Inversión

Los mejores activos para lidiar con la volatilidad

Los expertos apuestan por nancos, compañías cíclicas, oro y deuda ligada a la inflación

Panorámica de la Bolsa de Fráncfort.
Panorámica de la Bolsa de Fráncfort.

Cuando la política ocupa el centro de los mercados bursátiles la volatilidad está garantizada. ¿Ganará Mateo Renzi el referéndum para la reforma constitucional? ¿Donald Trump pondrá en marcha cuando llegue a la Casa Blanca algunas de las medidas más polémicas que anunció en campaña? ¿Se harán los partidos xenófobos con el poder en Holanda o en Francia?

Para los analistas financieros es difícil lidiar con estos temas, más allá de intentar asignar probabilidades a cada uno de los escenarios. Por eso prefieren buscar tendencias globales que puedan funcionar en cualquier momento. Por ejemplo, la mayoría de los expertos considera que el sector bancario puede empezar a repuntar, dadas las perspectivas de subida de tipos. También consideran que los datos de consumo global son sólidos, lo que ayudará a las compañías dedicadas a la producción de bienes de consumo.

En el ámbito de la renta fija, el consenso de mercado apunta a nuevas correcciones. Los bonos emitidos por Gobiernos europeos han dado ya toda la rentabilidad que podían ofrecer, y el gran riesgo ahora es que sufran un deterioro demasiado rápido. En las inversiones en deuda, se decantan por bonos emitidos por empresas que no tengan la máxima calificación crediticia (high yield, en la jerga), bonos con cupón flotante y deuda subordinada de bancos y aseguradoras.

Ante las dificultades que plantean algunos de los activos que antes se consideraban seguros, varios especialistas consideran que el oro puede ser una buena opción como activo refugio. En caso de que repunte la volatilidad en los mercados puede servir de soporte para las carteras.

  •  Bolsa: valores cíclicos a ambas orillas del Atlántico

En los próximos meses se avecinan importantes cambios entre los mandatarios que ocupan un sillón en el G8. Mateo Renzi puede dejar de ser primer ministro de Italia, Donald Trump tomará posesión de su cargo en enero, habrá elecciones presidenciales en Francia y Angela Merkel optará a un cuarto mandato en Alemania. “Es evidente que de cara al próximo año la volatilidad continuará siendo la principal protagonista en los mercados”, apunta Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult. Desde esta firma recomiendan al inversor buscar estrategias de gestión activa flexible “que le ayuden a proteger su patrimonio, sin perder oportunidades, con un horizonte a largo plazo y un adecuado control de los riesgos”. Entre las ideas de inversión, desde Gesconsult defienden que la Bolsa española puede tener un buen comportamiento. Especialmente inversión en banca (citan a Bankinter, Bankia y Liberbank), y en las compañías con presencia en EE UU (como ACS, Acerinox, Tubos Reunidos).

El estratega jefe de Pictet AM, Luca Paolini, también considera que los bancos están baratos y se pueden revalorizar. Desde el banco privado suizo Julius Baer, su economista jefe Janwillem Acket, recuerda que los datos globales de consumo están siendo mucho más sólidos de lo que recojen los mercados, con una población con menores niveles de desempleo y menor grado de endeudamiento. Desde la firma consideran que las compañías ligadas al ciclo económico mundial y, especialmente, aquellas que basan su modelo de negocio en la venta de bienes de consumo pueden ser una buena oportunidad de inversión.

 

  • Bonos: más motivos para las ventas

La renta fija ha demostrado durante la crisis en la zona euro una alta sensibilidad a la política, solo mitigada por las intensas compras de deuda del BCE. El organismo que preside Mario Draghi tendrá que volver a emplearse a fondo si triunfa el no en el referéndum italiano del próximo domingo y si ese resultado abre la caja de los truenos sobre el futuro del euro, con las elecciones presidenciales francesas a la vuelta de la esquina.

El rendimiento del bono italiano a diez años ya se resiente ante la posibilidad de que el resultado del referéndum provoque la caída de Renzi y su rendimiento ha pasado del 1,38% de hace un mes al 2,1%, impulsado por el repunte que la victoria de Trump ha desatado en el conjunto de la deuda pero también por el riesgo político que los inversores aprecian ahora en Italia. Axa Investment Research contempla como escenario más probable el de un triunfo del no, tras el que Renzi se mantenga en el poder o sea rápidamente reemplazado, en cuyo caso el repunte del bono italiano sería de 20 puntos básicos y de apenas 10 para otros bonos periféricos, como el español. Pero si el no gana ampliamente y desata la ruptura del gobierno, el rendimiento del bono se puede encarecer en 150 puntos, con un contagio de 80 puntos sobre la periferia.

Para Gonzalo Ramírez, director de renta fija y estructurados de Tressis, las oportunidades en deuda están ahora en bonos high yield a 3 ó 4 años, bonos flotantes, cocos y deuda subordinada de bancos y aseguradoras. “El investment grade a largo plazo ya no tiene sentido”, añade.

 

  • Oro: un buen activo refugio

La renta fija ya no es lo que era. Todos los expertos coinciden en que la inversión en bonos a largo plazo de economías fuertes (Alemania, Suiza...) ofrece bastantes riesgos, a cambio de una nula rentabilidad. Ante este escenario, y sabiendo que la renta variable vivirá en 2017 unos cuantos vaivenes, una buena alternativa para ganar estabilidad en las carteras de inversión puede ser el oro.

Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM, considera que es una opción prudente apostar por la evolución de este metal precioso. “Ante un posible aumento de la volatilidad y de riesgos políticos, es la mejor alternativa, ya que otros activos refugio, como los bonos, tienen una peor perspectiva”.

Durante las últimas semanas, el precio del lingote de oro ha caído, y ahora se negocia a menos de 1.200 dólares el lingote. Para los expertos, esto se explica por la revalorización del dólar ante las expectativas de subidas de tipos de la Fed. También por el buen tono de la renta variable. El experto en matrias primas de Julius Baer, Carsten Menke, considera que si se consolidan las perspectivas de mejora del crecimiento mundial, el oro podría seguir su senda descendente, pero ante cualquier sobresalto en los mercados, volverá a convertirse en el activo refugio de referencia.

La prestigiosa gestora azValor, que ha logrado uno de los mejores rendimientos en lo que va de año, está jugando esta estrategia con una inversión directa en compañías mineras especializadas en oro, como New Gold.

Normas