_
_
_
_

DWS apuesta por la Bolsa europea y descarta una crisis en Francia

La gestora de Deutsche Bank espera tres bajadas de tipos en EE UU y la Eurozona de aquí a un año

Cursos Bolsa
Bolsa de Fráncfort, en una imagen de archivo.Alina Grünky (picture alliance/ Getty Images)
Pierre Lomba

Si bien las valoraciones disparadas de las tecnológicas estadounidenses, con Nvidia a la cabeza, han atraído el interés de los inversores en el último año, los grandes gestores están empezando a girarse hacia el Viejo Continente. DWS, la gestora de Deutsche Bank, apuesta en esta segunda mitad del año por las Bolsas europeas, a pesar de la incertidumbre y del terremoto político en Francia. “Nos sentimos más cómodos en acciones europeas”, ha señalado Mariano Arenillas, director para Iberia de la gestora, en su presentación de perspectivas este miércoles en Madrid. El rendimiento bursátil irá al calor de la senda de bajadas de tipos: de aquí a un año, DWS espera tres bajadas del precio del dinero tanto en la eurozona como en Estados Unidos.

Para la segunda mitad del año, la gestora se muestra “constructiva en renta variable”, pero con “con ciertos miedos”, fundamentalmente derivados de las valoraciones en Estados Unidos. La ratio de beneficio por acción —una métrica fundamental para identificar si un valor está sobrevalorado— en Wall Street está excesivamente alto, para la gestora alemana, lo que les lleva a apostar por Europa. “Sin negar la fuerza y la disrupción que ha generado la inteligencia artificial, pensamos que va a ser muy complicado que estas compañías a largo plazo sean capaces de mantener las tasas de crecimiento en los resultados”, ha apuntado Arenillas.

DWS apostará por una cartera diversificada ante “posibles sustos”: estos sobresaltos, ha apuntado el responsable para España y Portugal de la gestora, vendrán sobre todo por el lado geopolítico, como son los dos conflictos bélicos abiertos en Ucrania y en Gaza, o las elecciones estadounidenses a final de año. Además, Arenillas ha subrayado la posibilidad de un repunte sorpresivo de la inflación, por la subida del petróleo, y la amenaza para el comercio mundial de las políticas proteccionistas tomadas por EE UU o la UE. Estas, ha avanzado, están beneficiando a países limítrofes como México.

Buena muestra de estos “sustos” ha sido la convocatoria de elecciones legislativas en Francia, que ha disparado la inquietud de unos ya temerosos mercados ante la posibilidad de un Ejecutivo de cohabitación. Arenillas, sin embargo, le quita peso: “El efecto de las elecciones no es un tema de un partido u otro, es simplemente que cuando el mercado no espera un dato o algo y surge ese evento, se genera la incertidumbre. Una volatilidad que se mantiene hasta ese evento, en este caso las elecciones”. A pesar de las preocupaciones en torno a las finanzas públicas y el cambio de calificación de la deuda francesa, desde DWS afirman que “no esperan una crisis” en el país galo.

Para este año, la gestora alemana revisa al alza sus expectativas de crecimiento mundial, hasta el 3,1%, gracias, sobre todo, a una economía estadounidense más potente de lo que se anticipaba. La recesión queda “totalmente fuera de las expectativas en EEUU”, donde aún se están llevando a cabo políticas fiscales bastante expansivas. En cuanto a las divisas, los analistas esperan que el eurodólar se mantenga en las cotas actuales, a 1,08, pero que se produzcan repuntes a corto plazo del billete verde. Gracias a su condición de valor refugio y, sobre todo, a que el BCE ha comenzado las bajadas de tipos antes, haciendo menos atractiva la moneda comunitaria.

Bajadas de tipos y renta fija

Los tipos serán el catalizador del rendimiento de los mercados los próximos meses, ya sea en renta fija o variable. DWS espera que, de aquí a un año, tanto el BCE como la Fed realicen tres bajadas de 25 puntos básicos cada una. Para el banco central estadounidense, la gestora de Deutsche Bank espera un primer recorte en septiembre.

Eso sí, aunque se produzca una moderación, descartan que los bancos centrales entren en terrenos expansivos en el corto plazo: “Se observa una tendencia a normalizar los tipos de interés. No podemos hablar de políticas expansivas, sino menos restrictivas. Estamos en un entorno de restricción de la financiación y claramente el objetivo es que la tasa de tipos menos inflación siga siendo positiva”, ha subrayado Arenillas.

El inicio de una senda a la baja de los tipos podría reactivar el interés por la renta fija, donde DWS ve una oportunidad. Los vaivenes de la inflación y de las expectativas han hecho que esta tenga, extrañamente, más volatilidad que la Bolsa en los últimos meses, y las bajadas sostenidas del precio del dinero pueden animarla: cuando bajan los tipos, los bonos que ya circulan en el mercado se vuelven más atractivos, porque dan rentabilidades mayores.

“En una cartera de riesgo moderado estamos sobreponderando la renta fija”, ha reconocido Arenillas, que ha resaltado que sus previsiones otorgan una rentabilidad alta a riesgo relativamente bajo. Además, el responsable para Iberia de la gestora de Deutsche Bank ha añadido la fuerte demanda que están notando de renta fija de corta duración por parte de los inversores. “El comportamiento de los inversores está siendo tranquilo. Si las expectativas que hay de rentabilidad son las mismas y no corro riesgos, prefiero estar en un mercado monetario que me va a pagar un 4%”, ha concluido.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Pierre Lomba
Redactor de la sección de Economía. Graduado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París. Después de ejercer la abogacía, realizó el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_