_
_
_
_

Cae un 60% lo que aportamos al plan de pensiones individual: ¿es la crónica de una muerte anunciada?

Por qué productos están apostando ahora los españoles para su jubilación

Getty Images/iStockphoto

¿Estamos más cerca de ver el final de los planes de pensiones individuales o aún hay esperanza para estos productos? Recientemente, Inverco ha publicado su informe anual sobre la evolución de las instituciones de inversión colectiva y los fondos de pensiones en el que se pone de manifiesto cómo se está reduciendo la cuantía que los españoles aportamos a nuestro plan de pensiones.

En concreto, las aportaciones brutas a los planes de pensiones del sistema individual se han reducido en 7.124 millones de euros desde 2021 y hasta el año pasado, periodo en el que entró el vigor el nuevo límite legal máximo sobre el que poder aportar y deducirnos a nuestro plan de pensiones individual. Antes de 2021, el límite legal estaba en 8.000 euros. A partir de ese año, la cuantía se redujo drásticamente hasta el límite de los 2.000 euros, para volver a bajarlo para los próximos años hasta los 1.500 euros que sigue vigente en la actualidad.

Este nuevo límite de 1.500 euros se aplica únicamente a las aportaciones a los planes de pensiones individuales ya que, en el caso de los planes de empleo, asciende a los 8.500 euros. Estos nuevos límites se han aprobado al calor de los últimos cambios incorporados en la reforma de las pensiones que buscaban fomentar los llamados planes de empleo, colectivos o de empresas. Sin embargo, como explican desde Inverco, no se ha visto que las aportaciones del sistema individual se hayan redirigido a los del sistema de empleo, “cuyas aportaciones netas han continuado siendo negativas al igual que en años anteriores”.

El plan de pensiones sí es una buena opción para la jubilación

La reducción que han vivido los planes de pensiones del sistema individual ha alimentado el debate que llevaba años planeando sobre la industria y los ahorradores: ¿son los planes de pensiones una buena opción de ahorro para la jubilación? ¿Son rentables?

El plan de pensiones es un producto de ahorro y de inversión que está diseñado específicamente para el momento de la jubilación. Es ilíquido hasta que se cumplen una serie de contingencias -jubilación, invalidez, fallecimiento, dependencia severa o gran dependencia- y supuestos excepcionales de iliquidez, lo que hace que sea un producto idóneo para ahorrar a largo plazo, ya que nos obliga, en cierta medida, a comprometernos con un objetivo futuro como es la jubilación y a no utilizar ese dinero para otro fin.

A pesar de estas ventajas, se tendía a pensar que no era un buen producto. Muchas voces criticaban su fiscalidad o decían que no eran rentables, cuando la realidad es distinta: la ventaja fiscal sí compensa y nos puede ayudar a invertir en otro producto financiero para sacarle partido a esa deducción; el rescate se puede hacer de la forma que más nos convenga, por el lado financiero y fiscal; y sí hay planes de pensiones rentables, aunque no sean los más conocidos o los que reciben las mayores aportaciones. Entonces, ¿cuál era -y es- el problema? Falta de información y de asesoramiento financiero.

El ahorro para la jubilación y, muy en concreto, el ahorro en planes de pensiones está lleno de mitos y de falsas creencias que nos han llevado a pensar, por ejemplo, que hay que ser conservador con ese dinero. Pero es, precisamente, al contrario: cuando disponemos de más plazo es cuando podemos arriesgar más y apostar por planes de pensiones y productos con mayor porcentaje de bolsa -salvo excepciones y siempre teniendo en cuenta la tolerancia al riesgo de cada inversor-.

Con estas creencias, lo que veíamos es que cuando aún se podían aportar los 8.000 euros como máximo, la aportación media al plan de pensiones individual rondaba los 500 euros anuales, una cifra que, en muchos años, puede resultar insuficiente para vivir durante la jubilación.

Por ejemplo, en el año 2020, 987.2020 partícipes aportaron entre 301 y 900 euros a su plan de pensiones, mientras que solo 153.644 partícipes se situaron en el tramo de 6.001 euros a 8.000 euros. Dos años después, en 2022 y con el límite de 1.500 euros, la horquilla con mayor número de partícipes, 968.893 personas, seguía siendo la de 301 a 900 euros. Aunque, como destacan desde Inverco: “Tras la segunda reducción impuesta para el año 2022, el número de ahorradores que se han visto forzados a aportar el límite anual han aumentado en más de 350.000 respecto a 2020, restringiendo la posibilidad de un mayor ahorro a los partícipes de planes de pensiones”.

¿Hay alguna fórmula para incentivar el ahorro en planes de pensiones? ¿Se estabilizarán las aportaciones brutas tras la caída del 64% desde 2020? ¿Incrementarán su aportación media los que no llegan al límite? ¿Veremos en 2025, con el supuesto de iliquidez de antigüedad de 10 años, que muchos partícipes retiran su dinero de su plan de pensiones individual?

En la Jornada de Pensiones celebrada por Cinco Días e Ibercaja el año pasado, desde Inverco y Unespa pidieron más incentivos “para dar oxígeno a los planes de pensiones” y reclamaron “elevar el límite de aportación desde los 1.500 euros, más información a las empresas y mayor educación financiera”. Un mensaje que también se recoge en la XIV Encuesta a gestoras de planes de pensiones que ha realizado Inverco, de la que se desprende que el 84% de las gestoras considera prioritario recuperar los límites de aportación a planes de pensiones.

Más allá del plan de pensiones: dónde ha invertido el ahorrador español en 2023

Según las cifras de Inverco, el número de cuentas de partícipes de planes del sistema individual ha sufrido un descenso en 2023 de 69.341 partícipes respecto al año anterior, lo que nos deja en niveles de 2004, con 7.337.921 inversores.

Y es que, el actual escenario del que hemos hablado nos obliga, irremediablemente, a mirar hacia otros productos y fórmulas de ahorro para poder complementar en un futuro la pensión pública de la Seguridad Social. Pero ¿hacia dónde exactamente?

En un año en el que la renta fija ha brillado con fuerza, las letras del Tesoro han vivido su año de gloria. Más allá de las colas vistas en la calle, las cifras del Banco de España demuestran cómo se ha incrementado el volumen que los hogares españoles tienen ahorrado en letras del Tesoro, hasta unas cifras históricas. En concreto, los últimos datos del organismo recogidos por Europa Press señalan que los hogares y las instituciones privadas sin fines de lucro al servicio de los hogares se consolidaron en 2023 como los mayores tenedores de letras del Tesoro, cerrando el año con 24.428 millones de euros.

De hecho, desde Inverco reflejan que, hasta septiembre de 2023, la inversión en renta fija directa representaba el 32,5% del total del ahorro financiero de las familias españoles. Este es el segundo mayor porcentaje, solo por detrás de los depósitos y el efectivo, que suponen el 37,4%, y el primero si nos fijamos en el crecimiento respecto al mismo periodo del año anterior (+275%).

La inversión en instituciones de inversión colectiva ha repuntado un 11,1%, con una subida del 13,5% en el caso de los fondos de inversión, que suponen ya el 9,9% del ahorro de las familias españolas. Inverco destaca que, hasta septiembre de 2023, “solo los fondos de Inversión (aparte de renta fija y depósitos a largo plazo) registraron operaciones financieras netas positivas (suscripciones netas), en el acumulado del año, confirmando a este instrumento como referencia de inversión para los hogares españoles, canalizando 20.148 millones de euros”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_