_
_
_
_

Iberdrola corteja a una treintena de fondos para blindar el sueldo de Galán

La eléctrica afronta el viernes su junta de accionistas tras el voto negativo del 20% a su informe de remuneraciones al consejo

Álvaro Bayón
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.Europa Press News (Europa Press via Getty Images)

Iberdrola afronta este viernes una junta de accionistas clave. Tras el rechazo de en torno al 25% del capital al informe de retribución del consejo del año pasado, la eléctrica no quiere dejar cabos sueltos en la cumbre de este año. Ha intensificado los contactos con una treintena de fondos, que atesoran un 33% del capital, y sus asesores de voto para explicarles el aumento en la transparencia en los informes de remuneraciones. El sueldo del presidente, Ignacio Sánchez Galán, y de los consejeros permanece como el mayor escollo para lograr el beneplácito del mercado.

Salvar las reticencias de los inversores a los sueldos de los consejeros ha sido uno de los mantras que ha definido el trabajo de la eléctrica en el último año. Según el informe del proxy advisor Glass Lewis, ha realizado en los últimos meses una ronda de reuniones con una treintena de fondos de inversión y sus asesores de voto. En ellas la compañía ha dado cuenta de sus nuevos métodos para incrementar la transparencia sobre las remuneraciones. Y el análisis realizado por la compañía para justificar sus emolumentos, que abarcan las recomendaciones de voto de los 20 mayores fondos del mundo y las políticas de retribución de sus cinco principales competidores nacionales e internacionales.

Las impresiones de los proxy advisor a estas medidas es mixta. Tanto ISS como Glass Lewis recomiendan votar a favor tanto del informe de remuneraciones de 2022, cuya votación es solo de carácter consultivo, como del resto de puntos del orden del día, frente al voto en contra que recomendaban hace un año para los sueldos. La segunda firma, no obstante, sigue observando algunas reticencias. Estas se centran en dos aspectos, los salarios de los consejeros ejecutivos y la estructura del plan de incentivos a largo plazo.

Galán se embolsó en 2022 un salario de 13,06 millones, un 1,1% menos que en el año anterior. Pese al descenso en el sueldo, Glass Lewis considera que estos emolumentos “exceden la compensación dada a los presidentes ejecutivos de compañías similares”. Se mantienen preocupados por “el alto nivel del sueldo del presidente”, si bien considera que el haber congelado el sueldo en los últimos años ha mitigado los recelos.

Iberdrola considera que los proxy advisors y el mercado aceptan que la retribución de Sánchez Galán va en línea con la rentabilidad lograda para los accionistas, con un alza del 60% en el precio de la acción entre 2018 y 2022. También argumenta el análisis realizado en 2022 de las retribuciones de los consejeros ejecutivos. Tomando como referencia las de NextEra, Duke Energy, Airbus, Inditex o Banco Santader, las de Iberdrola se encuentran en la mediana del grupo “tanto en las dimensiones consideradas en los criterios capitalización y facturación, como en retribución total”.

Por el momento, ya han convencido al fondo noruego Norges, que tiene el 3,11% del capital y es un aliado estratégico del grupo en renovables, tras la venta del 49% del Proyecto Romeo. Ha anunciado que votará a favor de todos los puntos de la junta de accionistas. Qatar tiene un 8,7% y BlackRock, un 5,4%. Ninguno de ellos ha revelado el sentido de su voto.

El otro aspecto que levanta las suspicacias de Glass Lewis es la estructura de los incentivos a largo plazo de los consejeros ejecutivos. En su opinión, estos pueden cobrar el bonus incluso si las métricas de Iberdrola están por debajo de la media del mercado. Reconocen que es una parte limitada del bonus la afectada por este aspecto, pero avisan que recomendarán el voto en contra en futuras juntas si la empresa no corrige este aspecto.

Más beligerante es la opinión de Corporance, el proxy advisor español, que recomienda votar en contra del informe de remuneraciones. Coincide con Glass Lewis con que la retribución fija de los consejeros ejecutivos –que abarca además de a Galán a Armando Martínez, el recientemente elegido consejero delegado– es superior a la de los homólogos españoles y al sector, así como la remuneración total del consejo.

También apunta a que los sueldos de los consejeros independientes son excesivos. Este es otro aspecto que censura este asesor de voto. Propone el voto en contra de la reelección de los tres consejeros propuestos –Helena Antolín, Sara de la Rica y Xabier Sagredo–, al afear el “bajo nivel de independencia del consejo” (un 37%) y los elevados emolumentos cobrados por estos consejeros, lo que en su opinión “compromete su imparcialidad de criterio”. Igualmente pide dar un voto de castigo a la reelección de Sánchez Galán como presidente.

La preocupación de los inversores por los sueldos de los consejeros no se centra solo en Iberdrola. También otras grandes compañías del Ibex como Telefónica, Repsol, ACS, Naturgy o Sabadell también han afrontado importantes cotas de disidencia en sus últimas juntas de accionistas en este aspecto. Han decretado moderación salarial a sus primeras espadas para intentar salvar las votaciones en sus juntas de accionistas.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_