueda de financiación dentro del mercado de bonos y con grado de inversión”, comenta Luis Ordóñez, director de mercado de capitales de Banca March, una de las más activas en el segmento MARF. En la actualidad, más de 57 compañías españolas tienen ya sus programas registrados en MARF, AIAF y otros mercados europeos.

La vida media de los títulos en circulación aumentó hasta los 7,52 años

Banca March está firmemente comprometida con este mercado, habiendo participado en 20 programas de corto plazo, con un límite máximo de emisión de más de 5.500 millones de euros y un volumen colocado de más de 3.000 millones de euros en 2018. "Las perspectivas de este producto para los próximos años siguen siendo muy favorables y prevemos que más compañías se incorporarán al universo emisor español", avanza Ordóñez.  

Respecto al tipo de emisiones corporativas, hemos visto que el grueso tuvo lugar en bonos y obligaciones a medio y largo plazo, 20.000 millones, y en cédulas hipotecarias, con un total de 21.000 millones de euros. En pagarés el volumen total emitido ascendió a cerca de 15.000 millones. Estas cifras suponen un descenso de un 20% respecto del año pasado.

Bonos soberanos

El Tesoro Público registró en 2018 una emisión neta total de 34.277 millones de euros, lo que supone un 14,3% menos de lo previsto a principios de año. Asimismo, disminuyó en 7.181 millones la emisión bruta prevista para el conjunto del año, situándose en 212.964 millones de euros, la cifra más baja desde 2011. Del total de deuda emitida, 131.980 millones de euros corresponden a bonos y obligaciones a medio y largo plazo y 80.984 millones a letras del Tesoro.

El grueso de emisiones corporativas tuvo lugar en bonos y obligaciones a medio y largo plazo, 20.000 millones 

En concreto, la vida media de la deuda en circulación aumentó hasta los 7,52 años, frente a los 7,13 del ejercicio anterior. El coste medio de las nuevas emisiones se mantuvo en una cifra similar a los últimos años: 0,65%, frente al 0,62% de 2017.

El coste medio de la deuda en circulación siguió reduciéndose y marcó un mínimo histórico de 2,39%, frente al 2,55% de 2017. Y eso a pesar de que los plazos de emisión aumentaron de 10,8 años a 11,9 años de media en 2018.

Claves

Renta fija: descensos generalizados en la deuda privada y también en la soberana

Los emisores vuelven a España. La CNMV y BME se han puesto manos a la obra para conseguir que las empresas españolas vuelvan al mercado nacional a lanzar sus emisiones. Así, el supervisor ha lanzado un paquete de medidas para reducir y simplificar los trámites que se tienen que realizar para el registro de programas de emisión, mientras que BME ha aplicado una rebaja importante en sus tarifas de admisión a cotización. Colonial, por ejemplo, ya ha anunciado que regresa al mercado español.

Actividad. Se han celebrado 46 subastas, 22 de bonos y obligaciones del Estado y 24 de letras del Tesoro. La ratio de cobertura, que mide la relación entre el volumen demandado en una subasta del Tesoro y el volumen adjudicado, ha subido desde una media de 2,19 en 2017 hasta el 2,49 en 2018.

En 2019, el Tesoro confía en captar nuevos inversores extranjeros este año en el que BCE ha dejado de comprar deuda nueva y se limitará a renovar los vencimientos. Los inversores no residentes seguirán liderando la tenencia de deuda española con un 44,8% en sus manos. La banca española ha reducido su tenencia de deuda española, movimiento compensado con las compras que atesora el Banco de España (22,3%).

Normas