Uber Eats lanzará su servicio en Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza este año

La compañía también ampliará su negocio a nuevas zonas de Madrid

El objetivo es contar con 5.000 restaurantes en todo el país

uber eats
Uber Eats trabaja con 800 restaurantes en Madrid.

Uber Eats, el servicio de entrega de comida a domicilio de Uber, acelera en España. La compañía ha puesto en marcha un ambicioso plan de expansión coincidiendo con el primer aniversario del estreno de la app en Madrid, única ciudad española donde hoy está disponible. Según explica Manel Pujol, director general de Uber Eats en España, “2018 va a ser un año muy interesante. Vamos a lanzar el servicio en cinco ciudades más”.

La primera será Barcelona, “porque aunque allí hay más competencia, es una ciudad altamente gastronómica, con miles de buenos restaurantes”, continúa. El plan es que esté operativa ahí antes de que concluya el primer trimestre. Después vendrán Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza, aunque aún no está decidido el orden ni las fechas precisas de lanzamiento, pues dependerá de los acuerdos que vaya cerrando la compañía con los restaurantes y con el ecosistema de repartidores que cree en cada una de estas ciudades.

El objetivo es llegar a un acuerdo mínimo con 5.000 restaurantes en todo el país (hoy en Madrid tienen 800, lejos de los 150 con los que empezaron) y contar con un equipo de 50 personas en Uber Eats en España (ahora son 15). “Es clave que la oferta de restaurantes sea amplia porque eso hace más atractiva nuestra aplicación para usuarios y para repartidores”, apunta Pujol, que también detalla que se expandirán a lo largo de este trimestre a zonas y municipios de Madrid donde ahora no están.

“Estamos trabajando para abrir las zonas del Sur de Madrid y municipios del Sur de la capital, como Vallecas, Leganés o Getafe”, continúa el directivo, que confía en el éxito de este ambicioso plan de expansión. Su entusiasmo lo apoya en datos. Según Pujol, Madrid ha sido una de las ciudades que mayor crecimiento ha experimentado en Europa. “Durante la segunda mitad del año pasado, nuestro volumen de negocio se multiplicó por tres y el número de repartos por hora creció un 44%. La media de conexión de los repartidores está entre 15 y 18 horas semanales”. Además, el ejecutivo recuerda que el sector de la comida a domicilio mueve entre 3.000 y 3.500 millones al año, “y está cambiando rápidamente”.

Durante 2017, los productos más vendidos en Madrid a través de esta app fueron las hamburguesas (17%), el sushi (15%) y el poké (5%), un dato este último curioso “porque no es un producto pensado tradicionalmente para delivery”.

Uber Eats, cuya historia no se puede explicar según Pujol sin Barcelona y Los Ángeles, las dos ciudades que utilizó la compañía para hacer pilotos antes de lanzar el servicio a nivel mundial, está presente ya en más de 200 ciudades en todo el mundo (el último país y ciudad en sumarse al proyecto ha sido Portugal y Lisboa) y colabora con más de 80.000 restaurantes. Desde el lanzamiento del servicio en Toronto en diciembre de 2015 (cuando estrenaron la segunda versión de Uber Eats, una app diferente a la que tenían para el transporte de personas) se han entregado ya en todo el mundo más de 47 millones de hamburguesas, 15 millones de burritos y 12 millones de piezas de sushi, según los datos ofrecidos por la compañía.

Pujol admite que para lanzar Uber Eats en una ciudad deben construir un ecosistema de repartidores que soporte el servicio, y eso limita en cierta medida el tipo de ciudades a las que pueden ir. “Normalmente, intentamos abrir una ciudad con un mínimo de 100-150 restaurantes, porque es el que nos permite que haya una buena experiencia desde el inicio”. “Es verdad que es mejor ir a ciudades más densas, más pobladas, pero conforme la industria avance y se consolide el servicio, es muy posible que llegue a lugares más remotos. A pueblos y ciudades más pequeñas. ¿Quién sabe en el futuro? Igual con la ayuda de los coches autónomos y los drones puede llegarse a más sitios”.

"Siempre hemos sido transparente con el tema de los repartidores"

Uber Eats no da beneficios aún en España. “No sería razonable. Estaríamos haciendo algo mal”, dice Pujol, que apunta que ahora es momento de invertir y crecer. “Aunque sí hay algunas ciudades del mundo donde hemos logrado unas escalas que nos permiten dar beneficio”.

Respecto a las denuncias que ha habido contra Deliveroo por el modelo de “falsos autónomos” de sus repartidores, el directivo de Uber Eats asegura que en el mercado hay distintos modelos y que su compañía siempre ha sido “muy transparente” con el nuestro. “Ningún repartidor que trabaje para Uber Eats recibe instrucciones de dónde tiene que ir, cuándo debe conectarse a la aplicación o si tiene o no que aceptar los pedidos. No exigimos un número mínimo de horas”.

Pujol admite que el debate sobre si las condiciones de trabajo de los riders son o no las acertadas va a ocurrir. “Pero no nos escondemos de nada. Hemos creado una aplicación en una industria que ya existía antes y que lo que hemos añadido es un componente de flexibilidad que no existía antes. Permitimos que una persona que trabaja para otra empresa pueda en sus horas libres sacar unos ingresos extra. Precisamente, el dato de la conexión media de los repartidores a la semana, que como decía antes es de 15 a 18 horas, lo que nos dice es que estas personas están combinando su actividad de repartidor en Uber Eats con otras”.

Pujol resalta, en este sentido, el acuerdo alcanzado por su compañía con Axa para ofrecer protección adicional a los repartidores que operan a través de su plataforma en nueve países de la UE. “Es un paso más hacia una innovación en este sector que creemos necesaria. Este seguro ofrece 3.000 euros en caso de hospitalización, 7.500 euros por gastos médicos, un pago de 50 euros al día con el máximo de 15 días en caso de enfermedad y una cobertura de hasta un millón de euros en caso de accidente en el que se veas involucradas terceras partes. Es una forma de darle flexibilidad al repartidor sin renunciar a la seguridad”, dice el directivo.

Normas