Entrevista al socio director de distribución de TwentyFour AM

John Magrath: “Las titulizaciones son más atractivas que un bono privado”

Actualmente, tienen cerca de 9.000 millones de euros bajo gestión, de los que aproximadamente la mitad del total corresponde a ABS

John Magrath, socio director de distribución de TwentyFour AM
John Magrath, socio director de distribución de TwentyFour AM

Los asset-backed securities (ABS) o bonos de titulización son unos activos que, aunque pasan desapercibidos en muchas ocasiones, generan grandes oportunidades en el mercado. John Magrath es gestor en TwentyFour y conoce muy de cerca este tipo de activos, uno de los tres pilares del negocio de la gestora de renta fija. Tras fundarse en 2008 en Londres y alcanzar el año pasado un acuerdo con Vontobel –que se hizo con una participación del 60% de la compañía–, la distribución de sus productos se ha ampliado más allá de Reino Unido. Por el momento, parece que su expansión les está funcionando, ya que, actualmente, tienen cerca de 9.000 millones de euros bajo gestión, de los que aproximadamente la mitad del total corresponde a ABS.

¿Cuáles son las ventajas de los ABS o bonos de titulización?
Estos activos son prácticamente productos de crédito puros. El mercado es casi en su totalidad de capital flotante. Además, se trata de un activo muy predecible, por lo que hay un gran nivel de transparencia. Los ABS europeos también permiten tener un alto grado de flexibilidad sobre el nivel de riesgo asumido o de retornos que se están buscando. Aunque, probablemente, una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que es un activo barato.

¿Por qué son adecuados para una coyuntura como la actual, marcada por los bajos tipos de interés?
Frente a amplios segmentos del mercado europeo que están ofreciendo rentabilidades negativas, los ABS en términos generales siguen ofreciendo rendimientos positivos y permiten obtener una ganancia interesante en función del riesgo asumido. Además, si comparamos los ABS europeos con la deuda corporativa europea, los primeros ofrecen un rendimiento mucho más interesante.

¿Qué diferencias existen entre los ABS europeos y los americanos?
Primero, la calidad de los préstamos que son colateralizados. En EEUU, los préstamos son, por defecto, subprime. Esto es muy diferente a lo que ocurre en el mercado europeo, donde la mayoría de los préstamos son all-prime, están asegurados y tienen estándares de préstamo más elevados. La segunda diferencia estriba en la retención del riesgo. En los ABS europeos, el emisor tiene que retener una parte del riesgo, mientras que en EEUU la persona que originó las hipotecas no asume ningún riesgo. La tercera diferencia hace referencia a la dación en pago. En EEUU, si alguien no puede hacer frente a una hipoteca, simplemente entrega las llaves y ahí finalizan sus obligaciones. Sin embargo, en Europa se conserva la obligación de hacer frente al restante de la deuda. Esto crea diferencias fundamentales de rentabilidad entre los títulos a ambos lados del Atlántico.

¿Cuáles son sus principales apuestas de inversión?
El porcentaje más elevado del mercado europeo corresponde a RMBS (residential mortgage-backed security, que son paquetes de créditos hipotecarios). Dentro de este segmento, una opción interesante la encontramos en los títulos con garantía hipotecaria españoles con más antigüedad. Muchos directores de inversiones dicen: “No invierto en el inmobiliario español”. No obstante, si analizas los RMBS españoles y te centras en las transacciones con más años, ves que gran parte del capital ha sido amortizado. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de RMBS en zonas prime de grandes ciudades como Madrid y Barcelona, donde con el tiempo se ve una significativa apreciación del precio de la vivienda y no se ven tan afectadas por los malos datos de empleo. Sin embargo, dado que son títulos españoles, no han sido correctamente valorados.

¿Han registrado muchas suscripciones en sus fondos tras el brexit?
Estamos viendo una gran demanda y mucho interés por parte de inversores institucionales. Actualmente, tenemos varios mandatos y una compañía de inversión cotizada en Reino Unido. Hicimos una captación de fondos para este vehículo después del brexit y captamos 50 millones de libras. Vemos una fuerte demanda en toda Europa a través de nuestra relación con Vontobel.

¿Qué esperan del BCE en sus próximas citas?¿Rebajará tipos?
Probablemente, no. El tipo repo es cero, pero el tipo del BCE para depósitos a la vista es del -0,40% y el euríbor a tres meses es del -0,29%. Creemos que es más probable que Draghi amplíe el QE a que decida llevar los tipos de interés a terreno negativo o los tipos de interés sobre depósitos a un terreno incluso más negativo. No es imposible, pero sí improbable.

“El ‘bund’ sufrirá ventas masivas”

Aunque Magrath considera que los mercados de deuda corporativa europea y británica están respaldados por sus respectivos bancos centrales, que han implementado grandes programas de compras de activos, sostiene que es importante “poner en práctica una gestión activa y una adecuada selección” de los títulos.

“Mario Draghi está comprando obviamente deuda gubernamental y también corporativa, y tras el referéndum del brexit en Reino Unido hemos visto recortes de tipos en el país”. Todo ello, ofrece, según el experto, un fuerte respaldo técnico al crédito y a los diferenciales de crédito. “Creemos que tanto en Reino Unido como en Europa los tipos de interés permanecerán bajos durante mucho tiempo y esto favorece a la rentabilidad del crédito”, apunta.

Sin embargo, no todo el mercado de renta fija está en constante auge. En lo que respecta al bund, Magrath comenta que en los últimos días se ha presenciado una venta masiva y también una inclinación de la curva de rendimiento. “Esto refleja que las persistentes rentabilidades negativas no son automáticas, incluso con grandes programas de QE”. Por este motivo, el experto piensa que muchos gestores en Europa se están viendo forzados a asumir más riesgo en sus carteras a través de la adquisición de deuda investment grade e incluso high yield con el fin de generar rendimientos positivos, lo que provocará que haya “más ventas masivas” en el bund.

Normas