Aperturas

UberEats amplía su zona de atención en Madrid, con más de 500 restaurantes

Atenderá a los clientes de Pozuelo de Alarcón, la primer localidad fuera de Madrid capital

Espera multiplicar por cinco su facturación este año

UberEats, la filial de reparto de comida a domicilio de la tecnológica Uber, ya suma 500 restaurantes de Madrid agregados en su aplicación en solo tres meses. En este tiempo, ya se han descargado la aplicación más de 50.000 personas. La compañía estrenó ayer su servicio más allá de la capital, llegando a Pozuelo de Alarcón como primera localidad de influencia. “El lanzamiento de UberEats en Madrid es uno de los más exitosos a nivel europeo. La tónica general es que UberEats registre un crecimiento bastante acelerado pero a Madrid le favorece ser una ciudad altamente gastronómica”, señala Manel Pujol, director general de UberEats en Madrid.

Es la segunda ampliación de zona que realizan en este trimestre primero de operaciones. El pasado 2 de marzo, extendieron el área de servicio por primera vez fuera de la M-30, hacia Las Tablas, Sanchinarro y Montecarmelo. El servicio también está ya disponible en Hortaleza y San Blas.

¿Cómo se hace un pedido a UberEats?

Aplicación. Aunque se puede hacer desde el ordenador y su página web, el servicio está pensado para realizarse desde el teléfono móvil.

Hay que descargar la aplicación, disponible para iOs y Android. El usuario ha de crear su cuenta y añadir su método de pago.

Pedido. Con la dirección de recepción, la aplicación muestra los restaurantes disponibles. Se puede filtrar por categorías y precios.

Una vez seleccionado, se hace el pedido eligiendo de la carta disponible.

Recepción. Una vez el restaurante acepte el pedido, la aplicación lo indicará y mostrará el tiempo estimado de recepción. El repartidor llegará a la puerta, entregará tu comida y finalizará el pedido.

Si bien no desglosan datos de facturación “porque estamos en un mercado muy competitivo”, Pujol sí explica que “hemos registrado un crecimiento del 25% mensual en nuestro primer trimestre de operaciones”. Para finales de año, esperan “multiplicar por cinco el nivel actual de actividad y de ingresos”, explica el directivo. “No descartamos saltar a otras ciudades pero de momento, no hay planes concretos”, dice Pujol. “Miramos Barcelona con cariño pero también ciudades grandes con gran afluencia de turistas como Sevilla, Málaga o Valencia. Aún no hay calendario”, remarca.

Estos ingresos provienen de las comisiones que UberEats cobra a los restaurantes a los que ofrece realizar este servicio a domicilio.

“Ellos solo tienen que ocuparse de cocinar. A través de la aplicación, el usuario realiza el pedido al restaurante y ellos avisan , también a través de la app, para que venga un mensajero en un tiempo determinado”, detalla Pujol.

Igual que ocurre con el servicio de chóferes bajo demanda, ellos ponen en contacto al restaurante con su base de datos de mensajeros y luego, gestionan la correcta facturación de cada restaurante a cada mensajero, que funciona autónomamente. Ellos solo cobran una comisión al restaurante por estar en la aplicación y entrar en la base de datos de operaciones. “El cliente no sufre un sobreprecio porque tratamos de que los restaurantes entiendan que no han de cobrar por la amortización del local o los camareros sino solo hacer más eficiente la cocina”, señala el directivo.

La app de UberEats, está disponible todos los días de la semana de 12h de la mañana a 12h de la noche, aunque los fines de semana también ofrece la posibilidad de encargar desayunos o brunch. Tienen más de 20 tipos de cocinas diferentes, con la clásica oferta asiática, italiana o americana o propuestas más innovadoras como la caribeña o la peruana. “Nuestro objetivo a medio plazo es ampliar el horario por la mañana también entre semana, en función de zonas o demanda; pretendemos rebajar los tiempos de atención y ser aún más precisos calculando cuándo llegan los pedidos y tener más variedad de cocinas”, afirma.

Normas
Entra en El País para participar