¿Deflación, qué deflación?

¿Deflación, qué deflación?

Sonaba un poco incómodo Mario Draghi en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del BCE. Los argumentos para no mover ficha se basaron en la necesidad de tener más información antes de bajar tipos o tomar otro tipo de medidas no eran particularmente convincentes: necesita más información sobre la evolución de los precios y el flujo crediticio puede mejorar, quedarse como está o ir a peor.

Es la historia más o menos habitual en el BCE, que peca más por llegar tarde que por adelantarse. Movió ficha en diciembre y con casi total seguridad lo hará en marzo; febrero no estaba en la agenda y la realidad no alteró ésta. Frededik Ducrozet, de Crédit Agricole, lo tiene relativamente claro: recortará 10 puntos básicos el próximo mes, aprovechando quizá las nuevas previsiones de inflación hasta 2016 que publicará el BCE.

Quizá sea razonable. Pero suena raro. La inflación está un punto por debajo del objetivo y tiene tendencia a bajar. Pero como nos dice siempre el BCE, la clave son las expectativas de inflación. Y el banco las considera “firmemente ancladas”, y considera que a medio plazo los precios se alinearán con el objetivo. Habrá que creérselo.

Barclays ha publicado un bonito gráfico al respecto, donde se ve cómo salvo algún periodo en particular, las expectativas son sistemáticamente superiores a la inflación, lo que sugiere que o bien las predicciones están sesgadas al alza o bien que los “predictores” no han sido capaces de actualizar sus modelos a la realidad.

La tendencia, en todo caso, es muy clara, y creo que ayuda a entender la situación financiera en Europa: los temores infundados a la inflación han prevenido al Banco Central de actuar contra la deflación. Y ayer fue un nuevo ejemplo. Quizá no veamos deflación, y quizá (sabe un poco más que yo sobre su trabajo) tenga razón en retrasar las decisiones hasta marzo. Pero, desde aquí, parece más bien que tiene más miedo a la inflación que a la deflación, a pesar de que la inflación es baja, está cayendo y la historia reciente demuestra que ha sobrevalorado las expectativas de precios.

Llegados a este punto uno se acuerda de las portadas de Bild en plena crisis de la deuda, de los agoreros estadounidenses hablando de inminente hiperinflación o de la película de animación producida por el BCE donde el protagonista es el monstruo de la inflación. Ahora cuadran más las cosas. Como decía hace poco Krugman, el que vive de las rentas no va aceptar fácilmente un entorno de tipos bajos y abundancia de capital, pues gana dinero precisamente con el entorno opuesto. La inflación es el espantajo.

Comentarios

El que "vive de las rentas" otrora llamado ahorrador necesita vencer a la inflacion. Es decir que gana dinero si la rentabilidad del producto que escoja - acciones, vivienda, bonos, depositos, cuenta corriente - sea superior a la inflacion.El que "vive de las deudas" otrora llamado deudor necesita que la inflacion sea superior a los intereses que paga por el dinero que recibio prestado.El deudor quiere alta inflacion y bajos tipos de interes. El ahorrador quiere baja inflacion y altos tipos de interes.En realidad ninguno pueden salirse con la suya a largo plazo y el mercado del dinero vuelve al equilibrio.A corto plazo los gobienos no quieren que sus ciudadanos ahorren sino que gasten y se endeuden, por eso tienen todos los incentivos para favorecer a los deudores bajando tipos y admitiendo elevadas inflaciones. Si ademas el propio gobierno esta endeudado en moneda local...Es por esto que se crearon los bancos centrales independientes, la idea es que un organismo que no tiene que ser elegido democraticamente puede tomar decisiones a medio/largo plazo.La estabilidad de las monedas (que no de las economias) depende de la credibilidad e independencia de su banco central.Nota: Esto no quiere decir que una moneda estable no aumente o baje de valor respecto de otras (los cambios son relativos asi que si el peso argentino se hunde el dolar se revaloriza) sino una inflacion estable y controlada que permite a las empresas, familias y bancos ahorrar/endeudarse para invertir a medio/largo plazo.
Amen.Y bajar los tipos ya hace poco.. o se instaura un cambio de regimen monetario o estaremos con inflaciones y tipos al cero unos cuantos añitos mas....y mientras destruimos capacidad productiva porque eso de imprimir dinero y darselo gratis al Estado (o a la gente) está prohibido en algun manual rentista.
Hace falta otra ronda de LTRO, que introduzca liquidez en el sistema bancario, y por tanto en la ECONOMIA, eso si, como viene anunciando el BCE, supeditada a la asunción de riesgo por parte del sistema bancario, esto es, al CREDITO A EMPRESAS Y PARTICULARES. Se trataría de dotar de liquidez ilimitada a la BANCA EUROPEA, por parte del BCE, aceptando éste como colateral paquetes de créditos a particulares y PYMES, y con esta nueva ronda de LTRO, se facilitaría además la devolución de la anterior, cuyos vencimientos comienzan en la segunda mitad del año. Ahora bien los mercados de RENTA VARIABLE, como son esquizofrénicos, pueden pensar que si el BCE pone en funcionamiento otra ronda de LTRO, es porque prevé un crecimiento económico moderado en la zona euro, y porque estima riesgos de deflación evidentes, lo cual podría provocar una severa corrección en las bolsas europeas, y por ese motivo, el BCE, avisa, avisa y avisa, antes de actuar, para que cuando actue se hayan descontado ya los efectos esquizofrénicos, y el anuncio de la medida, mejore las expectativas de crecimiento económico, a la par que las BOLSAS, que también son una fuente de liquidez del sistema.
Normas
Entra en El País para participar