Cómo ganar en entornos de mercado adversos

Hay que distinguir claramente entre lo que es mala gestión o malos resultados de un fondo y lo que es un fraude

Es típico que los inversores entren en el mercado cuando consideran que ya llevan un tiempo prudencial subiendo y cuando los analistas les ven todavía cierto potencial al alza. Eso a menudo les lleva a invertir demasiado tarde, incluso a hacerlo en algún periodo de corrección más o menos largo y más o menos profundo.

La inversión a través de fondos es una de las mejores alternativas a considerar para acometerla, evitándose así el riesgo de no apostar por el caballo ganador. Ahora bien, el riesgo de mercado sigue allí y es tarea de los gestores de fondos navegar en los mercados y sortear las situaciones más complicadas. Los fondos denominados equity long/short o renta variable larga y corta no dejan de ser fondos de renta variable, aunque al entrar en la categoría de los llamados Hedge Funds, se han visto afectados en su reputación con algunos episodios como el tristemente protagonizado por el señor Madoff en EE UU en el año 2008.

Ahora bien, hay que distinguir claramente entre lo que es mala gestión o malos resultados de un fondo y lo que es un fraude, como fue el caso. Los Hedge Funds, en su definición, son fondos cuya política de inversión les permite cubrir los riesgos de mercado o incluso invertir en el potencial de caída de un valor en concreto short venta en corto, pudiendo proporcionar preservación de capital o incluso generar ganancias cuando los mercados bajan. Esa reducción de riesgos tiene costes asociados y eso lleva a que muchos hayan apalancado sus estrategias obteniendo así mayores resultados apoyándose en ese menor riesgo, pero añadiendo un nuevo riesgo inherente al apalancamiento.

Al valorar un fondo de este tipo, además de considerar qué instrumentos de cobertura puede utilizar, es importante analizar los niveles de exposición bruta (o apalancamiento). Dado que un fondo long/short puede preservar capital en mercados bajistas, el resultado a largo plazo puede llegar a superar al del mercado, aunque en los momentos alcistas no siempre capture toda la subida de los índices.

No hay entonces que demonizar toda una clase de fondos, sino que, como en cualquier inversión, hay que disponer de capacidad y herramientas para valorarlos correctamente.
Después de dos periodos de correcciones relevantes durante 2018, es importante tener en cuenta este tipo de activo ya que, en caso de considerar que podríamos estar entrando en el tramo final de la fase alcista del ciclo económico, y que puede traducirse en caídas de mercado adicionales, este tipo de fondos podrá permitirnos mantener un ritmo deseable de ahorro sin las preocupaciones sobre qué dirección tomarán los mercados en el futuro más cercano.

Ricardo Seixas es Consejero delegado de Fidentiis Gestión

Normas