_
_
_
_

La reducción de la brecha de empleo y salarios entre hombres y mujeres podría impulsar el PIB hasta un 6%

El 92% de los CEO de las economías desarrolladas son hombres, cifra que asciende al 94% en el caso de los países emergentes

Samuel Pérez
Dos mujeres trabajando en el sector de la construcción

Mejorar las condiciones salariales y laborales de las mujeres en busca de una mayor igualdad podría provocar un importante impulso en el crecimiento económico. Según indica el informe “Women Hold Up Half The Sky” de Goldman Sachs, reducir a la mitad la brecha salarial y de empleo entre hombres y mujeres, provocaría un incremento del PIB entre un 5% y un 6% tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes. En caso de una erradicación total de la desigualdad laboral por sexo, el crecimiento económico de los países emergentes se vería impulsado un 13% y en el caso de los países desarrollados, un 10%.

A pesar del avance en políticas igualitarias que se ha llevado a cabo a nivel mundial, hay países que no consiguen mejorar su situación. A día de hoy en India hay menos mujeres trabajando que hace 15 años. Y países como Japón o Corea del Sur, que han experimentado una reducción de su brecha salarial, continúan teniendo unas diferencias salariales entre hombres y mujeres más abultadas que la media. Según el informe de la OCDE “Orientaciones para la Transparencia Salarial. Aplicación, Seguimiento y Reforma”, Corea del Sur es el país con mayor brecha salarial de este organismo de cooperación internacional. La diferencia salarial entre hombres y mujeres que trabajan a tiempo completo en el país asiático es del 31,1%.

La brecha salarial media de los 38 países de la OCDE es del 12%, tan sólo cinco puntos porcentuales menos que en 1997 cuando la mayoría de estos Estados comenzaron a publicar este tipo de datos. Bélgica es el país con menor brecha salarial (1,2%), seguido por Colombia y España. Según los datos de la OCDE, las mujeres españolas ganan casi un 5% menos que los hombres. En cambio, los últimos datos publicados por el INE a través de la Encuesta Anual de Estructura Salarial indica que el salario femenino representa el 81,6% del masculino. Es decir, la brecha salarial es del 18,4%.

La desigualdad va más allá de los salarios, también encontramos menos mujeres en posiciones de poder. En los países desarrollados, el 92% de los CEO son hombres según los datos de Goldman Sachs. Esta cifra asciende al 94% en el caso de las economías emergentes.

Además, la aparición de la inteligencia artificial puede provocar un mayor daño en el empleo femenino. Los puestos de trabajo en peligro por las nuevas tecnologías son en un 60%-70% ocupados por mujeres. Aunque el empleo femenino tiene ciertos trabajos en los que apoyarse. Los trabajos que requieren de mayor interacción cara a cara, como los relacionados con los cuidados, son protagonizados por mujeres y tienen menos posibilidades de ser suplantados por inteligencia artificial, según concluye el informe de Goldman Sachs.

Transparencia salarial

La Unión Europa ha publicado el pasado mayo una directiva para impulsar la transparencia retributiva. El objetivo es que los Estados miembros cuenten con una mayoría de datos para contrastar y poder luchar en favor de la igualdad entre mujeres y hombres. En 2021, tan sólo 21 de los 38 países que conforman la OCDE requieren al sector privado información salarial desglosada por sexo, según la misma organización.

España es uno de estos países y también es parte de uno de los 10 países de la OCDE que cuenta con procesos de auditorías para controlar la desigualdad salarial que sufren las mujeres. Las empresas aportan esta información desglosada también por tipo de trabajo, pero no por edad, antigüedad, nivel educativo o origen étnico.

Entre los países de la OCDE que no piden información sobre las condiciones salariales a las empresas privadas encontramos a Estados Unidos, Países Bajos, Eslovenia, Luxemburgo, Alemania y Colombia.

En el informe “Orientaciones para la Transparencia Salarial. Aplicación, Seguimiento y Reforma”, la OCDE incluye una serie de medidas recomendadas para una mayor transparencia salarial. Considerar auditorías y conseguir información más profunda, que no sólo incluye el desglose por sexo, son algunas de las políticas recomendadas.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_