_
_
_
_

Telefónica acota el bonus de la cúpula en plenos ajustes salariales en el Ibex 35

La teleco lleva a la junta de mañana una nueva política de retribuciones

El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, durante la inauguración del Mobile World Congress de Barcelona este lunes 27 de febrero.
TELEFÓNICA
27/02/2023
El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, durante la inauguración del Mobile World Congress de Barcelona este lunes 27 de febrero. TELEFÓNICA 27/02/2023TELEFÓNICA (TELEFÓNICA)

Telefónica busca reforzar la vinculación con sus accionistas. La teleco ha tomado buena nota de los recelos expresados en su última junta por la retribución de algunos de sus consejeros y, tras un año de conversaciones con fondos y asesores de voto, ha modificado los aspectos más cuestionados de estos bonus para tratar de blindar la paz accionarial en la cumbre de mañana. Todo ello en línea con las medidas de contención retributiva de otros grandes del Ibex 35.

En la reforma, Telefónica elimina los aspectos más controvertidos de la reforma anterior, aprobada en 2021, como son la capacidad de conceder una remuneración extraordinaria, gratificación que estuvo el año pasado en el foco. También limita la remuneración variable a corto plazo hasta el 123% del target y extiende en 12 meses, hasta los 36, el periodo del sueldo que la empresa puede reclamar a sus directivos si son despedidos (en la jerga, cláusula clawback).

Hace tiempo que las relaciones de las empresas con sus accionistas han cambiado. Antes, las juntas eran un mero trámite. Ahora, sin embargo, los fondos han abandonado la actitud pasiva de apoyar las medidas impulsadas por los consejos y cada vez tienen más que decir. Son contundentes a la hora de, con la asesoría de los proxy advisor, dar votos de castigo para instar a las compañías a corregir aspectos que no son de su agrado, fundamentalmente en aspectos como las retribuciones. Para evitar en lo posible estos episodios, no solo Telefónica, sino también otras grandes empresas como Repsol, ACS, Sabadell o Iberdrola, han puesto a dieta los sueldos de sus cúpulas. El año pasado, en la junta de accionistas de Telefónica, el informe anual sobre las remuneraciones de los consejeros obtuvo el respaldo de un porcentaje históricamente bajo en la votación consultiva. A favor se mostraron el 53,27% de los accionistas y casi un 43% lo hicieron en contra, entre ellos Blackrock, Calpers o Norges.

No gustaron algunas de las remuneraciones obtenidas en el ejercicio 2021. Entre ellas figuraba una gratificación extraordinaria por un importe de 22,6 millones de euros, que se repartió entre más de 150 directivos, incluidos los dos consejeros ejecutivos, José María Álvarez-Pallete, que se anotó 1,9 millones, y Ángel Vilá, 1,6 millones. Esta remuneración derivaba del éxito en el cierre de transacciones como la fusión de O2 y Virgin Media en Reino Unido o la venta de las torres de Telxius a American Tower.

El mercado considera que una oposición de más del 20% en una junta es un toque de atención. Telefónica recogió el guante y con la ayuda del proxy solicitor Georgeson, especializado en asesorar a las compañías en sus relaciones con sus accionistas, ha decidido reformar su política de remuneraciones, que someterá al voto de los accionistas mañana.

“La Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno mantiene un dialogo constante y transparente con los accionistas para conocer, entre otras cuestiones, su opinión acerca de la política retributiva (...) En el proceso de reflexión también se han considerado los resultados de las votaciones relativas al informe anual sobre remuneraciones de los consejeros obtenidos en los dos últimos ejercicios”, dice el último informe de remuneraciones.

Las posturas del mercado son dispares. El influyente asesor de voto Glass Lewis, en un informe publicado en las últimas semanas, recomienda votar a favor de la propuesta, que estará en vigor hasta 2026, al considerar que aporta suficiente transparencia sobre su estructura. No obstante, también reclama que la indemnización esté limitada al sueldo de dos años, frente a los cuatro actuales, y que aclare las condiciones para poder cobrarla. “Creemos que los accionistas deben estar razonablemente satisfechos con la respuesta al voto negativo”, dice.

Por el contrario, el proxy advisor español Corporance aconseja volver a votar en contra. Considera que la retribución fija de los consejeros es excesiva, con aportaciones a los planes de pensiones superiores al límite recomendado por esta firma, retribuciones variables demasiado ligadas al corto plazo e indemnizaciones por despido “excesivas”.

Los sueldos, en el foco de los inversores

El presidente de ACS, Florentino Pérez, ha renunciado a un millón de euros en su sueldo de 2021, un 30% de su retribución variable, bajando de los 3,44 millones que le correspondían a 2,4 millones. En el año pasado renunció a otros 500.000 euros.

El sueldo fijo del consejero delegado del Banco Sabadell, César González-Bueno, se reducirá de los 2 millones de euros actuales a 1,9 millones para el periodo entre 2023 y 2026, mientras que el variable pasará de un máximo de 1,2 millones a un tope de 1,6 millones en caso de cumplir con las metas fijadas. De esta forma, la retribución máxima que podrá percibir aumenta un 9,4% desde los 3,2 millones anteriores hasta los 3,5 millones.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, obtuvo una retribución total de 13,06 millones de euros en 2022, un 1,1% menos que en 2021. Cobró un salario de 6,35 millones de euros, un 1,26% más que el año anterior. A esto hay que sumarle los 6,32 millones de euros que Galán percibió en forma de acciones de la empresa.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_