Fondos

Las gestoras que vencen al IPC

La renta variable y la gestión activa están siendo la clave del éxito en las que se han apoyado los gestores de fondos de inversión españoles durante los primeros meses del año 2005 y en los doce últimos meses. Un periodo en el que los gestores han visto cómo el listón de las exigencias de los inversores se elevaba en la misma medida que lo hacía la tasa de inflación en medio de un escenario cada vez más desconcertante, con diversas alternativas en las que los mercados de renta variable han atravesado etapas de fuertes oscilaciones y los mercados de bonos se han visto muy condicionados por las expectativas cambiantes de las políticas monetarias. La subida de las volatilidades (es decir, de los niveles de riesgo) ha obligado a los gestores a moverse con cautela para no defraudar las expectativas de rentabilidad de los partícipes.

No abundan las gestoras que proporcionan a sus inversores la agradable sorpresa de unos rendimientos positivos en términos reales, es decir, en proporción suficiente como para combatir el deterioro de la inflación. Casi todas lo hacen en alguna medida, pero en algunos casos este resultado beneficia a la mayoría de los partícipes y en otros a una minoría.

De las 120 gestoras de fondos de inversión que hay en España, 33 gestionan cada una más de 1.000 millones de euros. Este grupo de compañías gestoras maneja más del 80% del patrimonio total de los fondos españoles. Sus resultados este año son bastante dispares. En 22 de ellas la rentabilidad media ponderada de su patrimonio total es superior a la tasa de inflación (del 3,50%) mientras 11 no llegan. Pero el patrimonio que alcanza estas rentabilidades por encima de la inflación es, por lo general, sólo una pequeña proporción del patrimonio total que gestionan.

MÁS INFORMACIÓN

'Nos fijamos sólo en las empresas que están baratas Hay que comprar y esperar a que su precio refleje su valor', explica Álvaro Guzmán

De las 33 gestoras que mueven más de 1.000 millones de euros, sólo siete dan más rentabilidad que el IPC para la mayor parte de su patrimonio

Solamente siete gestoras -Bestinver, Mutuactivos, Mapfre, Morgan Stanley, Gesmanresa, Gespastor y Gesduero- logra rentabilidades reales positivas para una parte mayoritaria de su patrimonio. Es decir, para la mayor parte del dinero invertido. A la cabeza de la clasificación se encuentra Bestinver, una gestora que maneja 1.601 millones de euros en fondos de inversión, de los cuales un 99,53% obtiene rentabilidades por encima del 3,5%. En este caso concreto, la rentabilidad media del patrimonio que logra rentabilidades reales obtiene un rendimiento medio del 25,78% en los doce últimos meses, es decir, multiplica por siete la tasa de inflación.

La renta variable y un modelo de gestión muy orientado al valor (a las compañías con buenos y saneados balances) son la base de los buenos resultados que está logrando Bestinver en los últimos años. 'Nos fijamos sólo en las empresas que están baratas e invertimos en ellas. Hay que comprar y esperar a que su precio refleje su valor', explica Álvaro Guzmán, responsable de la gestión de los fondos de Bestinver junto a Francisco García Paramés, el dúo de gestores españoles que mejores rendimientos ha logrado en los últimos años aplicando una filosofía de inversión muy definida.

Su mejor fondo de inversión es Bestinver Bolsa, que este año presenta una rentabilidad anual del 31,7%. La elevada proporción del patrimonio de Bestinver en fondos de renta variable explica sus buenos resultados generales. El Bestinver Bolsa presenta una ganancia media anual en los tres últimos años del 22,1%, la más alta, con diferencia, entre los fondos de inversión españoles que invierten en el mercado doméstico de renta variable. Desde enero gana más de un 10%, lo que también le sitúa entre los mejores fondos este ejercicio.

Morgan Stanley, otra gestora orientada hacia las inversiones bursátiles, es otro de los grandes vencedores este año en la batalla de la rentabilidad. Con sus 3.100 millones de euros en fondos de inversión, esta gestora tiene un 62% de su patrimonio con rendimientos superiores al 3,5%. Los 1.918 millones de euros que logran superar el listón de la inflación presentan una rentabilidad media del 9,73% en los doce últimos meses.

'Hemos realizado apuestas muy claras este año y las hemos aplicado con disciplina, primando la renta variable en algunos sectores y en algunas áreas geográficas y cubriendo, en ocasiones, los riesgos de tipo de cambio cuando estas inversiones se realizaban en mercados fuera de la zona euro', explica Arantxa González, responsable de renta variable en Morgan Stanley. Una gestora que tiene poca afición a los modelos de inversión indizados, es decir, aquellos en los que el fondo gestionado reproduce sistemáticamente el peso de los valores de un determinado índice, lo que lleva a obtener rendimientos similares a los del propio índice, pero nada más. 'Realizamos apuestas por valores individuales y de tipo sectorial. æpermil;sta ha sido la clave del éxito este año', añade González.

Mutuactivos, con un 75% de su patrimonio en rentabilidades reales positivas, es otro de los ganadores. Su mejor fondo, el Mutuafondo Valores, actúa en los mercados internacionales de renta variable. Dado que una parte importante de la cartera de Mutuactivos (la gestora de la Mutua Madrileña del Automóvil) está en activos de renta fija, la orientación conservadora de sus inversiones es más acusada que en otras gestoras, en las que no existe un cliente individual de mucho peso, como es este caso.

Aun así, el conjunto de la cartera de Mutuactivos, algo más de 2.500 millones de euros, proporciona una rentabilidad global del 6,15% en términos anuales. De esa cartera, 1.900 millones logran un rendimiento superior al 3,5%. Ese 75% del patrimonio presenta en promedio un rendimiento anual del 7,47%, que es uno de los más elevados en la actualidad entre todas las gestoras españolas.

'La contribución de Mutuafondo Valores a la rentabilidad de la gestora destaca frente al resto', señala José Manuel Pérez-Jofre, de Mutuactivos. 'De nuevo, la estabilidad de las inversiones basada en la compra de proyectos de negocio liderados por eficientes equipos está dando óptimos resultados'.

Espirito Santo Gestión, la entidad portuguesa que acaba de absorber a la gestora de Banco Inversión, también logra situarse entre los mejores, en este caso con una rentabilidad media del 13% en sus patrimonios más rentables, los que representan el 50% del patrimonio gestionado total. La rentabilidad media del conjunto de la gestora, que maneja cerca de 1.200 millones de euros, es una de las más elevadas, un 7,11%. Su mejor fondo, Gescafondo, un fondo de tipo global, acumula en los doce últimos meses una ganancia ligeramente superior al 34%.

'Nuestro modelo de gestión se mantiene también este año fiel a las pautas de los años anteriores, muy centrados en la renta variable con criterios fundamentales, es decir, gestión activa, no indizada, y orientada a las compañías que tienen valor y que pueden estar infravaloradas por el mercado', señala Icíar Puell, una de los responsables de fondos de renta variable en Espirito Santo. 'Hemos hecho apuestas individuales no sólo en la Bolsa española sino en mercados exteriores, tanto europeos como de EE UU', explica.

Entre las españolas, los valores que más han aportado en los últimos meses a las rentabilidades de los fondos de esta gestora son Acciona, una de sus apuestas más fuertes, Ebro Puleva, dos energéticas como Red Eléctrica y Enagás, Cintra (una de las compañías que puede incorporarse al Ibex en la próxima revisión, igual que Red Eléctrica), Prisa, Tubacex, que lleva este año una de las mejores revalorizaciones del mercado, 'y todo el sector de la construcción', agrega Puell.

La selección de valores seguirá marcando la estrategia de esta gestora en sus fondos de renta variable, varios de los cuales superan los dos dígitos de rentabilidad anual.

Cautelas en renta fija y continuidad en Bolsa

Los tipos de interés siguen bajando con fuerza, apoyados por el mal comportamiento del mercado de crédito, por los buenos datos de inflación en EE UU y por un creciente sentimiento de ciclo económico bajista. Pensamos que el mercado se encuentra en el rango alto y que no es un buen momento para añadir posiciones en renta fija', señalan los expertos de Morgan Stanley en su informe de estrategia elaborado esta misma semana.

A su juicio, la renta variable es todavía un escenario de oportunidades. 'Mantenemos la posición cercana a la neutralidad en la distribución de activos. Mientras que las dudas sobre el entorno macroeconómico persistan, la bajada en los precios del petróleo y la corrección en los tipos de interés junto con el buen momento empresarial parecen estar dando un fuerte soporte a los mercados de renta variable'.

'El escenario a principios de año contemplaba una ralentización suave del crecimiento económico a nivel global, en donde la clave reside en la evolución de la inflación y los tipos de interés, ya que determinará la rentabilidad de los activos de renta fija y a su vez tendrá su efecto en las valoraciones de la renta variable', explica Pérez-Jofre. La conclusión principal es la de unas rentabilidades muy limitadas en todos los activos. Este escenario puede considerarse básicamente similar al que va a caracterizar los próximos meses, aunque la reciente ampliación de diferenciales en los bonos permite incrementar algo el riesgo.

Dos formas de aproximarse al objetivo

'En nuestra gestión global de carteras hemos infraponderado los bonos, mantenido posiciones ligeramente cortas en duración dándole mucho peso a la gestión de valor relativo, con un impacto muy positivo en resultados', explica José Manuel Pérez-Jofre, de Mutuactivos.

'La renta variable ha sido en este escenario la alternativa con mejores expectativas de rentabilidad, apoyada tanto en los resultados empresariales esperados como en los flujos de carteras de inversión. La distribución de activos ha sido determinante en los primeros meses. Desde el punto de vista geográfico, y para el conjunto de los activos, se ponderó Europa frente a EE UU, tratando de añadir valor con inversiones adicionales en los mercados asiáticos y emergentes. Sectorialmente optamos por un sesgo defensivo en el conjunto de las carteras, limitando el peso del sector tecnológico y potenciando el área de energía además de la industria, la farmacia y las telecos'.

La visión de los mercados es una baza importante para la mayoría de los gestores, pero no todos comparten esta filosofía. El caso de Bestinver es bastante representativo. Su análisis no deja margen para la duda: 'Intentar predecir la evolución de los mercados es una tarea complicada que precisa mucha dedicación y, aun así, las previsiones rara vez son acertadas. Por esta razón, es mejor dedicarse a la búsqueda de buenas empresas infravaloradas ya que seguramente tendrán una mejor evolución que el mercado, sea cual sea el comportamiento de éste'. 'Tenemos en estudio un amplio abanico de empresas, que actualizamos dos veces al año por término general', explica Álvaro Guzmán. De ellas, 60 o 70 las estudiamos a fondo, con visitas y entrevistas con los gestores, que nos sirven para determinar su grado de interés para nuestras carteras. Cada empresa requiere unas 100 horas de análisis. Con dos o tres empresas vistas al cabo de la semana, al año podemos tener buena información de un colectivo de hasta 200 compañías. æpermil;sa es la base sobre la que realizamos la selección de valores para invertir y la forma en la que decidimos cuáles pueden ser más interesantes'.

'El tamaño de la empresa no es determinante a la hora de realizar una inversión. Si la situación lo requiere es preferible invertir en empresas pequeñas y poco conocidas que se encuentren infravaloradas que comprar grandes compañías a precios desorbitados. Esta forma de entender las inversiones en Bolsa es conocida en el mundo anglosajón como 'value investment', inversión en valor.