En portada

Los expertos ven todavía recorrido al alza en Bolsa

Las Bolsas europeas, entre ellas la española, y las americanas empiezan un nuevo semestre con sus cotizaciones en niveles máximos de los últimos cuatro años.

Las Bolsas europeas, entre ellas la española, y las americanas empiezan un nuevo semestre con sus cotizaciones en niveles máximos de los últimos cuatro años. Casi todos los índices, entre ellos el Ibex y el Euro Stoxx, se han comportado durante 2005 en línea con las previsiones más optimistas de los expertos, pero de cara a la segunda parte del ejercicio se vislumbran incertidumbres que pueden ensombrecer este panorama alcista de los mercados. Pese a ese escenario, el consenso de los nueve analistas consultados por Cinco Días prevé que el Ibex cierre el año a 9.957,17 puntos, lo que supone una revalorización del 2,89% respecto al cierre de esta semana.

Petróleo caro, debilidad del euro frente al dólar, tensiones inflacionistas y bajo crecimiento del PIB en la zona euro son algunos de los factores que pueden enturbiar la economía y las inversiones en renta fija y variable, según los expertos. Otros aspectos negativos que destaca Gregorio Izquierdo, del Instituto Estudios Económicos (IEE), son 'los problemas generados por los elevados déficits públicos de Estados Unidos'.

'El marco en el que se van a desarrollar los mercados en el segundo semestre de 2005 va a contar con esos mismos riesgos a los que nos enfrentamos en la actualidad', señala Gregorio Izquierdo. No obstante, añade que las incertidumbres monetarias y las amenazas del crudo se pueden compensar con algunos datos positivos. Y así resalta que la economía mundial va a crecer este año una media de un 4%, porcentaje que, aunque no sea homogéneo por áreas geográficas, considera aceptable.

MÁS INFORMACIÓN

La elevada liquidez y la falta de alternativas de inversión a la renta variable, motores de la Bolsa este semestre

Luis Sebastián, profesor de Economía Internacional del Esade, resalta que además de esos nubarrones que se presentan en el horizonte global, Europa cuenta con problemas específicos. 'Va a remolque. Ahora no es un motor de la economía mundial, papel que protagoniza EE UU y algunos países asiaticos'. Pero añade que a través de la grave crisis política que atraviesa la Unión Europa se vislumbran posibles cambios positivos.

Es más, el profesor del Esade estima que si gana peso en la política comunitaria la posición del primer ministro británico Tony Blair, Europa 'puede abordar reformas necesarias para eliminar ineficiencias' como las que conlleva la Política Agraria Común (PAC).

Rose Marie Boudeguer, directora del servicios de estudios de Consulnor, destaca otros factores que pueden amenazar los mercados financieros en los próximos meses como son la falta de dinamismo en la eurozona y 'el alto nivel de desempleo que frena la demanda interna'. Por otro lado, el precio del petróleo, que este experto prevé se mantenga por encima de los 50 dólares, 'detrae recursos del consumo y presiona los márgenes de las empresas. Todo lo anterior da forma a un patrón descendente de los beneficios empresariales', añade.

Pero, como otros economistas, Rose Marie Boudeguer detecta otros componentes positivos que dan cierta tranquilidad. Por un lado, la inflación se encuentra bajo control, lo que favorecerá el mantenimiento de los tipos de interés todo el año. Y esta situación se traduce en 'una amplia liquidez que fluye a los mercados financieros apoyando las revalorizaciones'.

Y ¿qué estrategia inversora más idónea ante este panorama? Natalia Aguirre, analista de Renta 4, cree que 'el Banco Central Europeo podría considerar una bajada de los tipos de interés de persistir la debilidad económica en la zona euro'. Como consecuencia, señala, 'en un entorno de favorables condiciones financieras, con falta de alternativas de inversión dado el nivel de los tipos de interés, seguimos confiando en el mejor comportamiento relativo de la Bolsa frente a la renta fija, con apoyos como las valoraciones atractivas y las buenas políticas de retribución a los accionistas'.

Juan J. Fernández-Figares, analista de Link, destaca que el segundo semestre de 2005 se presenta complejo. Y, aunque no descarta que a corto plazo las cotizaciones en los mercados bursátiles sufran una corrección, tampoco cree que esas posibles caídas vayan a ser dramáticas, 'ya que hay una serie de factores que juegan a favor de la Bolsa, como la elevada liquidez y la falta de inversiones alternativas'. Además, manifiesta que 'las Bolsas europeas están baratas en términos históricos relativos'.

'En estos momentos', afirma Fernández-Figares, 'estamos recomendando deshacer algunas posiciones en renta variable a la espera que se produzca ese recorte. Por tanto, aprovecharíamos los actuales niveles para realizar beneficios'.

El petróleo amenaza

Felipe Mesia, de Self Trade, cree que la atención de los mercados en lo que queda de año va estar puesta en los tipos de interés y en los precios del petróleo, que se han convertido en una amenaza para la economía mundial si permanecen en los actuales niveles. 'En este escenario de incertidumbre recomendamos precaución y seleccionar los valores'. Aunque los que apuestan más por el riesgo pueden seguir las posibles fusiones y opas para seleccionar los valores.

Jordi Padilla, director de renta variable de Atlas Capital, considera que 'después de las alzas vividas en las últimas semanas los potenciales de revalorización de aquí a final de año son moderados, entre un 3% y un 5%'. Y cita las razones que justifican esas subidas: 'los beneficios empresariales, la fortaleza del dólar, los máximos en los mercados de deuda, las operaciones corporativas y el exceso de liquidez'.

Con este escenario, desde Atlas Capital se opta por la renta variable, mientras que por compañías prefieren 'las grandes a las pequeñas, ya que creemos que estas últimas están caras. Y por estilo de gestión, nos gusta más growht (empresas que una estrategia de crecimiento) a value (valor)'.

Sin embargo, la directora de Consulnor manifiesta que 'como resultado de nuestra previsión de desaceleración de los beneficios empresariales en un entorno de tipos bajos, creemos que es mejor elegir valores defensivos. Y optar así por empresas que tiene estabilidad de ingresos, elevada rentabilidad por dividendo y alta capitalización'. Pero, al tiempo, considera que dado que hasta el momento se ha estado premiando más la estabilidad que el crecimiento, ve 'bastante recorrido en valores que tiene potencial de crecimiento mayor, sea éste interno o por medio de fusiones y adquisiciones'.

En este contexto, 'los sectores europeos de los que Consulnor espera un mejor comportamiento son las utilities eléctricas y otros servicios públicos, construcción y sector financiero'. Por otra parte, 'vemos todavía recorrido en los valores ligados al petróleo y esperamos una mejora importante de empresas multinacionales o exportadoras'.

'No compartimos el pesimismo todavía existente entre algunos inversores', señala Henrik Lumholdt, estratega jefe de Inversis. 'A nuestro modo de ver, sigue habiendo un buen momento por las estimaciones de las ganancias empresariales futuras en los mercados principales'. No obstante, respecto al escenario macroeconómico admite que 'la relación entre crecimiento e inflación se ha deteriorado, pero sólo coyunturalmente, como por la subida del precio del petróleo'.

El crudo en alza ha sido en la última sesión de los mercados de esta semana el factor que más ha enfriado el ánimo de los inversores. El Brent cotizó el viernes por encima de los 58 dólares y el West Texas superó los 60 dólares. Mientras, los expertos no aportan buenas previsiones. 'El precio del petróleo seguirá siendo volátil', señalan en un informe Robin Batchelor y Poppy Buxton, gestores de Merrill Lynch Investments Management. 'Nuestro argumento a favor de un precio de crudo más alto durante más tiempo se basa en la rigidez de la dinámica entre oferta y demanda', añaden. Y citan el consumo creciente de China e India como uno de los factores que han provocado esa situación, que creen que no se va a modificar a medio plazo.

Temor en la renta fija a una crisis contagiosa

'Con máximos en los mercados de deuda y, por tanto, TIR (rendimiento al vencimiento) en mínimos, vemos la renta fija cara', señala Jordi Padilla, de Atlas Capital. Además, destaca la distinta percepción del futuro que reflejan los comportamientos de la Bolsa y la deuda. 'La principal incertidumbre que encontramos en el mercado es la aparente contradicción entre la evolución de la deuda y de las acciones de la renta'. Y el director de Atlas Capital añade que 'la actual tendencia de la curva de los tipos en el mercado de deuda tiende a aplanarse e incluso a tener una tendencia invertida', el típico escenario de ralentización económica.

'Los fundamentales europeos siguen apuntando a un nivel de tipos de interés a largo plazo muy bajo', señala Henrik Lumholdt. 'Este ha sido el motivo por el que Inversis lleva recomendando una sobreponderación de la deuda pública de larga duración desde hace bastante tiempo'. Sin embargo, añade, la bajada de los rendimientos de los bonos a largo plazo en Estados Unidos 'ya ha ido más allá de lo que justifican los fundamentales'.

'Por este motivo, y por el riesgo de contagio al mercado europeo desde Estados Unidos, ahora recomendamos concentrar la exposición al mercado de corto plazo', añade. 'La renta variable tiene bastante potencial todavía' resalta Henrik Lumholdt, 'mientras que la renta fija larga ya ha agotado su recorrido'. sentencia.

Los expertos siguen en favor de Europa frente a Estados Unidos

Si se pide a los expertos que elijan un área geográfica favorita para destinar las inversiones de renta variable durante el segundo semestre del año, la opinión es prácticamente unánime: Europa es más atractiva que EE UU.

Esta idea, por sí misma, no es muy novedosa puesto que ya constituía el sentir generalizado entre casas de Bolsa y bancos de inversión al comienzo del ejercicio. Sin embargo, cobra más trascendencia por el hecho de que mientras los índices estadounidenses se aproximan al cierre del semestre en pérdidas, los mercados europeos acumulan revalorizaciones que rondan en la mayoría de los casos el 10%.

'Seguimos apostando por las Bolsas europeas. Con independencia de que las economías estén estancadas, la valoración de los mercados del área euro sigue siendo más atractiva', comenta Anna Maymus, analista de Sabadell Banca Privada.

El PER para 2005 (ratio que recoge el número de veces que el beneficio por acción está contenido en la cotización) previsto para el índice Euro Stoxx 50, el principal referente bursátil del área euro, es de 13,1 veces, según datos de consenso de mercado recopilados por JCF Group, consultora de información financiera. El PER estimado para el Dow Jones, el índice por excelencia de EE UU, es de 15,4 veces.

'EE UU sigue siendo algo más caro respecto a Europa, si bien la diferencia ha disminuido', explica Henrik Lumholdt, estratega jefe de Inversis Banco. 'Además de por las valoraciones más favorables, nos sigue gustando en general más el Viejo Continente que Wall Street por el mayor potencial de mejora de la eficiencia de las empresas y la ausencia de grandes equilibrios macro', añade este experto.

Entre las principales Bolsas europeas, la alemana ofrece, según Inversis Banco, los precios más atractivos. 'Este mercado se verá especialmente beneficiado por las expectativas de un cambio de Gobierno que podría intensificar las reformas económicas. Además, dado el papel de este país como gran exportador, le beneficia la reciente debilidad del euro frente al dólar', argumenta Lumholdt.

A pesar de la desaceleración de los beneficios empresariales, la abundante liquidez del sistema respalda que las Bolsas todavía tengan recorrido alcista, recuerda Rose Marie Boudeger, directora del servicio de estudios de Consulnor. 'En este contexto, y principalmente por el factor precio (valoraciones), seguimos prefiriendo este año la renta variable de la eurozona frente a la renta variable de EE UU'.

No obstante, también algunas voces que empiezan a ver oportunidades en Wall Street. 'Quizás sea el momento, en parte por la subida que acumulan los mercados europeos, de destinar parte de la cartera a las acciones en dólares.', asegura María Forqué, directora de asesoramiento de Tresis. 'El único inconveniente para la Bolsa americana está en las subidas de los tipos de interés oficiales, que históricamente tienen una correlación negativa con la renta variable. En el área euro, debido a las dudas sobre el vigor económico, parece lejos el momento de comenzar una política monetaria más restrictiva', añade. Aunque habrá una desaceleración con respecto a ejercicios anteriores, lo cierto es que los beneficios seguirán creciendo este año a ambas orillas del Atlántico. El consenso del mercado espera que las ganancias conjuntas crezcan un 16,49% en el índice Euro Stoxx 50 con respecto a las de 2004 y un 8,38% en el Dow Jones.

Eon y Citigroup, valores estrella en cada mercado

Las cinco compañías más recomendadas por los analistas, según datos de consenso de mercado recopilados por JCF Group, dentro del Euro Stoxx 50, el principal índice bursátil del área euro, son Eon, BNP Paribas, Total, Vivendi y la aseguradora francesa Axa, por este orden. El primer valor español en esta clasificación es Telefónica. La operadora es la décima compañía con mejores notas.

Por el contrario, las acciones menos aconsejadas por los expertos son San Paolo, Unilever y Fortis. Tras el nuevo plan estratégico, catalogado de poco ambicioso por algunas casas de Bolsa, Repsol es el quinto peor valor por calificaciones.

Al otro lado del Atlántico, el gigante financiero Citigroup, Microsoft, General Electric, Du Pont y Exxon son los preferidos por los expertos dentro del índice Dow Jones. La crisis lleva a General Motors a ser el peor valor por recomendaciones, seguido de SBC y HP.

Oportunidades en Japón y en los mercados emergentes

Las reformas emprendidas por el Gobierno japonés para reactivar la actividad económica no están siendo recogidas de momento por el Nikkei 225, el índice de referencia del mercado nipón, que se apunta una exigua revalorización del 0,42% desde enero.

'Es por esta falta de reacción a las reformas por parte de las cotizaciones por lo que creemos que el mercado japonés lo puede hacer muy bien de aquí hasta final de año', señala Anna Maymus, analista de Sabadell Banca Privada.

La zona asiática es precisamente la preferida por la gran mayoría de casas de Bolsa dentro de los mercados emergentes. 'El tirón que ejerce China en estos mercados y la mayor estabilidad política si se compara con Latinoamérica, hacen que sean nuestros favoritos en estos momentos', explica David Burns, director general de Schroeders en España. China, India, Indonesia y Corea son los mercados favoritos de Burns en este área.

Los expertos destacan que el principal factor de crecimiento económico en la región está siendo la demanda doméstica. El crecimiento en las exportaciones lleva cayendo diez meses (del 35% de julio al 20% en abril de 2005), y es el consumo doméstico el que se ha convertido en el motor del crecimiento. China e Indonesia son los únicos países de la zona asiática en los cuales el crecimiento de las exportaciones se está manteniendo.

'Con excepción de Corea, donde el consumo privado se está recuperando muy lentamente después de la crisis de las tarjetas de crédito, todas las economías se están beneficiando de un fuerte crecimiento en consumo e inversión', destaca el último informe de ABN Amro sobre el panorama macroeconómico de mercados emergentes.

'Debido a este tirón del consumo, preferimos las empresas asiáticas relacionadas con la demanda doméstica más que las exportadoras', según Sasha Evers, director general de Mellon Global Investments. 'Son países que tradicionalmente han sido de ahorro, no de consumo. Este cambio de tendencia hay que aprovecharlo'.

En cuanto a las Bolsas latinoamericanas, aunque la economía sigue creciendo a buen ritmo, gracias sobre todo a la demanda de materias primas por parte de China, los analistas se muestran más cautelosos que con los mercados asiáticos. La dependencia de EE UU y las revisiones al alza de los tipos de interés en este país, que generalmente suponen un lastre para los mercados latinoamericanos, son algunos de los inconvenientes que ven los expertos.