Málaga prohíbe por convenio las diferencias salariales en la hostelería

Obliga a que se le aplique a todos los empleados el pacto sectorial

Fija sanciones para la empresa principal que no vele por el cumplimiento

Protesta de las camareras de piso en Málaga
Protesta de las camareras de piso en Málaga

El nuevo convenio que ha firmado la hostelería en Málaga, que afecta a 66.054 trabajadores y que entró en vigor el pasado 23 de agosto, marca un antes y un después en la masiva externalización que han llevado a cabo las grandes empresas hoteleras. En este proceso se han visto especialmente afectadas las camareras de piso, el personal de restaurante y recepción, que se han visto desplazadas a las condiciones que marcan las empresas multiservicios, que optan de forma mayoritaria por descolgarse del convenio sectorial o territorial para aplicar acuerdos de empresas con peores salarios y condiciones.

El acuerdo firmado en Málaga, que tendrá una duración de cinco años (1 de enero de 2018 a 31 de diciembre de 2022), no es el primero que prohíbe estas prácticas, pero sí lo es a la hora de establecer la responsabilidad de la empresa principal a la hora de garantizar que lo fijado en el texto se cumpla. “A las actividades desarrolladas por camareras de pisos, personal de restaurante, cocina y recepción, cualquiera que sea la empresa para la que presten sus servicios, les serán de aplicación las condiciones previstas en el presente convenio colectivo”, reza el artículo 3 del convenio. “Las empresas hosteleras que contraten o subcontraten con otras los servicios de camarera de pisos, personal de restaurante, cocina y recepción, incluirán en el contrato que lo sustente la obligación del contratista de respetar las condiciones del presente convenio. En caso de no hacerlo, si no se aplicara el convenio, recaerá sobre la empresa principal la responsabilidad solidaria de las diferencias salariales”. De esta manera, los trabajadores de hoteles, pensiones, hostales, restaurantes, cafeterías, bares de copas, caterings, casinos o salas de fiesta cobrarán el mismo sueldo, con independencia de si trabajan para la empresa principal o para la subcontrata. Y además será la firma principal la responsable de velar por el cumplimiento de estas condiciones.

El primer gran logro de este acuerdo, según Gonzalo Fuentes, responsable de Hostelería y Turismo de CC OO, es evitar las diferencias salariales entre trabajadores que realizan un mismo trabajo y en segundo lugar fijar un mínimo en las retribuciones, muy por encima de lo que pagan las empresas multiservicios. En el caso de los hoteles y apartamentos, el salario base mínimo que se puede percibir es de 1.028, 21 euros brutos al mes, que corresponde a botones y aprendices de 16 y 17 años en hostales y pensiones. En el caso de los contratos por horas, el mínimo será de 8 euros por hora.

Incrementos salariales
El convenio, tal y como señala Fuentes, persigue acabar con la tradicional brecha salarial entre la hostelería y el resto de actividades en España. La hostelería es la actividad económica en España en la que se perciben los salarios más bajos. La última encuesta de Estructura Salarial del INE establece que la retribución media en España se situó en 23.156 euros brutos anuales, con fuertes diferencias entre los sectores mejor y peor pagados. En el primer grupo destacan los trabajadores ligados al sector energético, con salarios brutos medios que rozan los 51.000 euros anuales. En el segundo destaca sobremanera la hostelería, en la que el salario medio es de 14.125 euros, casi la mitad de la media.

La subida de salarios del 17% en Baleares provocó una fractura entre los empresarios

Una brecha que se ha empezado a cerrar este año con la renovación de convenios en los que se ha marcado el camino para la recuperación del poder adquisitivo perdido durante la crisis. El primer hito se produjo en Baleares, donde sindicatos y patronal firmaron un acuerdo que afectaba a 140.000 empleados y que fijaba un incremento salarial del 17% en los siguientes cuatro años, repartidos en una subida del 5% cada uno de los dos primeros años y del 3,5% el tercero y el cuarto. Un pacto inédito en un contexto de congelación, cuando no bajada de remuneraciones, que provocó una fractura entre las patronales. Solo la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) suscribió el acuerdo, mientras que las asociaciones hoteleras de Ibiza, Menorca y Formentera ni las agrupaciones de empresarios del ocio nocturno y la restauración lo suscribieron, al considerar que iba a traer más perjuicios que beneficios.

El segundo hito se ha producido en Málaga, con un convenio que afecta a 66.054, en el que se establece un aumento salarial del 3% para los tres primeros años y otro que oscilará entre un mínimo del 2% y un máximo del 2,5% para 2022. La patronal pugnaba por subidas cercanas al 4% anual y amagó con varias huelgas si no se atendían sus peticiones.

Apoyo a las kellys

Otra medida que persigue corregir la precariedad del sector es el reconocimiento como enfermedades profesionales de las camareras de piso (conocidas como ‘kellys) aquellas “relacionadas con determinados movimientos repetitivos en brazos y manos propios de su trabajo”. Así lo acordó el pasado jueves la Mesa del Empleo de Calidad en la Hostelería, presidida por la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, en la que también estuvieron presentes los sindicatos, patronal y autonomías.

El mapa de las externalizaciones en España

Bajadas de sueldo. La externalización a empresas multiservicios se realiza para aplicar la prevalencia de los convenios de empresa sobre los autonómicos o sectoriales. Esto permite que las remuneraciones bajen una media de un 40% y que la categoría profesional que ocupen sea la más baja del convenio de empresa.

Habitaciones. Ernest Cañada, coordinador de la editorial Alba Sud, es el autor del libro Externalización del Trabajo en Hoteles. Impactos en los departamentos de pisos, uno de los estudios más prolijos sobre esa situación, en el que describe con precisión la situación actual de este colectivo a partir de 100 entrevistas personas, seis grupos de discusión y las aportaciones personales de 21 agentes sociales. En el informe se detalla que los convenios de multiservicios retribuyen a los empleados por cama hecha. Así un trabajador que cobra 750 euros por seis horas, siempre y cuando un mínimo de 15 habitaciones al día a 2,20 euros por habitación.

Madrid y Barcelona. El proceso de externalización ha sido masivo en Madrid y Barcelona, con gran dependencia del turista de negocios, que no requiere servicios adicionales como restauración. En algunos casos, los hoteles urbanos han externalizado el 100%



Normas