El precio de la vivienda subirá entre un 5% y 6% en 2019

El portal inmobiliario pisos.com insta a las administraciones a liberar más suelo como factor clave para controlar el encarecimiento de las casas

El precio de la vivienda subirá entre un 5% y 6% en 2019

El precio de la vivienda el año que viene seguirá creciendo pero lo hará de manera algo más moderada. Según las previsiones realizadas por el portal inmobiliario pisos.com, las casas se encarecerán entre un 5% y 6% en 2019, aunque con grandes disparidades entre capitales: mientras que Madrid y Barcelona ya están en máximos, algunas pequeñas capitales empiezan ahora a reactivarse. Desde el portal defienden que la medida más eficiente para controlar las escaladas de precios pasa por liberar más suelo para construir. 

El precio seguirá subiendo pero se descarta una burbuja

El año que viene el precio medio por metro cuadrado estará entre los 1.750 y los 1.800 euros, entre un 5% y un 6% más, según prevé pisos.com. A pesar de que las casas llevan encareciéndose desde 2014 en las grandes capitales, el director de Estudios del portal, Ferran Font, prevé que en 2019 bajarán por debajo de los dos dígitos y se estabilizarán.

Barcelona ya lidera este cambio de tendencia. Allí los precios no solo han parado de subir en algunas de las zonas céntricas este año, sino que han empezado a bajar. "El mercado en Madrid todavía no ha reaccionado como lo está haciendo el barcelonés", ha puntualizado Font, aunque no descarta que eso empiece a ocurrir en 2019. 

En cuanto al mercado del alquiler, el portal calcula que el precio crecerá un 16% de media. Font ha apostado por potenciar los arrendamientos mediante incentivos fiscales y "legislación en positivo", en lugar de recurrir a medidas que castiguen la tenencia de viviendas vacías o pongan límites a los precios.

Falta de suelo para dar respuesta a la demanda

2018 cerrará con 100.000 nuevos visados de obra, un "número razonable para el sector". "El problema", según Font, radica en que existe muy poco suelo finalista en las grandes ciudades. La escasez de suelo, ha explicado, hace que salgan pocas y caras viviendas al mercado, y que estas se destinen al mercado de alto standing para sacar mayor rentabilidad. 

Por esa razón, el director de Estudios de pisos.com ha instado a las administraciones públicas a liberar más suelo, señalando que sería "uno de los factores que más ayudaría a resolver el problema de los altos precios" de la vivienda. 

Compraventas: hasta las 520.000 operaciones

Respecto a las compraventas, Font ha indicado que el mercado ha tenido este 2018 una "evolución muy positiva" y calcula que el año cerrará con 520.000 operaciones. Una cifra que está muy lejos de las 800.000 de 2007, en pleno boom. La Comunidad Valenciana es la región con mayor actividad en relación a su número de habitantes.

Si se centra el análisis por capitales de provincia, se observa que Barcelona ha emprendido un cambio de tendencia que no ha ocurrido en Madrid. Mientras que en la capital catalana las compraventas aumentaron del orden de los dos dígitos en 2017, en el primer trimestre de este año se redujeron un 17% y, en el segundo, un 19%, algo que se explica por el hecho de que muchos compradores se estén yendo fuera de ciudad para comprar una casa acorde a su presupuesto.

En cambio en Madrid, las operaciones crecieron un 13% en el segundo trimestre del año. Font destaca que los inquilinos también "se están viendo expulsados de las partes más céntricas" de la ciudad hacia fuera de la M30, pero como es más grande y extensa, por mucho que se vayan al extrarradio, siguen dentro de la delimitación de la ciudad.

Hipotecas: sufrirán la incertidumbre regulatoria

Pisos.com calcula que este año cerrará con un 11,5% más de hipotecas que en 2017. Pero desde el boom, el sector ha sufrido un cambio drástico. Mientras que en 2007 se concedieron 1 millón de hipotecas para financiar 800.000 viviendas, este año apenas se darán 350.000 para 520.000 casas. Eso significa que un 40% de se están comprando sin necesidad de pedir un préstamo, una operación a la que recurren tanto pequeños como grandes inversores que ven en el ladrillo un buen refugio frente a otros activos que no están dando rentabilidades interesantes.  

El director de Estudios de pisos.com ha remarcado sin embargo que la polémica surgida en torno al impuesto sobre las hipotecas (IAJD), así como la futura entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria puede tener un impacto negativo en la firma de estos préstamos. "La no previsibilidad no es buena para el sector", ha apuntado. No obstante, ha querido precisar los aspectos positivos de la nueva regulación, que dará "mayores garantías y transparencia al consumidor, que tendrá mejores herramientas para tomar una decisión a la hora de hipotecarse". 

Normas