_
_
_
_
Análisis
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La inversión, al alcance de todos gracias a las compañías ‘wealthtech’

Los ‘roboadvisors’ hacen más fácil crear carteras personalizadas para patrimonios de todos los niveles

Sakorn Sukkasemsakorn (Getty Images/iStockphoto)

La democratización del acceso a productos de inversión se basa en la idea de que todos deberíamos tener las mismas oportunidades para invertir y acceder a los distintos productos financieros independientemente de nuestro estatus socioeconómico. El acceso a muchos tipos y oportunidades de inversión ha estado tradicionalmente limitado a un grupo reducido de inversores, tanto individuales como institucionales, con acceso a información financiera especializada y alta capacidad de inversión. Esto ha contribuido a crear una diferencia significativa en la capacidad de cada inversor para generar riqueza simplemente basándose en factores socioeconómicos.

El lanzamiento de compañías tecnológicas de asesoramiento patrimonial, wealthtech, ha contribuido más en unos pocos años a la democratización del acceso a muchos productos de inversión anteriormente reservados para rentas altas, que todo el sector en toda su historia. Con compañías wealthtech nos referimos a un conjunto de iniciativas tecnológicas orientadas al asesoramiento financiero y patrimonial que utilizan herramientas digitales para optimizar la comercialización de productos y servicios financieros como gestión de inversiones, planificación financiera, planificación de la jubilación, optimización fiscal y mucho más.

A pesar de su nombre y de operar en el sector de asesoramiento patrimonial, las wealthtech no están dirigidas al cliente de alto patrimonio sino, al contrario, su pretensión es extender y captar clientes en todos los estratos socioeconómicos. En ese sentido, para el público general acceder a buenos productos de inversión se ha vuelto mucho más simple gracias a estas plataformas, lo que a su vez genera que el sector está en pleno crecimiento y ebullición. A nivel global, la industria de wealthtech está creciendo un 15% anual desde 2021 y se espera que mantenga el ritmo de crecimiento al menos hasta 2028.

El sector de wealthtech ha ganado mucha popularidad, especialmente entre inversores jóvenes que buscan mejores y más económicas formas de acceder a productos de inversión. De esta forma, estas plataformas amplían el público objetivo: ofrecen al público general productos tradicionalmente reservados a patrimonios altos, y con un esquema de comisiones mucho más atractivo al tener muchos procesos automatizados, con el consiguiente ahorro de costes.

Entre otros logros, las wealthtech han conseguido una rebaja considerable del coste de acceso a muchos productos e inversión, combinada con un mejor acceso y mayor disponibilidad (por ejemplo, vía smartphones). Asimismo, también han conseguido democratizar el acceso de muchos grupos socioeconómicos a productos de inversión que tradicionalmente requerían inversiones mínimas elevadas.

Estas plataformas de inversión son un tipo de asesor financiero que ofrece un servicio de gestión online de carteras mediante algoritmos, automatización, machine learning y, normalmente, la supervisión de un equipo de expertos inversores.

Esta suerte de roboadvisors hacen más fácil crear carteras de inversiones personalizadas para cada individuo y adaptadas a sus posibilidades. La creación y el mantenimiento de las carteras se hace de manera totalmente automatizada. En 2020, el total de activos gestionados en estas plataformas era de 980 millones de dólares. A finales de 2023, y según las proyecciones, alcanzará los 4,6 billones de dólares.

Además, muchas plataformas ofrecen en la mayoría de las ocasiones recursos educativos gratuitos, de forma que los inversores pueden tomar decisiones más informadas sobre sus carteras. Estos recursos incluyen datos de mercado, informes de análisis, herramientas de análisis de portfolio o recomendaciones de inversión basadas en el perfil del inversor.

En España, el sector se ha desarrollado en los últimos años con varias compañías que ofrecen servicios de roboadvisory muy destacadas. Entre ellas, Indexa Capital ha logrado en poco más de siete años gestionar o asesorar más de 1.620 millones de euros de más de 62.000 clientes con comisiones un 85% más bajas que los bancos (según su página web).

De igual forma, MyInvestor cuenta con más de 2.200 millones de euros gestionados y 120.000 clientes y se ha posicionado como un supermercado de fondos de inversión low cost, aunque ofrece otros productos como hipotecas, cuenta de ahorro remunerada y tarjetas e incluso ha lanzado su propio bróker online para invertir en Bolsa.

Los anteriores ejemplos son roboadvisors independientes de las entidades financieras tradicionales, aunque algunos bancos están sacando también sus propios servicios de roboadvisory, como por ejemplo Santander a través del servicio Invertimos por ti, con el cual ha lanzado a través de Openbank su producto de inversión pasiva en fondos indexados.

En definitiva, estas plataformas han logrado la democratización de los servicios de banca privada y gestión de activos, ya que permiten acceder a servicios de asesoramiento a todos aquellos que, por patrimonio, no puedan permitirse un banquero privado, cubriendo un nicho muy importante de clientes que necesitan ayuda pero que quedan lejos de las cifras necesarias para acceder a la banca privada o personal.

En España nos encontramos en una posición de ventaja en cuanto esta democratización de la inversión, ya que contamos con muchas opciones en el mercado, tanto dentro como fuera de las entidades financieras tradicionales.

Juan Venegas es ‘managing director’ especializado en FIG y ‘fintech’ de Arcano Partners

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_