A la caza del talento joven en el turismo

Hay que hacerles llegar que hay oportunidades en ingeniería, marketing, tecnología o finanzas

Isla de San Martín, en el Caribe.
Isla de San Martín, en el Caribe.

El sector turístico es el mayor generador de empleo de España. De hecho representa algo más del 26% (uno de cada cuatro) de los empleos del país, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de este año.

Estos datos son, sin duda, una buena noticia, no solo para hoteles y restaurantes, sino para todas las empresas que forman parte de la cadena de suministro del sector hotelero y turístico. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que cada nuevo empleo creado en la industria hotelera soporta 1,5 puestos de trabajo de la cadena de suministro, con el consiguiente impulso económico proporcional en las comunidades locales.

Sin embargo, el potencial del sector para lograr este crecimiento –y todos los beneficios que conlleva– depende de su capacidad para atraer las habilidades adecuadas para ocupar cientos de miles de nuevos puestos. Y es ahí donde, justamente, está el reto.

La buena noticia es que hay solución, y esta comienza con la juventud. Hombres y mujeres con edades comprendidas entre 16 y 24 años constituyen la mayor reserva de talento. Estos jóvenes tienen distintas expectativas sobre el lugar de trabajo y cómo llegar a él, y puede que el sector hotelero no sea su primera opción.

Entonces, ¿cómo pueden las empresas de esta industria mostrar las múltiples oportunidades que este ofrece y animarlos a enviar solicitudes de empleo? Con casi un 40% de jóvenes desempleados en España, el sector hotelero tiene, sin duda, una gran responsabilidad.

El primer paso para alentar a la próxima generación a hacer carrera en el sector hotelero consiste en educar acerca de la industria y explicar con detalle la amplia gama de oportunidades disponibles. En general, se piensa que los puestos de trabajo en este sector se limitan a puestos en recepción, hostelería y conserjería. Es nuestra tarea destacar la realidad y ser capaces de comunicar que aquellos jóvenes que aspiren a trabajar en ingeniería, promoción inmobiliaria, eventos, marketing, tecnología, finanzas y demás pueden encontrar lo que buscan en el sector hotelero.

Una manera de ofrecer a los mileniales una visión de la industria y de la amplitud de los roles disponibles es dejar que la experimenten por sí mismos. La creación de oportunidades para que puedan ver el negocio de cerca y relacionarse con el equipo puede aportar beneficios.

En nuestra cadena hotelera desarrollamos una iniciativa de concienciación que registra siempre un gran éxito. Se trata de mostrar a las próximas generaciones la importancia y, a la vez, la belleza del trabajo en el sector turístico. Desde su lanzamiento hace ya tres años, nuestros hoteles y oficinas corporativas han abierto sus puertas a más de un cuarto de millón de jóvenes a través de ferias de empleo, charlas de orientación y seguimiento profesional. Con esta acción, hemos comprobado que los asistentes comprenden mejor nuestro negocio, lo que les permite tomar una decisión más fundamentada sobre en qué y dónde quieren trabajar.

Atraer a los jóvenes también significa ofrecer oportunidades que sean equitativas con los beneficios percibidos. Es preciso aprovechar las experiencias únicas y oportunidades de viajar que nuestro sector proporciona. Una buena forma de hacerlo es a través de programas específicos de viajes para los propios empleados, que incluyan descuentos especiales en los alojamientos de la cadena hotelera.

Una investigación que hemos realizado recientemente, en colaboración con la Fundación Internacional de la Juventud, pone de manifiesto que la remuneración económica no es la principal motivación para los mileniales, sino que la clave reside en la satisfacción con el trabajo. Es decir, para este colectivo la conciliación laboral y familiar y la capacidad de colaborar con la comunidad y el medioambiente son los factores clave. La demostración de un amplio compromiso social y el énfasis en el bienestar personal revisten, por tanto, una importancia cada vez mayor.

Una vez mostradas a los jóvenes las oportunidades que tienen frente a sus ojos, el siguiente reto consiste en facilitarles la presentación de candidaturas y la contratación. Ya hemos visto que los mileniales son muy diferentes a las generaciones anteriores. Estos jóvenes tienen claro dónde quieren trabajar y cómo deben conseguirlo; y quieren lograr su objetivo cuanto antes. ¡Los largos procesos de selección no han de existir para ellos!

Una manera eficaz de llegar a los candidatos, siguiendo sus reglas de juego, es eludir el anuncio de trabajo y la fase de solicitud y realizar directamente una entrevista cara a cara. Se trataría de una especie de encuentros al más puro estilo speed-dating, donde fácilmente podemos detectar al candidato adecuado y viceversa. Se trata de una gran oportunidad para que ambas partes aclaren las posibles dudas y determinar las condiciones establecidas, sin perder tiempo en más de una entrevista.

Atraer las competencias que nuestra industria necesita para su crecimiento supone un desafío constante y requiere mostrar lo variado y satisfactorio que puede ser desarrollar una carrera en el sector. Hacerlo conlleva beneficios no solo para el negocio, sino también para los jóvenes, la industria y la sociedad en general.

Joaquim Hartl es director general de área para la Península Ibérica de Hilton

Normas