¿Dónde encontrar valor en renta fija el próximo año?

La situación geopolítica y los bancos centrales guiarán al mercado

Renta fija

Tras un 2018 complicado, en el que la mayoría de las clases de activos van a terminar el ejercicio con un rendimiento negativo, los expertos prevén que este escenario continúe en 2019. Enrique Lluva, director de renta fija de Imantia, alienta a no tomar posiciones conservadoras, ya que es donde considera que habrá peores comportamientos.

Para aquellos que se atrevan a dar un paso, Ignacio Victoriano, responsable de renta fija de Renta 4, pone el foco en high yield con periodos de vencimiento a un año con los que superar el 1% de rentabilidad. Rafael Valera, consejero delegado de Buy & Hold, anima a dar un paso más y marcarse horizontes de 24 meses con los que conseguir rentabilidades entre un 3% y un 6,5%.

Para conseguir rentabilidad habrá que abandonar el conservadurismo

Germán García Mellado, gestor de A&G, apunta a los bonos de EE UU. “Pensamos que actuarán como protección si continúan latentes las dudas sobre el ciclo económico global”. Y acompaña a Lluva y a Victoriano a fijarse en deuda de grandes bancos en formato subordinado con opciones de amortización cercanas. En concreto, Lluva se fija en bonos periféricos, sobre todo de España y Portugal.

Luke Copley, especialista del equipo global de renta fija de Allianz GI, asegura que la clave para obtener buenos rendimientos en este ciclo implicará ser flexibles y dinámicos, pero para aquellos inversores más conservadores confía en los bonos a tipos flotantes (FRN) de emisores de calidad y diversificados globalmente con el fin de protegerse del aumento de tipos. Mientras que para aquellos inversores que quieren encontrar algo más de rendimiento, “hay empresas que cuentan con fundamentos relativamente sólidos, con calificaciones BB e incluso B”, defiende.

Los expertos aconsejan adoptar un riesgo “limitado” en las carteras para optar a rendimiento

Desde Axa IM, Nick Hayes considera que la deuda de los mercados emergentes y la emitida en libras esterlinas está valorándose bajo una perspectiva más negativa que sus expectativas, por lo que espera que vayan a aportar rendimientos positivos. Mientras que Gabriel Pañeda, director de renta fija de Mutuactivos, ve valor en los AT1(additional tier-1), instrumentos de deuda subordinada del sector financiero y asegurador, principalmente de emisores españoles.

Para aquellos inversores ultraconservadores, los expertos optan por los depósitos frente a las letras del Tesoro, “ante todo porque las segundas están en negativo”, dice Victoriano. En el escenario más positivo, Lluva visualiza estos productos en un 0,20%, pero “todo dependerá de la decisión que tome el BCE respecto a la revisión de sus bonos”.

Las claves

Geopolítica. La guerra comercial entre Estados Unidos y China seguirá aportando tensión a los mercados. El Brexit, las turbulencias en Italia e, incluso, en Francia marcarán el mercado.

Tipos de interés. Con los tipos a unos niveles negativos nunca vistos, después de realizar tres subidas en 2018, los analistas esperan que la Fed realice otras tres alzas en 2019, hasta situar el indicativo por encima del 3%. Además, algunos apuntan a que el BCE siga la misma estela a finales del ejercicio.

Compras de deuda. Los activos de renta fija se han apoyado en las compras de activos de los bancos centrales. Pero las inyecciones netas a nivel planeta van a ser negativas, con solo dos bancos centrales con sistemas de inyección de liquidez: Japón e Inglaterra.

Aun así, dentro esta opción se pueden encontrar oportunidades. Un ejemplo es el 3% a seis y doce meses que ofrece Banco Mediolanum, siempre que se contrate un producto gestionado y comercializado por la misma entidad.

Normas