El precio de la vivienda en las ciudades se ha encarecido un 22% en tres años

En octubre, las subidas fueron del 8,5% en las urbes de más de 50.000 habitantes

Las casas todavía son un 35% más baratas que en 2007

precio vivienda

Desde que el precio de la vivienda tocara fondo en 2015, en apenas tres años ha repuntado un 21,7% en las capitales y grandes ciudades del país, según un informe publicado ayer por la tasadora líder del mercado, Tinsa. Con todo, su valor sigue siendo un 34,9% inferior a los precios máximos alcanzados en 2007 en pleno boom inmobiliario.

En octubre, las casas de las capitales de provincia y grandes urbes se encarecieron un 8,5% respecto al mismo periodo del año anterior, la mayor subida para un mes de octubre desde 2007. En lo que va de año (enero-octubre), la revalorización alcanza el 8,2%. Cabe puntualizar que, dentro del apartado capitales y grandes ciudades, Tinsa engloba aquellas urbes que tengan más de 50.000 habitantes, lo que puede distorsionar en parte el vigor de las alzas, ya que existen diferencias muy pronunciadas entre las principales ciudades del país y el resto de ellas.

Los importantes incrementos en las zonas más urbanizadas del país son los que tiran en mayor medida de la media nacional. Según la estadística de Tinsa, que analiza tanto vivienda nueva como usada, los precios de las casas en España se encarecieron en octubre un 5,3% interanual, cobrando así “un nuevo impulso respecto a la de­saceleración de septiembre”, apunta el informe, cuando las subidas fueron del 4,8%. En tres años, el precio de la vivienda en España ha crecido un 13,1%, pero sigue arrastrando una caída del 35,1% desde su valor máximo de 2007.

Las grandes urbes no son las únicas que ejercen de locomotora en el empuje del sector inmobiliario: la costa mediterránea también tira hacia arriba el precio medio de la vivienda. Allí las casas se revalorizaron un 6% en octubre, y un 15,8% desde 2015. El aumento en octubre de este año es especialmente destacable si se compara con el mismo dato del año pasado, cuando apenas se alcanzó una subida del 0,9%. Pero a pesar de todo, el litoral mediterráneo sigue siendo la región más castigada por el estallido de la burbuja: allí las viviendas todavía acumulan una depreciación del 43,4% en comparación con su punto álgido alcanzado en 2007.

A los incrementos en las grandes urbes y en la costa oriental le siguen, por importancia, los que se han dado en las islas. En Baleares y Canarias, las casas se encarecieron en octubre un 4,5% interanual y, desde 2015, acumulan la segunda mayor subida (del 17,3%), solo por detrás de la de las grandes ciudades. Las viviendas de estos dos archipiélagos son también las que más cerca se encuentran del valor que tenían antes del estallido de la burbuja: un 23,2% menos.

En el informe, Tinsa analiza además otras dos zonas: las áreas metropolitanas (de menos de 50.000 habitantes), por un lado, y el resto de pequeños municipios, por otro. Las primeras registraron en octubre un incremento del precio del 3,8% interanual, mientras que en las segundas apenas llegaron a un raquítico 0,9%, debido a que en esas áreas la demanda en vivienda está prácticamente estancada. Desde 2015, las casas en ambas zonas se han revalorizado un 9,3% y un 5,8%, respectivamente.

Aumentan los visados de obra nueva


Crecieron un 25% en agosto. Según los últimos datos del Ministerio de Fomento, en agosto se iniciaron un 25,2% más de visados de obra que en el mismo mes del año pasado: arrancaron 5.953 obras de vivienda nueva, frente a las 4.755 de agosto de 2017. Con todo, los datos de ese mes suelen ser más bajos que los del resto del año debido a la estacionalidad del sector. El dato acumulado también refleja esa tendencia alcista. En los primeros ocho meses del año se empezaron 68.044 viviendas nuevas, 14.067 más que en el mismo periodo de 2017.

Normas