_
_
_
_
_

Los efectos de las súbitas subidas de tipos se dejan sentir en Reino Unido y crecen los miedos a una desaceleración

Los últimos datos de hipotecas concedidas y la contracción de la oferta monetaria encienden las señales de alarma entre los economistas y dificultan la labor del Banco de Inglaterra, que se reúne este jueves

Imagen de archivo del corazón financiero londinense.
Imagen de archivo del corazón financiero londinense.ANDY RAIN (EFE)

El endurecimiento monetario que se ha acometido en diferentes partes del mundo ante el mazazo inflacionista está haciendo aparecer grietas en las economías de algunos de los países que han hecho esta maniobra. Los precios subieron como consecuencia de las políticas laxas de los bancos centrales durante la pandemia y por los diferentes shocks en la oferta. Entre la espada y la pared, la respuesta que emprendieron principalmente Reserva Federal, Banco Central Europeo y Banco de Inglaterra fue las subidas de tipos de interés más rápidas de la historia moderna. Esta escalada pasa factura y dos magnitudes han avivado recientemente los temores sobre un frenazo económico en Reino Unido. Las hipotecas concedidas en el mes de septiembre y la contracción que ha sufrido la oferta monetaria, dada su estrecha relación con los tipos de interés, son el canario en la mina al que miran con preocupación los economistas.

Según los datos del Banco de Inglaterra (BoE), las entidades financieras británicas autorizaron 43.328 hipotecas en el último mes, los niveles más bajos en ocho meses, mientras que la oferta monetaria de libras, una magnitud conocida como M4 y que sirve para medir el flujo neto de dinero en la economía, bajó súbitamente en septiembre y se contrajo en 31.500 millones de libras debido a un descenso en la actividad de préstamos. Ambas referencias apuntan a lo mismo: un menor flujo de crédito debido a lo caro que se ha vuelto el endeudarse. “El tipo de interés efectivo -el que realmente pagan los deudores- en las nuevas hipotecas contratadas se elevó en 19 puntos básicos y ahora se sitúa en el 5,01% de media”, detalla la institución dando una idea con ello de los niveles de coste que afrontan los nuevos hipotecados en el país.

Tras un ciclo de repuntes de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra que ha dejado el precio del dinero en el 5,25%, la actividad en el mercado inmobiliario y en el de crédito ha acusado el endurecimiento. Por otro lado, la economía roza el quedarse estancada. El pasado mes de junio el PIB británico estaba en el 0,6% interanual tras haber repuntado un tímido 0,2% en el segundo trimestre. Por contra, la inflación seguía en septiembre en el 6,7%, con la subyacente en el 6,1%, en ambos casos, triplicando el objetivo del 2% que tiene el BoE.

Aunque los precios siguen elevados, la economía presiona a los banqueros centrales británicos. Este jueves se reúnen para decidir sobre tipos de interés, y los expertos esperan que la preocupación por la actividad pese más que la de los precios ante las malas señales percibidas. “El todavía mayor declive de los préstamos bancarios en septiembre continuarán pesando en la actividad en general y en el mercado de vivienda en particular”, afirmaba a Bloomberg Ashley Webb, economista en Capital Economics. “Esto es consistente con nuestra visión de una leve recesión que se aproxima y con nuestra creencia de que el Banco de Inglaterra mantendrá los tipos de interés en el 5,25%”.

En medio de la menor demanda, los precios de la vivienda caen en Reino Unido. En septiembre, según datos recogidos por Bloomberg, los precios a nivel nacional eran de media un 5,3% menores respecto a los de septiembre de 2022. El portal inmobiliario Zoopla, en un informe independiente elaborado por la plataforma, detecta una bajada en el 80% de las regiones en las que divide a Reino Unido que contrasta con el 5% de las regiones que se abarataban hace seis meses. Pero debido al lastre hipotecario, ni siquiera con estas caídas de precio mejora la accesibilidad a la vivienda.

“Los relativamente modestos descensos de precios a lo largo de este año significa que va a hacer falta más tiempo para que la vivienda sea más asequible y la gente vuelva al mercado”, comentó Richard Donnell, director de Zoopla, a raíz de la presentación del último informe elaborado por la plataforma. “La renta disponible está por fin creciendo más rápido que la inflación, pero el interés hipotecario sigue enquistado en el 5% o más”.

En el caso de España, la inflación es menor que la británica. Este mismo lunes, el dato de septiembre la situaba en el 3,5%. No obstante, las cifras de hipotecas del pasado mes de agosto publicadas por el INE mostraban 28.344 operaciones aprobadas en el mes, un desplome del 22,7% en términos interanuales. El tipo de interés medio de las nuevas hipotecas contratadas, según los datos provisionales para el mes de agosto proporcionados por el Banco de España, se situaba en el 3,84%. El porcentaje casi duplica el 2,04% de agosto de 2022. El índice de precios de la vivienda del INE, contradiciendo el sentido del resto de datos, muestra que a finales del segundo trimestre de este año, la vivienda se encarecía de media en España un 3,6% en términos interanuales. La casa de compras al contado, que en julio representaba la mitad de las adquisiciones, explica este desbalance.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_